Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

El pomelo: un gran aliado de nuestra vista

El pomelo es un cítrico con unas propiedades que lo convierten en un alimento muy beneficioso para nuestra vista y nuestra salud en general. Además, es una fruta con grandes posibilidades en la cocina por su gran versatilidad. Sin embargo, sigue siendo una fruta bastante desconocida y, como consecuencia de ello, injustamente infrautilizada. Si quieres conocer todos los beneficios del pomelo y cómo puede ayudarte a tener una vista más sana sigue leyendo y te lo contamos.

New Call-to-action

Los beneficios del pomelo

El pomelo contiene importantes cantidades de betacaroteno, un elemento que se convierte en vitamina A y que, por lo tanto, tiene propiedades antioxidantes. ¿En que se traduce esto? Pues sobre todo en que retrasa o minimiza los efectos negativos del paso del tiempo en nuestros órganos y sentidos, como el de la vista.

Centrándonos en la vista, el aporte de vitamina A y vitamina C, además de otros elementos antioxidantes, hacen del pomelo una fruta ideal para prevenir las enfermedades de los ojos relacionadas directamente con la edad, especialmente las cataratas y la DMAE.

Tanto si se ingiere completo como si lo tomamos en zumo, el pomelo nos va a proporcionar la dosis de vitamina C necesaria para que nuestro organismo se pueda beneficiar de sus múltiples efectos positivos, entre los que destacan los siguientes:

  • Fortalece los huesos, músculos, cartílagos y vasos sanguíneos, al ser una vitamina imprescindible para la formación de colágeno.
  • Facilita la absorción de hierro.
  • Potencia el sistema inmunológico.
  • Previene la anemia.

Otro aspecto destacable de los pomelos es que aporta una gran cantidad de ácido fólico al organismo, un elemento que interviene activamente en la formación y reposición de glóbulos rojos, blancos y anticuerpos.

Como todos los cítricos, el pomelo aporta también mucha fibra, lo que lo convierte en un fruto ideal para combatir el estreñimiento, mejorar la digestión y reducir el colesterol.

Por otro lado, siguiendo con los beneficios para la salud de los pomelos, cabe destacar que aportan mucha energía porque contienen azúcares e hidratos de carbono naturales de la propia fruta. Esto hace que, tomado en forma de zumo, sea una bebida mucho más reconstituyente y sana que las bebidas energéticas preparadas.

Además, también se considera que los pomelos ayudan a prevenir los resfriados y aceleran nuestra recuperación.

Los aportes positivos del pomelo para nuestra salud alcanzan incluso a la parte estética, ya que estimulan la producción de colágeno, lo que ayuda a tener una piel más tersa y suave.

Hasta la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda de forma explícita el consumo diario de cítricos como el pomelo por su capacidad para aumentar las defensas e, incluso, a la hora de prevenir enfermedades graves como las enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Pomelos y zumo de pomelo

¿Cómo consumir pomelo a diario?

El pomelo se puede consumir de diferentes formas. Aunque lo más común es hacerlo en zumo, también se puede consumir directamente en forma de fruta (que además nos beneficiará al aportarnos toda su fibra), o incluso como parte de ensaladas o platos principales.

Uno de los aspectos que se tienen que tener en cuenta cuando se consuma el pomelo en zumo es que se deberá hacer mediante un zumo natural. Es decir, lo correcto será comprar la fruta del pomelo y exprimir el zumo en casa. Aunque se trata de un trabajo algo más laborioso, las ventajas que tiene hacerlo de esta forma son muchas en comparación a cuando se toma mediante un zumo ya preparado.

Por un lado, hay que tener en cuenta que los zumos ya preparados tienen una proporción muy pequeña de la fruta de la que están hechos. En realidad, este tipo de zumos son principalmente agua y azúcar a la que se añade una parte muy pequeña del zumo de fruta, incluido también en el caso del pomelo. Además, al llevar azúcar añadido, no son nada recomendables, ya que, además de implicar un aporte de calorías vacías, también afectan de forma negativa al páncreas al propiciar picos de insulina. Así mismo, también hay que tener en cuenta que los zumos preparados, incluso en los casos en los que se trata de un zumo que contenga una cantidad elevada de zumo natural de frutas, pierden gran cantidad de vitaminas y micronutrientes durante el proceso de elaboración.

Por otro lado, cuando se toma un zumo de frutas, como el pomelo, hecho en casa aprovechamos al máximo sus nutrientes. Uno de estos ejemplos lo encontramos en el caso de la vitamina C, uno de los antioxidantes más potentes que existen y un elemento esencial en la formación de los tejidos de todo nuestro cuerpo. La vitamina C es un nutriente que se destruye con el calor y con la exposición prolongada a la luz. Debido a esto, los zumos naturales recién exprimidos son los únicos que cuentan realmente con una cantidad considerable de esta vitamina.

En el caso de los zumos preparados, aunque se le añada de forma artificial, se trata de una vitamina que termina perdiendo a causa de la exposición prolongada a la luz y a los cambios de temperatura que experimenta durante el transporte y el almacenaje. Por esto, si queremos tomar zumo de pomelo, sin ninguna duda, la mejor opción es exprimirlo nosotros mismos en casa y aprovechar al máximo todo su potencial saludable.

La alimentación equilibrada, sin que se produzca ningún déficit de las categorías de alimentos fundamentales, es una cuestión esencial para gozar de un buen estado de salud. La vista es un sentido especialmente sensible a la mala alimentación, por lo que, si queremos conservarla en buen estado, es fundamental que nos acostumbremos a comer de forma equilibrada y natural.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario