Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Descubre las lentes fáquicas, la otra cirugía refractiva

Cuando hablamos de cirugía refractiva, normalmente nos referimos a las técnicas láser, principalmente a la técnica Lasik, que es la más habitual. Sin embargo, existe otra posibilidad para aquellos pacientes que por alguna razón no pueden operarse con láser de miopía, hipermetropía o astigmatismo: la implantación de lentes fáquicas (lente intraocular fáquica o pseudofáquica).

Mujer tumbada en camilla en quirófano de oftalmología

Existen dos tipos de lentes intraoculares. En el caso de que la intervención se realiza para corregir la presbicia  o vista cansada se usan lentes pseudofáquicas, que sustituyen al cristalino. Las lentes fáquicas, sin embargo se colocan manteniendo el cristalino y son las que habitualmente se usan para corregir miopía, hipermetropía y/o astigmatismo en pacientes menores de 40 años y que, por tanto, no sufren presbicia.

¿Cómo es la intervención?

Esta cirugía consiste en la implantación de una lente intraocular en la cámara posterior del ojo.  La intervención se realiza de forma ambulatoria y con gotas oftálmicas anestésicas. Aunque existen otros tipos de lentes intraoculares, las más extendidas son las lentes ICL (lentes intraoculares de cámara posterior). El cirujano inyecta la lente ICL plegada entre el iris y el cristalino, en un espacio llamado cámara posterior, a través de una microincisión. Una vez introducida, la lente se despliega y se fija en su lugar, realizando la misma función que una lente de contacto.

El procedimiento es breve – lleva entre 15 y 20 minutos- y no requiere puntos de sutura,  aunque lleva algo más de tiempo completar todo el proceso ya que habitualmente cada ojo se opera en un día distinto. La recuperación es muy rápida y cuando el paciente abandona la clínica ni siquiera necesita taparse el ojo. Además, es totalmente reversible, puesto que ningún tejido se ve afectado.

Descarga la guía:

¿Cómo son las lentes fáquicas?

  • Estas lentes son muy parecidas a las lentes de contacto, aunque son mucho más pequeñas y tienen unos bordes que sobresalen para fijarlas y evitar que se muevan.
  • Estas lentes están fabricadas en un material llamado colámero, que es flexible, suave y compatible con los tejidos orgánicos. La lente es imperceptible una vez se ha recuperado el paciente.
  • Las primeras lentes intraoculares que se inventaron fueron las lentes intraoculares de cámara anterior. Éstas se colocaban en la cámara anterior del ojo, entre la córnea y el iris y su tamaño era mayor.
  • En los últimos años las lentes intraoculares han evolucionado mucho, siendo cada vez más flexibles, lo que permite reducir el tamaño de la incisión a realizar.
  • Se fabrican a medida para cada paciente, según sus características
  • Permiten corregir varios defectos de visión en un solo procedimiento. Básicamente, funcionan como una lente de contacto, pero con la ventaja de que no produce molestias, no requieren mantenimiento y no se ven.
  • Se colocan sin alterar la estructura del ojo, por lo que, si es necesario, se pueden cambiar o retirar.
  • Permiten corregir graduaciones de hasta 20 dioptrías.

 

¿A quién se recomiendan?

La colocación de lentes fáquicas se ha convertido en una opción consolidada para corregir los problemas refractivos de aquellos pacientes que aún son muy jóvenes para padecer presbicia y que, por las características de su ojo, – ya sea porque la graduación es muy alta o por su estructura corneal- no pueden someterse a corrección con láser. Es el oftalmólogo quien debe decidir qué tratamiento conviene más al paciente en cada caso.




¿Qué técnicas se aplican en la cirugía refractiva láser?




No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario