Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Qué debo hacer para no tener problemas con las lentillas?

Seguro que si eres usuario habitual de lentes de contacto tu óptico-optometrista te ha dado las indicaciones pertinentes para usarlas y conservarlas correctamente. Sin embargo, la realidad es que no siempre se hace un buen uso de ellas, lo que puede generar problemas con las lentillas que pueden producir molestias oculares o, incluso, infecciones. Por eso, en este artículo te recordamos los consejos básicos que se deben tener en cuenta a la hora de usar lentes de contacto y algunas indicaciones para  conservarlas de forma correcta. 

problemas con las lentillas

Cómo evitar problemas con las lentillas 

Un mal uso de las lentillas puede producir problemas oculares como enrojecimiento, escozor o incluso infecciones como la conjuntivitis. Para evitarlos, te recomendamos que sigas los siguientes consejos. 

1. No dormir nunca con las lentillas puestas

Una de las recomendaciones más importantes que se deben seguir a la hora de usar correctamente las lentillas es que nunca se debe dormir con las lentillas puestas. Durante las horas de sueño, el ojo debe estar libre de este tipo de dispositivo, ya que pueden producir irritación en la conjuntiva y, además, favorecer la proliferación de gérmenes en la zona. 

2. No usar lentillas en la playa o la piscina

Algunos de los problemas con las lentillas más habituales tienen lugar en verano, cuando se utilizan en espacios como la playa o la piscina. Esto se debe a que, tanto en la una como en la otra, hay gérmenes presentes en el agua (también en la piscina, ya que el cloro no elimina por completo todos los agentes infecciosos). Las lentillas constituyen una barrera para la limpieza natural que el ojo realiza mediante el parpadeo. Por ello, si entran en contacto con este tipo de agua, es muy probable que sirvan de reservorio para gérmenes de distintos tipos, lo que favorecerá la aparición de problemas oculares, como por ejemplo la conjuntivitis bacteriana. En estos casos, lo más recomendable será utilizar gafas para nadar con el objetivo de reducir la posibilidad de infecciones y gafas de sol graduadas, que también nos protegerán de los rayos ultravioleta

3. Cumplir los plazos recomendados para las lentes desechables

Si se usan lentes desechables, a la hora de renovarlas, se deben cumplir siempre los plazos que indica el fabricante. Prolongar el uso de las lentillas puede provocar infecciones oculares graves. Además, las lentes desechables deben ser retiradas antes de que comiencen a deteriorarse, ya que, de lo contrario, podrían causar problemas en los ojos al dañar la conjuntiva.

New Call-to-action

4. Usar una solución para lentillas adecuada

Otro aspecto importante a la hora de evitar problemas con las lentillas es utilizar una solución de mantenimiento adecuada. En este sentido, lo más recomendable es usar solo la solución que haya recomendado el óptico o el especialista, ya que es la mejor forma de asegurarse de que se trata de una solución homologada y adecuada para el tipo de lentillas que se está usando. Así mismo, si la solución lleva abierta mucho tiempo, es importante desecharla y sustituirla por otra nueva. Para ello, lo mejor es consultar las instrucciones de uso facilitadas por el fabricante en el mismo empaquetado del producto. 

5. Cambiar el líquido de las lentillas después de cada uso

Después de cada uso, es indispensable eliminar por completo del portalentillas la solución líquida ya usada. Esto garantiza que no sea una posible fuente de gérmenes y, por lo tanto, que no favorezcan la aparición de una infección ocular. Además de cambiar el líquido usado, también es muy importante limpiar correctamente las lentes de contacto con líquido nuevo después de cada uso.

6. Limpiar también el portalentes y renovarlo periódicamente

Además de limpiar las lentillas, también hay que limpiar el portalentillas de forma periódica. Así mismo, cuando este está dañado o haya superado el tiempo de vida útil recomendado por el fabricante, se deberá sustituir por otro nuevo. 

7. Usar las lentillas de forma moderada

El uso de las lentillas debe ser siempre moderado. En este sentido, es importante combinar su uso con el de las gafas, ya que estas permiten descansar al ojo y, al mismo tiempo, ver correctamente sin necesidad de utilizar lentes de contacto durante todo el día. 

8. Retirar las lentillas si se sienten molestias

En el caso de sentir escozor o molestias cuando se están usando las lentillas, se deben retirar de forma inmediata. De lo contrario, además de que es probable que las molestias vayan en aumento, se puede dañar la superficie del ojo. 

9. Mantener siempre hidratado el ojo

Otro de los problemas más comunes con las lentillas es la sequedad ocular o síndrome de ojo seco. Para combatirlo, lo más recomendable es utilizar lágrimas artificiales monodosis. Este producto se puede utilizar tantas veces como sea necesario, y ayuda a mantener hidratado y lubricado el ojo a lo largo de todo el día. 

10. Acudir al médico si se sienten molestias

En el caso de sentir molestias cuando se usan las lentillas, se debe acudir al médico para que realice una revisión del paciente. De esta forma, se descarta cualquier problema con las lentillas o directamente con el ojo del paciente. Además, también se recomienda realizar una revisión de la graduación, ya que, con el paso del tiempo, esta puede variar, lo que hará necesario cambiar también la graduación de las lentes de contacto que el paciente utiliza.

Fuentes:

MSD Manuals – Lentes de contacto

Academia Americana de Oftalmología – Infecciones relacionadas con lentes de contacto

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario