Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¡Vuelta al cole! Cómo detectar que tu hijo no ve bien

¿Sabías que el 30% de los casos de fracaso escolar se deben a problemas visuales no detectados? La cifra es preocupante, ¿verdad? Cuando estas deficiencias aparecen en las primeras etapas de la vida (3-4 años), el niño no tiene referencias normales de lo que significa ver bien o no, por lo que probablemente no se queje porque considera que su forma de ver es la adecuada. Por eso es tan importante que los adultos estemos pendientes, tanto en el centro escolar como en casa, y observemos si hay algún síntoma.

Es importante destacar que 1 de cada 4 niños en edad escolar tienen problemas de visión. El más común es la ambliopía, más conocida como ojo vago, pero también están la miopía, el astigmatismo, la hipermetropía y el estrabismo.

Niña con coletas y grandes gafas leyendo un libro

Con la vuelta al colegio y la incorporación de los más pequeños a la actividad escolar, muchos de los problemas visuales salen a la luz cuando el niño comienza a leer y a escribir y tiene que atender a la pizarra. Hay algunas señales relacionadas con el aprendizaje que te pueden alertar de que tu hijo no ve bien:

  • El niño se sale constantemente de los espacios marcados para escribir o colorear.
  • Si está haciendo alguna tarea escolar como dibujar o pintar y se cansa de inmediato.
  • Se salta palabras cuando está leyendo.
  • Le cuesta copiar los enunciados de la pizarra sin cometer errores.
  • Su comprensión lectora es más baja de lo que le correspondería a su edad.
  • Tiene una alta sensibilidad a la luz.
  • Tropieza mucho al andar.
  • Se acerca mucho a la televisión, el ordenador o a los libros.
  • Le duele frecuentemente la cabeza.

Estas señales no siempre son síntomas de una mala visión, sin embargo, es importante hacer revisiones periódicas.

¿Qué puedo hacer para prevenir problemas visuales en mi hijo?

  1. No le dejes ver la televisión en cuarto a oscuras ni a menos de 1,5 metros.
  2. Acostúmbrale a trabajar en condiciones de iluminación óptimas: sin sombras para dibujar, pintar o escribir.
  3. Vigila sus posturas al hacer tareas de cerca.
  4. La nutrición y la hidratación es muy importante. La vitamina A es la principal aliada de la vista, por eso, no deben faltar en su dieta lácteos, zanahorias, calabaza o pescado, entre otros alimentos.

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario