Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

El blog de la Oftalmología

¿Cómo funciona el ojo?

El ojo es un órgano muy pequeño pero a la vez muy complejo y, además, tiene una función esencial que condiciona la relación del ser humano con el entorno que le rodea. A la hora de determinar si un paciente es candidato o no a la cirugía refractiva durante la primera consulta preoperatoria, el oftalmólogo debe analizar las diferentes estructuras que componen el ojo y valorar si son aptas para el proceso quirúrgico de la cirugía refractiva. Pero, ¿cuáles son las principales partes del ojo y cómo funcionan?

Partes del ojo

Las principales partes del ojo son:

  • Esclerótica. Es la capa más externa del globo ocular y lo recubre desde el nervio óptico hasta la córnea. Es una estructura opaca y fibrosa y constituye lo que normalmente llamamos “el blanco del ojo”. En su parte frontal, la esclerótica está recubierta por una membrana mucosa transparente llamada conjuntiva.
  • Córnea. Es una de las dos lentes que posee el ojo humano y se comporta como una lente de unas 43 dioptrías. Es una estructura completamente transparente para permitir el paso de la luz desde el exterior al interior del ojo. Se localiza en la parte más anterior del globo ocular y anatómicamente es la continuación de la esclera o esclerótica. Los problemas en la forma de la córnea afectan a cómo se proyecta la imagen en la retina y pueden dar lugar a los denominados problemas refractivos: miopía, hipermetropía y/o astigmatismo.
  • Pupila. Es el punto circular negro que se encuentra en el centro del ojo, en la parte central del iris (área coloreada). Es la responsable de regular la entrada de luz en el ojo. La pupila es dilatable y contráctil según la intensidad de la luz, permitiendo que la retina reciba la cantidad de luz que necesita.
  • Cristalino. Es la otra lente del sistema visual y, a diferencia de la córnea, tiene capacidad de enfoque para llevar las imágenes de los objetos que se encuentran a cualquier distancia hasta la retina. A este fenómeno por el que el cristalino enfoca los objetos se le conoce como acomodación. El cristalino también es transparente y biconvexo, como la córnea. Divide estructuralmente el ojo en polo anterior (relleno por el humor acuoso) y polo posterior (relleno por el humor vítreo). Tiene una potencia de unas 22 dioptrías pero puede variar su poder refractivo permitiendo ver de lejos y de cerca.
  • Úvea. Es una estructura que recubre todo el globo ocular (excepto la cámara anterior). Consta de tres estructuras: coroides, iris y cuerpo ciliar. El iris es la parte coloreada del ojo y delimita la pupila, que es el orificio por el que la luz pasa hasta el cristalino y, posteriormente, hasta la retina.
  • Retina. Es el tejido sensible a la luz que recubre la parte interna del polo posterior del ojo y contiene las células sensibles a la luz (conos y bastones) que captan las imágenes y las convierten en los impulsos nerviosos que son transmitidos al cerebro.
  • Nervio óptico. Conecta la retina con la parte del cerebro que está encargada de la visión, la corteza visual. Además del nervio óptico, existen otros nervios en la zona ocular que también envían mensajes sobre el dolor o el control del movimiento de los ojos.

El ojo se encuentra dentro de una cuenca ósea protectora conocida como órbita. La órbita tiene seis músculos extraoculares que se adhieren al ojo y permiten que se vuelva hacia arriba, hacia abajo y a los lados. También periten su rotación.

Además, existen unas estructuras que se encuentran en la parte externa del ojo y que completan y favorecen su función. Son los conocidos como anejos oculares:

  • Cejas. Son unas formaciones pilosas cuya función es proteger el ojo del sudor que se desliza por la frente.
  • Pestañas. Son los pelos cortos que crecen en el borde de los párpados y actúan como pantalla para mantener las partículas de suciedad, los cuerpos extraños y los insectos fuera de los ojos.
  • Párpados. Conforman la parte exterior del ojo, la más visible. Además de proteger el ojo, eliminan las partículas que penetran en él y distribuyen la lágrima.
  • Glándulas y vías lagrimales. Se encargan de segregar y eliminar las lágrimas para mantener limpia y húmeda la superficie del ojo.

¿Cómo funciona el ojo?

Para resumir, podemos explicar de forma sencilla cómo funciona el ojo en los siguientes pasos:

  • Los rayos de luz penetran en el ojo a través de la córnea donde reciben un primer efecto refractivo.
  • A continuación, pasan a través de la pupila y reciben un segundo efecto refractivo en el cristalino.
  • La imagen llega a la retina donde se transforma en un impulso nervioso a través de unas células sensitivas llamadas conos y bastones. Este impulso eléctrico se transmite al cerebro a través del nervio óptico.
  • El cerebro procesa estas señales nerviosas para crear una imagen.

 

 

 

 

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario