Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Nomofobia, enganchados al móvil


Hoy en día no podemos vivir sin nuestro teléfono móvil. Tanto es así que los expertos han puesto nombre a la adicción al teléfono móvil: la nomofobia.

La nomofobia es esa sensación de ansiedad que nos invade cuando salimos de casa sin nuestro teléfono, nos quedamos sin batería o tenemos que pasar todo el día sin él. Algunos datos nos ayudan a entender el problema:

  • Más del 50% de la población la sufre, aunque no sea consciente de ello.
  • El 80% de la población mira el móvil nada más despertarse.
  • El 30% de los españoles reconoce mirar el móvil más de 10 veces por hora

Esta dependencia ha pasado de ser una tendencia a convertirse en un fenómeno social, extendido entre la mayoría de las personas de entre 15 y 45 años. En los casos más extremos la nomofobia puede provocar taquicardias, pensamientos obsesivos, dolor de cabeza o, incluso, dolor de estómago.

Chica con teléfono

Chica con teléfono

Estar enganchados al móvil permanentemente tiene efectos secundarios sobre nuestra visión:

  1. Sequedad ocular. Normalmente parpadeamos entre 16 y 20 veces por minuto. Sin embargo, cuando utilizamos excesivamente el móvil u otros aparatos electrónicos, como las tablets o los ordenadores, sólo lo hacemos 6 u 8 veces, lo que nos produce sequedad en los ojos.
  1. Visión borrosa.Los músculos oculares tensos no pueden enfocar a diferentes distancias. Al principio la visión borrosa es temporal, pero puede convertirse en un problema permanente.
  1. Miopía temporal.Estar pegados a la pantalla del smartphone puede provocar miopía.
  1. Degeneración macular.La exposición largo tiempo a la luz daña el interior de los ojos, lo que puede derivar en degeneración macular.

Sin embargo,  tal y como decía Aristóteles, la virtud está en el término medio. No se puede cortar de forma radical nuestro uso del smartphone, ya que este nos proporciona un sinfín de utilidades, pero sí debemos tener cierto control. Te dejamos algunos consejos para evitar esa ansiedad por tener en las manos el móvil continuamente:

  • Apaga el móvil para dormir, siléncialo durante las comidas y en el trabajo.
  • No uses el móvil mientras estás con tus amigos, familiares o pareja. Céntrate en la relación que tienes con los que estás físicamente.
  • Prioriza siempre el mundo real al virtual.
  • Si olvidas tu teléfono o lo pierdes, intenta sentirte tranquilo. Sabes de sobra que podrás seguir con tu rutina sin móvil sin problemas.
  • Si notas que tu ansiedad es excesiva consulta con un especialista.

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario