Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Operación miopía: riesgos pocos importantes e infrecuentes

Operación miopía: riesgos pocos importantes e infrecuentes
1 (20%) Total: 1

La operación de miopía es una intervención extraocular y ambulatoria que, hoy en día, gracias a las innovaciones tecnológicas y la experiencia de los cirujanos no tiene apenas riesgos ni efectos secundarios. Siempre que sea posible, ser realiza una cirugía láser ocular, que es un método muy poco invasivo, que apenas genera poca molestias al paciente y, además, la recuperación suele ser muy rápida.

New Call-to-action

Las complicaciones más frecuentes y sus soluciones

Las complicaciones más habituales de una operación de miopía suelen ser de carácter leve, de escasa importancia, no suelen provocar efectos perniciosos permanentes y, además, se suelen solucionar y mitigar fácilmente con los métodos profilácticos, de higiene y preventivos recomendados por el equipo sanitario responsable de la intervención.

Estos son algunas de las molestias más comunes:

  • Ojo seco. Esta alteración, conocida también como síndrome del ojo seco,  se produce en la superficie de la córnea y la conjuntiva como consecuencia de una producción escasa de lágrima, o bien porque esta sea de mala calidad. No es una alteración asociada directamente a una intervención ocular aunque, en algunos casos, puede aparecer como efecto secundario a una operación de miopía. En estos casos casi siempre desaparece a los pocos días con el uso de lágrimas artificiales. Es una situación molesta , pero los síntomas suelen ser leves: irritación, visión borrosa transitoria, escozor o enrojecimiento.
  • Aparición de halos nocturnos o deslumbramientos en situaciones de baja iluminación. Este tipo de problemas es cada vez más inusual con los láseres modernos. Normalmente los experimentan los pacientes que han sido intervenidos con sistemas de láser más anticuados.

Cirujana realizando una operación oftalmológica en un quirófano

Riesgos muy infrecuentes

En muy pocos casos pueden darse las siguientes complicaciones:

  • Inflamaciones o infecciones. Son muy raras y pueden ser tratadas con determinados medicamentos.
  • Lesión o pérdida de la parte del epitelio corneal retirado para aplicar el láser, lo que puede producir opacidad y/o irregularidad de la córnea. Es también muy inusual.
  • Caída del párpado superior.
  • Disminución de la capacidad visual en situaciones de luz tenue (lugares oscuros).
  • Reacciones alérgicas al anestésico o a los medicamentos administrados.
  • Existe la posibilidad de que se mantenga un pequeño defecto residual del problema refractivo o que se produzca una pequeña regresión con el tiempo (puede aparecer un pequeño defecto). En la mayor parte de las ocasiones, es posible repetir la operación para solucionar el problema.

Actualmente, antes de la operación de miopía se realizan pruebas y exámenes previos para determinar el tipo de intervención más idónea para cada paciente, incluso se realizan estudios detallados de la lágrima para comprobar si la intervención es inviable porque pueda provocar sequedad severa, En estos casos, se puede optar por otros métodos o incluso tratar el problema de ojo seco en primer lugar y luego realizar intervención.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario