Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Luz azul pantallas: ¿pueden perjudicar al ojo?

Existen teorías que relacionan la luz azul de las pantallas (iluminación LED) de los aparatos electrónicos  con la alteración de los ritmos circadianos de las personas, lo que puede influir negativamente en el sistema inmunitario, debilitándolo. También se dice que esta luz inhibe la secreción de la hormona melatonina, dificultándonos el sueño. Incluso se ha asociado a la luz LED con una mayor incidencia de enfermedades graves, como: problemas cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. 

En todo caso, los efectos negativos citados anteriormente no están demostrados con estudios científicos. Sin embargo, sí parece existir un relación bastante clara entre la luz de las pantallas y el llamado síndrome de visión del informático o fatiga visual, en especial si se abusa de los aparatos electrónicos. 

New Call-to-action

La fatiga visual de produce por una presión sobre el cristalino mantenida en el tiempo, lo que se conoce como esfuerzo acomodativo prolongado y  surge en respuesta al esfuerzo muscular excesivo que hacen los ojos durante un periodo largo. Es como si lleváramos varias horas del día haciendo abdominales y seguramente empezáramos a sentir varios síntomas de cansancio ya que necesitamos una pausa. La fatiga visual se manifiesta con escozor en los ojos o quemazón. Además, los ojos suelen enrojecerse y empezamos a ver borroso. En ocasiones aparecen dolores de cabeza mareos y/o dolores cervicales.

Chico exhausto frotándose los ojos frente al ordenador

Cómo evitar la fatiga visual

  1. Coloca el monitor a una distancia prudente y asegúrate de que esté a la altura de los ojos.
  2. Aumenta el tamaño de la letra. Esta es una gran opción para que tus ojos no hagan tanto esfuerzo muscular.
  3. Descansa la vista cada cierto tiempo apartándola de la pantalla, vete a por un café o toma el aire, pero recuerda no utilizar el móvil durante ese tiempo, ya que tus ojos tienen que descansar de todo tipo de pantallas.
  4. Trata de parpadear más para que no haya sequedad y si es necesario haz uso de gotas para hidratar los ojos. Si se irritan o están secos no te los frotes con las manos ya que esto puede producir infecciones.
  5. Trabaja en un sitio luminoso pero no con exceso de luz y si la luz es natural será mucho mejor.
  6. Una revisión con tu oftalmólogo después del verano siempre viene bien, ya que se recomienda visitar al oftalmólogo al menos una vez al año.
  7. Si usas gafas, úsalas sí o sí. Es mejor que sean anti-reflejantes para evitar los reflejos de las pantallas.

Un protección adicional son gafas de luz azul y los filtros protectores, que han salido al mercado como una protección de la iluminación LED, que por otra parte está cada vez más presente en nuestro entorno. Dicha iluminación se caracteriza por emitir en una longitud de onda más cercana al color azul (la iluminación artificial tradicional se basaba en la incandescencia de la resistencia de tugsteno, que emite mayoritariamente en el espectro del color rojo).

Con el fin de protegernos de los posibles efectos perjudiciales de la luz azul se han desarrollado gafas con filtros protectores específicos de este tipo de iluminación que, en teoría, reducen entre un 15 y un 20% su intensidad.

Estos filtros tienen dos variantes: unos se aplican sobre las propias pantallas de los dispositivos y otros en gafas de uso personal. No obstante, su efectividad no está todavía  demostrada.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario