Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Qué es la jaqueca oftálmica? Factores de riesgo y cómo prevenirla

La jaqueca oftálmica o migraña es un problema bastante frecuente caracterizado por un dolor de cabeza precedido de una serie de signos visuales, de carácter transitorio, que anticipan las crisis de dolor.  

Las personas que padecen jaqueca oftálmica sufren alteraciones visuales que suelen describir como formas luminosas en zigzag o “escotomas centelleantes”. Básicamente, se trata de haces de luz que aparecen súbitamente en el campo visual, aunque también pueden desencadenarse otros síntomas: manchas en el campo de visión, visión borrosa, dolor ocular o visión en túnel.

New Call-to-action

Mujer morena con camiseta violeta se frota las sienes

Pese a la aparente aparatosidad de estos síntomas, lo cierto es que, normalmente, la migraña oftálmica no representa un problema de salud grave ni suele dejar secuelas. En realidad, estos halos de luz y otras alteraciones visuales no suelen durar más de unos minutos, dando lugar después a la típica jaqueca, normalmente localizada en un lado de la cabeza y de mayor duración: desde unas cuantas horas hasta dos o tres días.

Esta dolencia suele aparecer por primera vez durante la juventud y es crónica, es decir, muy probablemente va a acompañar al paciente durante toda su vida, aunque con un carácter cíclico. Las personas con jaqueca oftálmica pueden estar meses, incluso años, sin sufrir ningún episodio y luego, de repente, tener varios seguidos.

Aspectos a considerar de la jaqueca oftálmica

  • Las mujeres la sufren en un porcentaje mayor que los hombres.
  • El dolor, a menudo, afecta solo a un lado del cráneo y es fluctuante, es decir, tiene fuertes altibajos durante la crisis.
  • Esta situación tiende a empeorar si se realiza un esfuerzo físico o mental.

Cómo se diagnostica

Como hemos dicho, la migraña oftálmica no es una enfermedad grave, lo que no quiere decir que en lo casos más intensos, caracterizados por dolores de cabeza muy fuertes y frecuentes, provoque una merma importante en la calidad de vida de los afectados. En los casos severos, no es posible continuar con la actividad diaria habitual, precisando de varias horas o días de descanso.

El diagnóstico de migraña lo suele llevar a cabo un especialista basándose en signos subjetivos explicados por el paciente. No obstante, ante la primera aparición de los síntomas, o si no siguen el patrón típico, es muy probable que el médico realice una serie de pruebas de imagen cerebrales (un escáner o una resonancia magnética) para comprobar que no exista otra patología que requiera otro tipo de tratamiento o intervención.

Tratamiento para la migraña oftálmica

Como hemos dicho, la migraña oftálmica es un problema crónico de carácter casi siempre genético. No obstante, además de remedios como el reposo en una habitación oscura y con poco ruido durante la parte más aguda de la crisis, el médico puede aconsejar tratamiento farmacológico a partir de:

  • Fármacos analgésicos.
  • Medicamentos más específicos como los derivados de la ergotamina o los triptanos.
  • En caso de crisis importantes o frecuentes o de gran impacto en la vida del paciente, también se pueden administrar algunas moléculas como tratamiento de fondo como el propranolol.

¿Se puede prevenir?

La mejor prevención de la migraña es que cada persona, en función de su experiencia personal, trate de evitar los factores desencadenantes de sus crisis si es que se conocen. Entre estos factores se suelen incluir estrés o cansancio excesivo.

Por otro lado, existen ciertos hábitos y sustancias que pueden constituir los desencadenantes de estas migrañas. Entre los más comunes suelen citarse el tabaco o el alcohol, así como ciertos alimentos que pueden implicar una mayor excitación en el organismo, como pueden ser el café o el chocolate.

De hecho, uno de los factores que habrá que tener más en cuenta para su prevención es que sea el propio paciente quien identifique qué posibles estímulos se han dado en las horas previas a la aparición de un episodio de migraña o jaqueca oftálmica. Esto es muy importante ya que, después de que se hayan repetido en varias ocasiones, se podrá tener información suficiente como para poder establecer un patrón común. Aunque es cierto que esta información siempre será insuficiente para prevenir por completo las migrañas, sí que permitirá que el paciente identifique ciertas situaciones que pueden ser desencadenantes, lo que le permitirá también intentar evitarlas en la medida de lo posible.

Por ejemplo, si un paciente sufre jaqueca oftálmica de forma repetida después del consumo de café, esto no significa necesariamente que sea el café el desencadenante, aunque sí un estímulo que pueda favorecer la aparición de la jaqueca. Es posible que el desencadenante más importante sea el simple estrés. Sin embargo, en combinación con el café, es posible que se aumenten las posibilidades de que llegue a aparecer un episodio de jaqueca oftálmica con mayor facilidad. Es decir, puede que no se consigan controlar por completo los elementos que desencadenan las migrañas, pero sí reducirlos al mínimo para, de este modo, evitar muchos de estos episodios en el futuro.

¿Cómo actuar ante una jaqueca oftálmica?

Como ya se ha comentado, el médico puede recomendar el tratamiento farmacológico en aquellos casos en los que los episodios de las migrañas sean especialmente molestos. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el tratamiento más habitual se reduce al descanso en condiciones concretas de oscuridad y silencio.

En este sentido, meterse en la cama con la habitación a oscuras y en silencio absoluto es uno de los tratamientos más sencillos, y a la vez efectivos, que existen. Así mismo, también se recomienda que esto se haga en cuanto comiencen los primeros síntomas que denoten que va a padecerse un episodio de migraña. Se ha comprobado que la recuperación se realiza de forma mucho más sencilla si esta solución se aplica desde los primeros momentos de la jaqueca, y no cuando el malestar está ya muy avanzado.

Así mismo, si el médico no ha recomendado un tratamiento farmacológico concreto, el uso de analgésicos de venta libre (como son el paracetamol o el ibuprofeno) pueden ayudar a la mejoría de los síntomas, especialmente cuando se combinan con un entorno oscuro y en silencio.

New Call-to-action

1 Comentario

  1. 10 de mayo de 201617:28
    dijo:

    Gracias por los consejos, siempre he sufrifo jaqueca oftálmica y es algo que es duro par los que lo sufrimos. Yo además del chocolate tengo prohibidos los frankfurts, lo tengo comprobado!

Escribe un comentario