Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Presbicia o vista cansada: un problema propio de la madurez

La presbicia o vista cansada es la pérdida de nitidez de la visión de cerca producida por una disminución de la capacidad de enfoque del ojo. Suele producir los primeros síntomas entre los 40 y los 45 años, siendo, hoy en día, el principal problema visual de la edad madura por su gran incidencia y la inexistencia de medidas preventivas eficaces.

Se trata de un problema oftalmológico asociado al envejecimiento de los órganos, estimándose que en España afecta al 98% de los mayores de 65 años y al 81% de las personas de más de 45 años. Sin duda, una incidencia visual a la que todos nos vamos a tener que enfrentar tarde o temprano.

¿Qué falla en la vista cansada?

El problema es que, con la edad, el cristalino va perdiendo elasticidad y, en consecuencia, también la capacidad de acomodación, es decir, de enfocar los objetos en función de la distancia a la que se encuentran.

El ojo en estado de reposo está adaptado para ver de lejos, pero cuando se requiere la visión de objetos próximos, por ejemplo para leer un libro o enhebrar una aguja, nuestros ojos tienen que cambiar de foco, haciéndose muy notable ese déficit de adaptación y acomodación del cristalino a medida que pasan los años.

 

Además de las molestias y dificultades para enfocar imágenes cercanas, que con el paso de tiempo se hacen más intensas, las personas con presbicia pueden sufrir también dolores de cabeza por el sobreesfuerzo al fijar la vista durante mucho tiempo en un libro, la tablet o el ordenador.

New Call-to-action


Posibles soluciones

Como hemos visto, la presbicia no se puede prevenir por lo que para compensar la pérdida de acomodación del enfoque del cristalino es necesario usar lentes correctoras o bien someterse a una intervención quirúrgica.

Limpieza de gafas con toallita

Las gafas para ver de cerca

Existen distintas opciones según las necesidades de cada paciente. Si este no tiene ningún otro problema visual, como miopía y astigmatismo, es suficiente con que use unas gafas especiales para ver de cerca, que en cierta manera actúan como si se tratase de una lupa.

Pero si la persona con presbicia usa también gafas o lentillas para ver de lejos, porque  sea miope o porque sufra astigmatismo, la cuestión se complica un poco. En ese caso, no le queda más remedio que cambiarse constantemente de gafas (unas de cerca y otra de lejos) o usar lentes progresivas.

Las gafas progresivas se caracterizan porque la parte superior del cristal corrige la visión de lejos, la inferior para la cercana, y la central tiene una graduación progresiva abarcando todas las distancias. El problema de estas gafas es que los cristales son bastante caros y algunas personas no se acaban de adaptarse a su uso, ya que no logran acostumbrarse a mirar por un lado u otro del cristal.

Cirugía para la presbicia

Con el objetivo de eliminar la dependencia de gafas o lentillas y sus molestias asociadas, existe la posibilidad de tratar la presbicia o vista cansada mediante cirugía, existiendo dos métodos: la cirugía láser para aumentar la profundidad de foco y así compensar la pérdida de acomodación del cristalino, o bien la implantación de una lente intraocular multifocal, que es un procedimiento similar al que se utiliza en la cirugía de catarata.

En cualquier caso, con el fin de determinar el tratamiento o cirugía más adecuados, es muy importante realizar un estudio personalizado del paciente, valorando factores diversos como la salud ocular, profesión, estilo de vida o preferencias personales.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario