Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Infarto ocular: descubre qué es y como prevenirlo

Los problemas cardiovasculares pueden tener consecuencias también sobre la visión, ya que pueden causar una obstrucción de las venas o arterias de la retina y provocar una pérdida de visión. En este artículo explicamos qué es un infarto ocular y cómo prevenirlo.

New Call-to-action

Infarto ocular: descripción

Cuando hablamos de infarto ocular nos referimos a que un pequeño émbolo se desprende de las cavidades del corazón  y se mueve por el torrente sanguíneo llegando a la arteria oftálmica y tapando total o parcialmente el paso de sangre en alguna de las venas o arterias de la retina. Las venas y arterias de los ojos son muy estrechas, por lo que el riesgo de taponamiento es mayor que en otras partes del cuerpo.

Si se tapona la arteria central de la retina, el paciente sufre una pérdida súbita de la vista, aunque no sienta dolor alguno. La pérdida de visión repentina y sin motivo aparente es siempre un problema de urgencia, ya que si no se trata rápidamente, las consecuencias pueden ser irreversibles.

El tratamiento a veces consiste en un simple masaje, que puede mover el coágulo, pero en otras ocasiones es necesario tratarlo con fármacos. En cualquier caso, el tratamiento debe ser indicado por un especialista.

 

Hombre sentado en una cama apoyando la cabeza en la mano

Tipos de infartos oculares

Obstrucción de la arteria central de la retina

Como consecuencia del impacto de un émbolo procedente del corazón o de las arterias carótidas se produce una obstrucción de la arteria central de la retina, lo que entorpece la circulación retiniana.

Este tipo de infarto retiniano es el más grave, ya que produce una pérdida de visión súbita e intensa de difícil recuperación, ya que la afectación se produce en la principal arteria que riega la retina. Es fundamental la atención médica con urgencia inmediata.

Trombosis de la vena central de la retina

Es la obstrucción del drenaje ocular. En estos casos el paciente puede percibir sombras fijas (escotomas) en el campo visual, o bien presentar pérdidas de visión. La afectación será mayor o menor en función de si la obstrucción afecta o no al la vena central de la retina: si lo hace, el problema es más grave.

Neuropatía isquémica anterior

En este caso el infarto se produce en el nervio óptico, concretamente en su entrada al globo ocular. Produce una pérdida de visión difusa en la parte superior o en la inferior del campo visual. La principal causa de esta neuropatía es una bajada transitoria de la tensión arterial.

Síntomas

La pérdida de visión es espontánea, pero la intensidad puede variar en distintos grados, desde la visión difuminada hasta la total falta de visión, que pueden ir acompañadas de hemorragia intraocular. También es posible que no aparezcan estos síntomas si la obstrucción no afecta a la parte central del campo visual.

La ausencia de dolor puede hacer que se le reste importancia, pero se debe tener en cuenta que en ningún caso es normal una pérdida de visión de esta manera, por lo que se debe acudir al médico siempre que esto ocurra, aunque puede ocurrir por otras causas, éstas son siempre graves.

Factores de riesgo y prevención

La hipertensión arterial y el colesterol alto son los principales factores de riesgo del infarto ocular, al igual que lo son de otros problemas cardiovasculares. Algunos trastornos de tipo inflamatorio, una alta presión intraocular, la arteriosclerosis o problemas de coagulación también pueden favorecer el desarrollo de un infarto ocular, pero son menos comunes.

Según datos oficiales, la mitad de los españoles adultos tienen unos valores de colesterol por encima de los recomendados, es decir, a partir de 200 mg/dL, y hasta un 40% de los españoles mayores de 18 años padece hipertensión. Dado que estos desequilibrios son asintomáticos en la mayoría de casos, muchas personas los sufren sin saberlo y, por tanto, no toman medidas para su control

Prevenir este problema depende, por tanto, del control que tengamos del riesgo cardiovascular. Algunas personas tienen más tendencia a este tipo de problemas debido a una predisposición genética, pero todas las personas pueden prevenir o mejorar el riesgo cardiovascular mediante una dieta sana y equilibrada y la práctica habitual de deporte. En definitiva, una vida saludable puede ayudarnos a prevenir este tipo de problemas.

New Call-to-action

2 Comentarios

  1. 28 de agosto de 201720:38
    dijo:

    Hola buenas tardes mi consulta medio un infarto al ojo izquierdo y no tengo visión por lo que me dicen ya no volveré a ver hay algún tratamiento o operación ya que yo soy chofer de camiones y con un ojo menos ya no me darán licencia si hay algún tratamiento me gustaría poder ver para seguir con mi pasión que son los camiones gracias de ante mano

  2. 29 de agosto de 201708:55
    Clinica Baviera dijo:

    Hola Alamiro, buenos días. Te recomendamos que acudas a un especialista en retina de una de nuestras clínicas. Puedes reservar tu cita en el teléfono gratuito 900 180 100. Un saludo.

Escribe un comentario