Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Tic en el párpado: descubre por qué ocurre y cómo tratarlo

Rate this post

Un tic en el párpado es una anomalía casi siempre de carácter benigno que consiste en un movimiento involuntario del párpado, que puede darse en uno o ambos ojos. Normalmente está asociado al estrés y su intensidad es variable: desde pequeños movimientos prácticamente inapreciables a las personas ajenas al paciente, a situaciones en las que el párpado puede llegar a cerrarse totalmente y luego volver a abrirse de forma reiterada.

Lo más normal es que un tic en el párpado, o en ambos, desaparezca de forma espontánea en un día, aunque puede alargarse hasta una semana. Es poco frecuente que duren más tiempo.

New Call-to-action

Principales causas del tic en el párpado

Aunque no siempre es posible identificar la causa concreta de los tics en los ojos, denominados también blefaroespasmos, los principales factores desencadenantes de estos movimientos rítmicos y repetitivos del ojo son:

  • Nervios o estrés. Es de largo la causa principal y más frecuente.
  • Fatiga ocular. Suele estar provocada por el exceso de trabajo frente al ordenador u otras pantallas electrónicas o la falta de sueño.
  • Falta de hidratación ocular. Especialmente de la córnea o de la conjuntiva. Esta situación es también muy frecuente, sobre todo en personas de edad avanzada.
  • Abuso de bebidas estimulantes, como el café o los refrescos de cola, el tabaco, las drogas o ciertos medicamentos.
  • Mala alimentación.
  • En raras ocasiones puede ser síntoma de una alteración neurológica.

tic en el parpado

Tratamiento de los tics en el ojo

Salvo que sea muy intenso o muy recurrente, lo que ocurre en muy pocos casos, los tics en el ojo no precisan tratamiento, ya que suelen desaparecer por sí solos en una semana como máximo de la misma forma que se han originado: de manera brusca y súbita.

No obstante, todo depende del factor que lo desencadene y, sobre todo, de la intensidad del problema y la gravedad de las molestias asociadas. Algunas opciones terapéuticas son:

  • Uso de lubricantes, colirios o lágrimas artificiales si los tics están asociados a problemas de hidratación.
  • Gafas de sol en caso de cansancio ocular.
  • El oftalmólogo puede recetar fármacos por vía oral en ciertos casos.
  • Inyecciones de toxina botulínica. Es un tratamiento que se usa desde hace algunos años que consiste en la colocación de inyecciones para disminuir la transmisión de impulsos eléctricos justo en las terminaciones nerviosas de los músculos, con el objeto de mitigar la intensidad de los espasmos.
  • En los casos más extremos, realización de una miectomía del músculo orbicular. Se trata de una intervención quirúrgica que consiste en la eliminación total o parcial de las fibras musculares del párpado y así evitar o disminuir los espasmos. Es una opción que se reserva solo para los casos más graves que no mejoran con otros métodos.

Aunque es una situación que puede llegar a resultar muy incómoda para algunas personas, rara vez reviste gravedad, salvo que los tics vayan acompañados de otros síntomas como pérdida de visión o caída del párpado. Lo que notamos normalmente es que el ojo se mueve, como si latiese o experimentase una leve vibración.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario