Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Operación de ojos para ganar en calidad de vida

5/5 - (1 voto)

LASIK es una técnica quirúrgica basada en la utilización del láser Excimer para reesculpir la córnea. Esta cirugía se emplea para corregir los defectos de refracción oculares (miopía, hipermetropía, astigmatismo), producidos cuando la curvatura de la córnea o el tamaño del globo ocular no permiten una proyección precisa sobre la retina de las imágenes captadas del mundo exterior.

Está indicado para todos los pacientes con un grado de miopía entre 0 y 12 dioptrías y para los casos de hipermetropía y astigmatismo de hasta 6 dioptrías, estabilizados durante al menos un año y en pacientes mayores de 18 años, edad a la que los expertos consideran que se estabilizan las alteraciones oculares.

El LASIK es la técnica más demandada en cirugía oftalmológica, cuya eficacia, fiabilidad y seguridad ha sido demostrada. Un millón de españoles ya ha dicho adiós a las gafas y lentillas gracias a la cirugía refractiva láser.

La corrección de defectos refractivos de la técnica LASIK es una operación sencilla, rápida, segura, indolora y personalizada que se desarrolla en los siguientes pasos:

  • Mediante un instrumento especialmente diseñado para este tipo de intervenciones, el microqueratomo, el cirujano levanta una fina capa de tejido corneal semejante a una lentilla. De este modo, deja libre la zona donde va a actuar el láser.
  • La operación con técnicas de superficie (PRK/Lasek) consiste en la separación del epitelio, que es la capa más superficial de la córnea, empleando una solución especial alcohólica (en este caso no se realiza un flap corneal). A continuación, se aplica el láser Excímer para corregir la curvatura de la córnea y eliminar las dioptrías del problema refractivo (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo).

    El oftalmólogo vuelve a situar en su lugar el epitelio (en el caso de la técnica Lasek, no si se aplica la técnica PRK) y coloca una lente protectora externa que el paciente llevará durante unos días.

    La operación con estos procedimientos dura aproximadamente 10 minutos y, al igual que la técnica LASIK, se lleva a cabo con anestesia tópica (gotas). La mejoría de la visión cuando el cirujano ha aplicado una de estas técnicas será progresiva, pero los resultados visuales serán similares a los que se consiguen con la cirugía láser a través de la técnica Lasik.

  • El cirujano aplica el láser Excímer sobre la capa intermedia de la córnea para moldearla durante un periodo de tiempo de entre 5 y 45 segundos, dependiendo del tipo y magnitud del defecto a tratar. El láser dispone de un mecanismo de seguridad que controla los movimientos oculares, conocido como eye-tracker, que permite que los impactos se dirijan a aquellas partes de la córnea que deben ser remodeladas para corregir el defecto refractivo. Antes de realizar la intervención, al paciente se le realiza un estudio minucioso y riguroso para conocer su graduación y del que se extraen datos sobre la forma y función de la córnea. Toda esta información se transmite al láser por lo que el tratamiento está especialmente diseñado para cada paciente.
  • Se recoloca la capa de tejido corneal, que se vuelve a adherir sin necesidad de puntos.

En total, la operación dura unos 10 minutos a los que seguirá un breve periodo de descanso en la clínica, que deberá pasar el paciente antes de poder dirigirse a su domicilio.

Durante las primeras horas, de modo habitual, el paciente puede notar ligeras molestias como escozor o lagrimeo y, al cabo de pocas horas, comenzará a notar la recuperación visual sin depender ya ni de gafas ni de lentillas.

En este vídeo podrás comprobar que la cirugía LASIK que aplican los cirujanos oftalmólogos de Clínica Baviera para corregir la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo es sencilla, rápida, segura e indolora. Conoce el paso a paso de la operación en menos de dos minutos…

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario