Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

El blog de la Oftalmología

Síndrome de Moebius: la parálisis facial que puede afectar al movimiento de los ojos

El síndrome de Moebius es una enfermedad neurológica congénita con una prevalencia muy baja (se calcula que en España afecta a 1 de cada 120.000 recién nacidos) caracterizada por parálisis facial y falta de movimiento en los ojos. Se produce por un deficiente desarrollo de los nervios craneales 6º y 7º, provocando problemas en el parpadeo, el movimiento lateral de los ojos y las expresiones faciales.

También pueden estar afectados otros puntos del sistema nervioso, entre ellos otros nervios cerebrales que controlan determinadas sensaciones y funciones.

Las causas de esta patología son desconocidas, ya que muy raramente es hereditaria y tampoco se ha asociado a ningún tipo de infección materna durante el embarazo ni a contaminantes ambientales.

New Call-to-action

Síntomas del síndrome de Moebius

Las personas afectadas por el síndrome de Moebius suelen presentar la siguiente sintomatología:

  • Falta de movilidad de la musculatura facial, normalmente parcial, que provoca imposibilidad o dificultad para sonreír o para el llanto. Por este motivo, estos pacientes presentan una cierta inexpresividad facial, lo que se conoce como “cara de máscara”. 
  • Flojedad general del tono muscular del rostro, lo que puede provocar problemas para tragar, vómitos y tos excesiva.
  • Problemas para articular palabras (disartria).
  • Falta de movilidad en los músculos de los párpados y, por lo tanto, ausencia de parpadeo, que suele derivar en problemas de humidificación del ojo (sequedad ocular).
  • Imposibilidad de mover lateralmente los ojos, lo que es causa de estrabismo.
  • Malformaciones en la mandíbula que impiden cerrar completamente la boca. Esto puede provocar problemas dentales, problemas para llevar una buena higiene bucal, aparición de caries e infecciones en dientes y encías. También pueden darse complicaciones respiratorias, especialmente durante el sueño.
  • Mala colocación de los pies al caminar, con tendencia a orientar las plantas hacia el interior, lo que muchas veces provoca malformaciones.

Es importante recalcar que el síndrome de Moebius no produce retraso intelectual y casi nunca afecta a la capacidad visual.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de Moebius?

Oftalmóloga revisando a un paciente joven

El diagnóstico del síndrome de Moebius es mucha veces complicado en los primeros años de vida. Normalmente, el especialista reconoce la enfermedad por la falta de expresión del rostro (sobre todo ausencia de sonrisa) provocada por la parálisis facial.

Es frecuente que el diagnóstico definitivo se retrase o que, erróneamente, se diagnostique a los niños afectados con algún tipo de retraso psicomotor o intelectual, síndrome polimalformativo e incluso parálisis cerebral. 

La prueba médica que más puede ayudar en el diagnóstico es la electromiografía facial, ya que las pruebas cromosómicas no suelen señalar ninguna a anormalidad.

Tratamientos recomendados

En la actualidad, no existe ningún tratamiento efectivo para esta enfermedad, pero para conseguir la integración social y laboral de las personas con este síndrome, es importante el control y ayuda de un equipo médico multidisciplinar formado por: oftalmólogos, neurólogos, odontólogos, traumatólogos, logopedas, etc. 

A nivel de cuidados de oftalmología es importante evitar la sequedad ocular con el uso de lágrimas artificiales, ya que de no controlarse podría dar lugar a conjuntivitis e, incluso, úlceras corneales.

Fuentes:

Asociación Española de Pediatría (AEP) – Síndrome de Moebius

Texas School for the Blind and Visually Impaired – Síndrome de Moebius: La vida sin sonrisas

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario