Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Cuánto dura una operación del lagrimal?

Una de las preguntas más recurrentes que realizan  las personas que deben someterse a esta cirugía es saber cuánto dura una operación del lagrimal. Cabe recordar que la obstrucción del lagrimal se caracteriza por un bloqueo en los conductos por los que se evacúan las lágrimas. Por lo tanto, éstas no pueden salir y se acaban acumulando en el saco lagrimal donde existe el riesgo de que se infecten.

Por lo tanto, es precisa una cirugía para practicar una desembocadura alternativa al canal nasolagrimal que ha quedado bloqueado. Esta operación se denomina técnicamente dacriocitorrinostomia y con ella se logra una alta tasa de éxito (95 %).

En la actualidad, la dacriocistorrinostomía es una de las cirugías más comunes que se realizan para tratar el lagrimeo continuo (epifora) provocado por la obstrucción baja del conducto naso-lagrimal.

Vamos a ahondar en las características de esta cirugía.

New Call-to-action

Preoperatorio

No hay limitaciones de edad para someterse a esta operación, pero sí que es cierto que con determinados perfiles, como los pacientes que toman Adiro o Sintrom, es preciso adoptar ciertas cautelas.

Antes de la cirugía se debe realizar un estudio preoperatorio completo, como en cualquier otro procedimiento quirúrgico.

Ojo rojo con lágrima

¿Qué personas con obstrucción de la vía lagrimal necesitan operarse?

Frente a la sospecha de que podamos tener el conducto lacrimal obstruido, debemos acudir al especialista para que nos haga una serie de pruebas que confirmen el diagnóstico y descartar otras patologías. Algunas de estas pruebas son la dacriocistogammagrafia o la dacrio TAC.

El síntoma fundamental y más claro que nos debe hacer sospechar de un problema de obstrucción es un lagrimeo excesivo, a veces acompañado de secreción (legañas). Otros síntomas menos frecuentes son:

  • Ojo rojo
  • Aparición de un pequeño bulto en el ángulo interno del ojo (conocido como mucolete), justo  a la altura del saco lagrimal. 
  • Inflamación y dolor en el ángulo interno del ojo.
  • Infección del saco lagrimal (dacriocisitis aguda).
  • Infección de los tejidos de alrededor de los párpados (celulitis preseptal).
  • Infección de la órbita del ojo (celulitis orbitaria).

No obstante, no todas las personas que tienen un conducto lagrimal obstruido necesitan que se les practique una dacriocistorrinostomia. Todo depende de la intensidad del caso y de los síntomas que presente el paciente. En ocasiones, puede ser necesario otro tipo de patología o, simplemente, tomar antibióticos durante unos días. 

[Descargar gratis la “Guía de nutrientes, vitaminas y recetas para cuidar la vista]

¿Cuánto dura una operación del lagrimal?

Esta operación se realiza con anestesia local, además de sedación intravenosa y no es preciso el ingreso hospitalario. Así, es posible realizarla de forma ambulatoria ya que es de duración corta, aproximadamente 10 minutos, y mínimamente invasiva.

La dacriocistorrinostomía consiste en la realización de una apertura a nivel del hueso nasal (osteotomía). Esta pequeña incisión se suele abordar de dos maneras:

  • Mediante una incisión en la piel (dacriocistorrinostomía externa).
  • Mediante el empleo de un microscopio óptico, un endoscopio quirúrgico o un láser (dacriocistorrinostomía interna).

Lo habitual es la colocación de una prótesis de silicona en la vía lagrimal de manera temporal para garantizar que no se cierre el nuevo orificio y que el nuevo canal quede permeable. Ahí radica la clave del éxito, pues el organismo de manera natural tiende a cicatrizar todas las heridas.

Por lo tanto, la silicona se retirará al cabo de un par de meses o antes, en función de cómo cicatrice el paciente. Esta decisión es discrecional, ya que el cirujano  lo valorará según el caso.

En definitiva, se trata de un procedimiento a través del cual se crea un nuevo conducto, el cual conecta el saco lagrimal y la cavidad nasal a través de un orificio, denominado ostium. Por lo general, se realiza mediante una pequeña incisión en la piel no invasiva, ya que se hace  por vía endoscópica. Durante 3 meses se deja un tubo de silicona, que posteriormente se retira.

Las complicaciones son muy infrecuentes, leves y transitorias: casi nunca van más allá de una leve inflamación palpebral y, muy raramente, puede haber algún sangrado o infección. Lo que sí ocurre en ocasiones es que, por culpa de la formación de tejido fibroso, se vuelve a cerrar el conducto nasolagrimal. En estos casos, puede ser necesaria un segunda intervención. 

Tras la operación se recomienda reposo relativo, no coger peso, no realizar movimientos bruscos, así como abstenerse de realizar cualquier tipo de deporte durante una semana.

Asimismo, se pautará un tratamiento como lavados nasales con solución salina, esteroides intranasales y colirio oftálmico de esteroides/antibiótico. Por supuesto, se hace un seguimiento al paciente mediante exámenes periódicos para vigilar su evolución.

Es una operación con más de un 85% de tasa de éxito y gran eficacia, ya que en la mayoría de personas consigue disminuir de forma muy notable  el lagrimeo y las secreciones.

No obstante, en ocasiones no es posible realizar esta operación del lagrimal y se opta por la extirpación del saco lagrimal. La explicación de este procedimiento la  abordamos ahora.

Dacriocistectomía: en qué consiste y para qué sirve

Ciertas personas no reúnen las condiciones físicas adecuadas para la operación que hemos explicado.

En este caso, se opta por la eliminación del saco lagrimal y no se practica una vía alternativa de drenaje. De esta manera lograremos erradicar la infección, pero no el lloro del ojo, que continuará a pesar de la operación. Por lo tanto, no se descarta que el paciente pueda volver a padecer problemas en el futuro.

Fuentes:

Cuídate Plus – La dacriocistorrinostomía por láser evita las complicaciones de la externa

Kids Health – Cirugía para abrir un conducto lagrimal obstruido

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario