Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Operación de la vista: antes, durante y después

La operación de la vista es una de las soluciones más efectivas a la hora de corregir los diferentes problemas que pueden afectar al ojo y a la vista. Según sea el caso, pueden distinguirse principalmente dos tipos de operaciones de la vista hoy en día. Aquellas que se llevan a cabo mediante cirugía láser, y aquellas que se desarrollan de forma tradicional. Además, también puede haber casos en los que se combinen ambas técnicas cuando así sea recomendable. La elección de un tipo de cirugía u otra dependerá del tipo de problema que se quiera solucionar, así como de las preferencias del paciente y las recomendaciones médicas.

New Call-to-action

En qué consiste una operación de la vista

Una operación de la vista es una operación que se lleva a cabo en uno o ambos ojos con el fin de conseguir recuperar o mejorar la calidad de la visión. Como es lógico, los tipos de operaciones de vista son casi tan variados como problemas visuales pueden darse. De este modo, cada cirugía visual dependerá del tipo de problema en el ojo que se quiera solucionar.

Una de las técnicas más utilizadas en la actualidad es la cirugía con láser. Esta cirugía tiene la ventaja de que es mucho menos invasiva para el ojo, lo que hace que tanto la operación como el postoperatorio del paciente sean mucho más cómodos. En los casos en los que la operación se lleve a cabo mediante cirugía láser, lo más común es que la parte del ojo que se trate sea el área superficial del mismo. Esto permite modelar la superficie de la conjuntiva del ojo, mejorando la manera en que la luz se refracta en el propio ojo. Se trata de un tipo de cirugía muy utilizado, por ejemplo, para corregir problemas de la vista como la miopía o la hipermetropía.

Por otro lado, también se pueden encontrar las operaciones de la vista tradicionales. Este tipo de operaciones se llevan a cabo mediante sistemas tradicionales, como puede ser realizar una incisión con un bisturí. Este tipo de operación de la vista es necesaria en algunos casos concretos en los que la técnica láser no sirve para solucionar el problema de la vista que se tiene que tratar. Por ejemplo, se trata de un tipo de cirugía necesario a la hora de introducir una lente intraocular en el ojo, lo que puede servir para corregir problemas visuales como las cataratas.

En todos los casos, la cirugía de los ojos se lleva a cabo usando anestesia, lo que hace que el paciente no sienta dolor durante la operación. Asimismo, dependiendo del tipo de cirugía que se realice, el paciente deberá seguir un tipo de postoperatorio u otro.

Mujer con jersey gris hace un corazón con sus manos

En qué casos está recomendada la operación de la vista

Existen muchos casos en los que la operación de la vista es una buena solución para los problemas visuales. Por lo general, se suele considerar que es la mejor solución para aquellos pacientes que presentan problemas graves de visión. Por ejemplo, pacientes con una graduación de dioptrías muy elevadas y que no consiguen ver bien con el simple uso de gafas o lentes de contacto. Así mismo, en el caso de ciertos problemas como pueden ser los traumatismos oculares o problemas degenerativos asociados a la edad, la cirugía ocular también suele presentarse como la solución más satisfactoria y que mejores resultados ofrece.

En cualquier caso, siempre se deberá consultar con el médico correspondiente y valorar cada caso de manera individual, ya que habrá que tener en cuenta aspectos como los tratamientos posibles, las preferencias del paciente, o las probabilidades de que la operación solucione  el problema de la vista que se quiere corregir .

Cómo se realiza la operación y cómo es el postoperatorio

Antes de realizar la operación, y teniendo en cuenta que cada una de ellas es diferente, el médico deberá llevar a cabo un estudio pormenorizado de las características del paciente y valorar si la operación de la vista es la opción más recomendable en su caso. Cuando sea así y el paciente escoja operarse, se concertará una cita en el quirófano para realizar la operación, la cual se realiza aplicando anestesia en el ojo para evitar que el paciente sienta dolor durante el proceso.

Una vez que la cirugía se haya completado, el médico dará las indicaciones pertinentes y personalizadas al paciente de cómo debe ser el postoperatorio y de cuándo deberá volver a la consulta para realizar los chequeos rutinarios de la evolución de la operación. Según sea el caso, habrá pacientes que puedan tener que estar ingresados una o dos noches, mientras que otros (especialmente en el caso de las cirugías que se realizan con láser) podrán irse a casa nada más completar la operación.

No obstante, sí que se recomienda que el paciente venga acompañado de un amigo o familiar ya que, después de la operación, puede sentirse desorientado y con la vista demasiado cansada. De hecho, después de la operación, será común que el paciente deba llevar consigo unas gafas protectoras para evitar el exceso de luz.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario