Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Recetas con verduras para niños

Una buena alimentación es fundamental para tener y conservar una buena salud visual. Por ello, es fundamental que los niños se acostumbren, desde edades muy tempranas, a llevar una dieta sana y equilibrada, que sea abundante en verduras y frutas. Esto se debe a que se trata de dos tipos de alimentos que son muy ricos en vitaminas A, C y beta-caroteno, una combinación de elementos que no pueden faltar en nuestra dieta si queremos llegar a la edad adulta y a la vejez conservando una vista de águila. El problema es que a muchos niños no les gusta demasiado “lo verde”. Para ayudarte con este problema, en este post te vamos a enseñar unas recetas de verduras para niños  que tienen en común ser sabrosas, divertidas y muy fáciles de preparar. 

New Call-to-action

5 tips para llevar una dieta óptima para la vista

  1. Es importantísimo comer alimentos ricos en vitamina A por sus propiedades antioxidantes y su poder para prevenir diversos trastornos visuales. Esta vitamina se encuentra muy presente en verduras como las zanahorias, las espinacas o el pimiento rojo.
  2. Con el fin de preservar la vista de trastornos asociados a la edad como la DMAE, no podemos olvidarnos de los vegetales de hoja verde (brócoli, acelgas, lechugas o endibias entre otros), por ser auténticos almacenes de vitamina E y otros nutrientes esenciales.
  3. Los cítricos y los frutos rojos también deben formar parte de nuestra dieta habitual por suponer un factor de protección adicional de nuestros ojos frente a las radiaciones ultravioleta. Además, ayudan a prevenir las cataratas y diversas patologías de la retina.
  4. Seguir el consejo de los mayores y comer muchas zanahorias porque, gracias a su alto contenido en beta-caroteno, reducen las posibilidades de sufrir cataratas y DMAE.
  5. Para proveer al organismo de suficiente luteína y zeaxantina (dos fantásticos antioxidantes que ayudan a minimizar los efectos del paso de tiempo sobre la salud) es recomendable comer muchas espinacas y otros vegetales de hoja verde, como pueden ser la rúcula, los canónigos, la escarola o la lechuga, entre otros.

Niña con dos coletas comiendo verdura

Ideas y recetas con verduras para niños

Con el fin de contrarrestar las reticencias de muchos niños a la hora de comer verduras, estas son algunas recetas o ideas para preparar platos con este tipo de alimentos como ingrediente principal consiguiendo, al mismo tiempo, que sean apetecibles para los más pequeños:

  • Cremas de verduras y yogur:

Una vez que las verduras estén tiernas tras haber sido cocidas, hay que pasarlas por la batidora e incorporar el yogur hasta obtener una crema homogénea. Se pueden utilizar: zanahorias, calabazas, nabos, puerros u otras verduras. Estas cremas de yogur y verduras combinan bien con muchos platos, desde carnes y arroces, a pastas o, incluso, se pueden untar directamente sobre una rebanada de pan.

  • Pastas con verduras variadas:

Se puede incorporar la verdura a la pasta de formas muy diferentes. Una de ellas consiste en preparar un sofrito con calabacines, berenjenas o tomates y, posteriormente, añadirle la pasta, que es algo que casi siempre es del agrado de los niños. Un consejo importante que deberemos tener en cuenta a la hora de preparar así la verdura es cortar los trozos lo más finos posible. Esto ayudará a dos cosas, por un lado, que los ingredientes se mezclen bien con la pasta y, por otro, que los niños no puedan ver los trozos con facilidad y tener la tentación de apartarlos.

  • Verduras rellenas:

Por otro lado, otra buena alternativa es rellenar verduras como berenjenas con un ingredientes cuyo sabor sea más atrayente para los niños, como pueden ser la carne picada o trozos de salchichas.

  • Carne vegana:

Así mismo, otra de las opciones que tenemos para conseguir que los niños se coman las verduras es darles un aspecto de carnes. En este sentido, una opción sencilla pasa por hacer hamburguesas o salchichas a partir de vegetales. Esto se consigue picando muy bien la verdura y añadiéndole algún aglutinante (por ejemplo harina de garbanzos). Después, se prepara frita o a la plancha de manera habitual.

  • Falafel o croquetas de verduras:

Asimismo, otra opción es el falafel o las croquetas de verduras, que permiten preparar platos con un alto contenido en verduras sin necesidad de que los niños reconozcan el aspecto habitual de las verduras.

  • Salsas de verduras naturales:

Por otro lado, una de las formas más sencillas de incorporar verduras a cualquier receta es hacerlo a partir de las salsas. Es fundamental evitar las salsas de bote, ya que contienen una gran cantidad de azúcares añadidos e ingredientes que no son saludables. En su lugar, lo mejor es elaborarlas directamente en casa. Existen multitud de salsas de verduras que se pueden preparar en casa de forma fácil y rápida, desde salsa de tomate a salsas verdes o salsa de champiñones por poner unos cuantos ejemplos.

  • Humus y crudités:

Otra opción que suele tener buena acogida en los niños es cualquiera que se pueda comer con las manos, y aquí el humus con crudités es una buena opción. Para ello, bastará con preparar un humus de garbanzos caseros (se pueden usar garbanzos ya cocidos). A continuación, habrá que preparar los crudités (palitos de verdura que se usarán para mojar en el humus). Los más habituales son los de zanahoria (especialmente importante para la vista), aunque también se pueden preparar de otras verduras, como pueden ser el calabacín o, incluso con hojas de lechuga enrolladas sobre sí mismas.

  • Purés y cremas de verduras:

Otra de las recetas con verduras para niños que no se pueden pasar por alto es hacer purés o cremas de verduras. Este tipo de recetas nos van a permitir introducir una gran cantidad de verduras de forma sencilla, ya que, al no verse, los niños no suelen quejarse cuando ven el plato.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario