Poder ver debajo del mar o simplemente mirar hacia el horizonte con claridad y de manera cómoda es un reto cuando llevas gafas o lentillas. Es verdad que las nuevas tecnologías nos permiten conocer de cerca todos los detalles del fondo marino y disfrutar de imágenes increíbles, pero no nos engañemos, todos sabemos que no es lo mismo.

Para los amantes de los peces de colores, bucear es una experiencia que cambia de manera radical si dejamos a un lado las gafas y lentillas. Simplemente hay que agarrar las aletas y las gafas, en este caso de bucear, para poder salir a chapotear y disfrutar de los maravillosos colores que ofrecen los corales y peces en el fondo del mar.

Pero este no es el único deporte que podemos realizar mar adentro. Cada vez son más las diferentes variedades y actividades que podemos realizar como el surf, el wakeboard o windsurf. Este tipo de deportes no solo nos exige una buena forma física, sino que además necesitamos ver bien para no perder de vista nuestra tabla o los paisajes en los que nos vemos enmarcados.

Hablando de buenas vistas, otro de los placeres que nos ofrece el mar para nuestra vista es el horizonte, podemos disfrutar del mismo a través de fotografías, o que mejor sentarnos ante él en directo y asimilar el paisaje con nuestra mirada. De hecho, si lo dibujamos o lo describimos, nos aseguraremos de que nuestros ojos se posen el tiempo suficiente en el increíble paisaje ante el que nos encontramos para que no se nos borre de la cabeza.

Por otra parte, viajar en barco, es otra de las actividades de la que ponemos disfrutar en el mar, de esta forma podemos sentir la brisa marina y las pequeñas gotas de agua del oleaje que te refrescan la cara, o ver a los delfines acercarse y bailar junto las olas asomados por la proa.

De hecho, a lo largo de la historia, la vista ha tenido un papel muy importante en la vida marítima, las herramientas necesarias para poder vislumbrar el horizonte y llegar a puerto eran muy rudimentarias, por lo que los marineros necesitaban tener muy buena vista.

Es así como el vigía era el responsable de evitar que el barco chocase contra las rocas de la orilla, barreras de coral, ballenas, y cualquier otro tipo de obstáculo que pudiese aparecer en el agua.

Cuida de tu vista para ver y disfrutar del mar sin límites.

4.00 avg. rating (78% score) - 1 vote