Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Por qué puedes padecer alteraciones visuales?

Indudablemente una de las alteraciones visuales más frecuentes entre la población es la miopía. De hecho, su incidencia en los últimos años va en aumento e incluso los expertos alertan de que prácticamente nos hallamos ante la pandemia del siglo XXI. En este sentido, actualmente existen más de 2.000 millones de miopes en el mundo. Además, según un informe del Holden Vision Institute Brien, se estima que la miopía acabará afectando a la mitad de la población mundial en 2050.

No obstante, a pesar de que la miopía parece ser la más común, podemos hablar de otras alteraciones visuales como la presbicia o vista cansada (que afecta al 95 % de la población mayor de 50 años), la ambliopía y el astigmatismo.

Todas ellas vamos a abordarlas en este artículo.

New Call-to-action

La miopía, una de las alteraciones visuales más frecuentes

La miopía se produce porque la imagen de los objetos se forma en un punto delante de la retina en lugar de formarse sobre ella. Ello se debe a que la córnea o el cristalino o ambas lentes son muy potentes o porque el ojo resulta más largo de lo que debiera. Los síntomas los conocemos perfectamente: problemas para ver de lejos.

Este defecto refractivo puede corregirse a través de dos opciones quirúrgicas: la cirugía refractiva láser, con la combinación de diferentes técnicas o con el implante  de una lente intraocular.

La presbicia o vista cansada

La presbicia es un problema asociado al propio envejecimiento del ojo, cuyos síntomas podemos apreciar a partir de los 40 ó 45 años al advertir dificultades para leer, por ejemplo, un libro. Nada podemos hacer para evitar su aparición.

En concreto, con el paso de los años, el cristalino y las estructuras que lo rodean pierden paulatinamente la flexibilidad que las caracterizan, además de su capacidad de enfoque.

Esto ocasiona que, poco a poco, se dejen de ver nítidas las imágenes cercanas e incluso la visión lejana acabará deteriorándose con el tiempo.

La presbicia puede corregirse con una cirugía en la que se implantará una lente intraocular multifocal. Otros problemas refractivos como la miopía, hipermetropía y/o astigmatismo pueden también tratarse en esta operación.

Ojo vago o ambliopía

El ojo vago o ambliopía se origina cuando uno de los dos ojos carece de la suficiente agudeza visual y no existe ninguna anomalía en las estructuras oculares. Normalmente este problema visual se debe a un estrabismo o a que los ojos presentan graduaciones muy diferentes entre sí (anisometropía).

El ojo vago tiene puede tratarse con éxito  siempre que se diagnostique y se intervenga a edades tempranas, que es cuando mayor probabilidad de éxito obtendremos con el tratamiento.

Astigmatismo

El astigmatismo se caracteriza por una irregularidad en la curvatura de la córnea. Dicha particularidad ocasiona que las imágenes de los objetos (con independencia de que estén lejos o cerca) se perciban borrosas y deformadas.

La explicación la encontramos en la luz que llega a proyectarse en más de un punto de la retina. Se estima que el 60 % de la población española es astígmata.

Para corregirlo , se emplea la cirugía refractiva láser a través de diferentes técnicas, como el Lasik o las Técnicas de Superficie (PRK/Lasek). También es posible la implantación de una lente intraocular tórica.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario