Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Terapia visual: ¿en qué consiste y cuándo se utiliza?

La terapia visual es un entrenamiento o rehabilitación visual realizado normalmente por optometristas, totalmente personalizado e individualizado, cuyo objetivo es potenciar la visión y ayudar a corregir determinados problemas del sistema visual: ojo vago, estrabismo, problemas con el enfoque, etc. En ciertos casos, este tipo de ejercicios pueden llegar a dar buenos resultados, siempre que se actúe de forma complementaria o con la supervisión de un oftalmólogo.

New Call-to-action

¿En qué consiste la terapia visual?

La terapia visual consiste, básicamente, en un conjunto de técnicas enfocadas en lograr una mejor calidad visual del paciente y en reducir sobreesfuerzos en el sentido de la visión. Son ejercicios que tratan de desarrollar, mejorar e intensificar las capacidades visuales de una persona, así como resolver algunos problemas o condiciones de visión. Habitualmente son  personalizados. Alguno de estos ejercicios tienen un carácter de aprendizaje sobre cómo usar correctamente nuestros ojos para optimizar su funcionamiento y alcanzar el máximo nivel en nuestras capacidades visuales.

En ocasiones, las terapias visuales están ligadas a otras funciones como el lenguaje, la audición o el equilibrio para, de esta manera, lograr mejorar las habilidades de cada paciente, muchas veces niños, de un modo integral. Esta clase de terapias tienen muy en cuenta la relación de un sentido fundamental como la vista con el resto de actividades y desempeños de las personas.

Por lo general, un programa de terapia visual lo diseña un optometrista de un modo personalizado en función de las circunstancias, problemas y objetivos de cada paciente y suele constar de:

  • Sesiones en la consulta, de frecuencia normalmente semanal, donde se trabajan una serie de ejercicios específicos.
  • El paciente repite en casa estos ejercicios en sesiones diarias de unos 20 minutos de duración.
  • El número total de sesiones es de entre 45 y 60 y en ellas se trabajan aspectos como: acomodación, percepción, lateralidad e integración visual-motora, entre otros muchos.

Para conseguir unos buenos resultados es necesario tener mucha constancia y esfuerzo y, en el caso de los niños, resulta fundamental la implicación y colaboración de los padres.

Las líneas de trabajo de la terapia visual

Los programas de terapia visual, que normalmente son dirigidos por optometristas, suelen centrar sus esfuerzos en las siguientes cuestiones:

  • Desarrollar completamente el sistema visual.
  • Optimizar el sentido de la vista de las personas.
  • Evitar o aliviar problemas de fatiga visual.
  • Mejorar problemas de aprendizaje: dislexia, TDA, TDAH, etc.
  • Mejorar las capacidades visuales en general. 
  • Optimizar las capacidades visuales en situaciones o necesidades muy concretas: deportistas de élite, practicantes de lectura rápida, etc.

Óptico haciendo terapia visual con un niño

No deben entenderse como sustitutivas de los diagnósticos y tratamientos de la oftalmologìa

La terapia visual se basa en ejercicios que pueden servir de ayuda para mejorar algunos problemas visuales y para potenciar o conseguir el máximo rendimiento posible de las capacidades visuales de cada persona. Pero en ningún momento pueden sustituir el trabajo y diagnóstico de un oftalmólogo. Las terapias visuales no tiene tampoco la capacidad de solucionar por sí solas una problema refractivo ni otras patologías de la vista.

Por todo ello, ante cualquier problemas visual lo primero que tienes que hacer es acudir a la consulta del oftalmólogo.

Fuente:

Medigraphic – Terapia visual en niños con retraso psicomotor

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario