Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Ojo seco: tratamiento

El síndrome del ojo seco es una alteración que se produce en la superficie de la córnea y la conjuntiva por una producción escasa de lágrima o bien porque esta sea de mala calidad, es decir, porque no tenga la composición adecuada. 

Aunque no exista una cura definitiva hoy te mostramos algunos tratamientos  para el síndrome del ojo seco que ayudan a controlar los síntomas y constituyen, además,  métodos de prevención.

Descarga la guía:

¿Por qué se produce?

El ojo seco se produce cuando la glándula lagrimal no segrega suficiente lágrima, normalmente debido a alguna de las siguientes razones:

  • La causa más habitual es la mala secreción como consecuencia de la edad. Con el envejecimiento, se atrofian las células que generan la lágrima de manera constante.
  • Cambios hormonales en las mujeres provocados por el embarazo, el consumo de anticonceptivos orales y la menopausia.
  • Los factores ambientales, especialmente en entornos con mucha evaporación (viento, aires acondicionados, calefacciones, etc.).
  • La lectura prolongada, especialmente si se realiza en aparatos electrónicos, puesto que se reduce el parpadeo y la lágrima no se distribuye correctamente, aumentando su evaporación.
  • Algunas enfermedades sistémicas (síndrome de Sjögren, artritis reumatoide, lupus eritematoso, etc.).
  • El uso de lentes de contacto.
  • Algunas enfermedades cicatrizantes de la superficie ocular (como la conjuntivitis vírica severa).

Las consecuencias del ojo seco

Al no estar bien lubricada la superficie del ojo, la persona que lo padece sufre los siguientes problemas o síntomas:

  • Molestias oculares: irritación, escozor, enrojecimiento, sensación de cuerpo extraño o arenilla en la superficie ocular, fatiga o pesadez en los párpados y lagrimeo de baja calidad, el cual no aporta ni los nutrientes ni la protección necesaria al ojo.
  • Problemas visuales: queratitis, cicatrices y, en los casos más graves, incluso úlceras de la córnea y hasta pérdida de la visión.
  • Lesiones en la córnea y la conjuntiva.

Ojo marrón sobre fondo rosado

Ojo seco: tratamiento y prevención

No existe una cura definitiva para el síndrome de ojo seco, por lo que la inmensa mayoría de quienes lo padecen sufren episodios intermitentes a lo largo de toda su vida y, en los casos más severos, tienen síntomas o molestias de manera continua. Existen, sin embargo, distintas medidas de protección y tratamientos que ayudan a controlar estos síntomas.

Estas son las medidas más útiles para evitar la sequedad ocular en el caso de que esté producida por causas ambientales:

  • No exponerse a corrientes de aire, calefacciones o sistemas de aire acondicionado que favorezcan la evaporación de la lágrima.
  • Usar humidificadores con el fin de evitar la sequedad ambiental.
  • Protegerse de la polución ambiental: viento, polvo doméstico, el humo del tabaco o los disolventes.
  • Forzar el parpadeo, especialmente cuando se está utilizando el ordenador o el móvil.
  • Limpiar las glándulas lagrimales a menudo con una toallita o un disco desmaquillante, siempre siguiendo las indicaciones del oftalmólogo.

En lo que respecta a los tratamientos, en la mayoría de casos es suficiente con la aplicación de lágrimas artificiales para eliminar las molestias. Cuando se trata de ojo seco severo, pueden aplicarse corticoides o inmunodepresores, como la ciclosprina A. Otras opciones son los derivados sanguíneos como el suero autólogo, creado a partir de la sangre del paciente o el uso de tapones lagrimales para evitar el drenaje de las lágrimas.

Como hemos visto, por lo general, el síndrome del ojo seco es una dolencia bastante molesta pero normalmente no grave y con un buen tratamiento, por lo que es posible paliar los síntomas. No obstante, en casos extremos sí puede derivar en enfermedades potencialmente peligrosas, por lo que en caso de notar alguno de sus síntomas debemos acudir al oftalmólogo para que nos recomiende el tratamiento que precisamos.

Las terapias más innovadoras para combatir el ojo seco

El colirio biocompatible

Recientemente se han desarrollado y perfeccionado las denominadas terapias regenerativas, consistentes en el uso de un colirio biocompatible creado a partir de proteínas de la sangre del propio paciente. Estas son sus principales ventajas:

  1. Está especialmente indicado para el tratamiento del ojo seco severo.
  2. Utiliza recursos del propio cuerpo de la persona afectada, por lo que se reduce el riesgo de rechazo.
  3. Al utilizarse un colirio similar a la propia lágrima del paciente, se minimiza el problema de sufrir efectos secundarios como: inflamación, dolor ocular o distintos tipos de alergias.
  4. Al tratarse de un suero autólogo de última generación se consiguen mejorar notablemente los resultados logrados hasta ahora con colirios similares.
  5. Este tratamiento favorece el crecimiento y la regeneración celular.
  6. Se trata de un colirio que no contiene leucocitos, que, en muchas ocasiones, son los responsables de las inflamaciones.
  7. Sin embargo, sí contiene plasma del propio paciente, lo que favorece la coagulación y la reparación de los vasos sanguíneos dañados.
  8. Aplicados sobre la córnea, esta nueva generación de colirios regeneran los tejidos y facilitan el tránsito y proliferación celular de las zonas lesionadas, favoreciendo así su curación.

Medicamentos novedosos

También se están comercializando nuevos productos farmacéuticos que se han mostrado muy efectivos:

  • Ciclosporina. Se trata de un efectivo inmunomodulador que tiene también acción antiinflamatoria. Otros de sus beneficios son los siguientes: reduce los marcadores de superficie celular de los linfocitos activados, frena la destrucción celular y reduce las citoquinas proinflamatorias.
  • Lifitegrast. Es otro medicamento antiinflamatorio que presenta una importante novedad con respecto a los anteriores: es capaz de actuar sobre las células ya activadas, al contrario de la ciclosporina y otros fármacos que únicamente son eficaces con las de nueva formación.

Persona con los ojos azules echándose un colirio

Aunque el ojo seco es una dolencia ciertamente molesta, la mayoría de veces desaparece casi espontáneamente o con un tratamiento sencillo (colirios o lágrimas artificiales). Solamente en casos muy extremos, esta dolencia puede resultar peligrosa, pero únicamente si no se trata a tiempo, ya que incluso en los casos más severos normalmente es fácilmente controlable con los medicamentos adecuados.

De ahí la importancia de acudir al especialista en cuanto notemos los primeros síntomas, para que sea él el que nos recomiende el tratamiento más adecuado, valorando la posibilidad de aplicar estos nuevos procedimientos que hemos comentado.

¿Por qué veo mal?


No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario