La presbicia o vista cansada es la anomalía visual de mayor prevalencia entre las personas mayores de 45 años, estimándose que 8 de cada 10 españoles de más de 45 años tienen este problema, cifra que aumenta casi al cien por cien en los españoles mayores de 65.

No es un defecto ni una enfermedad, sino un consecuencia natural del envejecimiento de los órganos, en este caso de los ojos. Al llegar a la edad madura se produce, de forma progresiva, una falta de nitidez de la visión de cerca como consecuencia de la disminución de la capacidad de enfoque del ojo.

Al no haber medidas preventivas realmente eficaces, entre los 40 y los 45 años casi todo el mundo empieza a notar los primeros síntomas que, con el paso del tiempo, se van intensificando.


New Call-to-action


¿Cuál es el problema?

Lo que ocurre es que, con los años, el cristalino va perdiendo su elasticidad y capacidad de adaptación (acomodación), y esto implica que ya no es capaz de enfocar con la misma nitidez los objetos según la distancia a la que se encuentran.

¿Por qué afecta solamente en la visión de cerca?

Porque en reposo el ojo está preparado para la visión lejana. Entonces, en el momento en que se requiere la visión de objetos próximos, para leer por ejemplo, el ojo debe cambiar de foco y acomodarse. Pero en la presbicia, el cristalino y los músculos y ligamentos que lo rodean ya no funcionan con la eficacia de antaño y por eso vemos borrosos los objetos cercanos.

presbicia

Además de las molestias y dificultades para enfocar imágenes cercanas, las personas con presbicia no corregida es muy probable que sufran dolores de cabeza por el sobreesfuerzo continuo al tener que fijar la vista en un libro, la tablet, el móvil, para coser, etc.

Las soluciones

Para compensar la pérdida de acomodación del enfoque del cristalino es necesario usar lentes correctoras o bien someterse a una intervención quirúrgica.

Las gafas  de cerca

Si la persona con presbicia no tiene ningún otro problema visual, como miopía o astigmatismo, es suficiente con que use unas gafas especiales para ver de cerca. Pero si necesita también gafas o lentillas para ver de lejos la cosa se complica, puesto que va a tener que usar unas lentes progresivas (con cristales mucho más caros y que requieren un periodo de adaptación), si no quiere estar constantemente cambiándose de gafas: unas de cerca y otra de lejos.

Cirugía para la presbicia

Actualmente existen buenas alternativas a las gafas de cerca, puesto existe la posibilidad de tratar la presbicia o vista cansada mediante cirugía. Normalmente este operación se realiza con alguno de estos dos método:

  • Cirugía láser para aumentar la profundidad de foco y así compensar la pérdida de acomodación del cristalino.
  • Implantación de una lente intraocular multifocal, que es un procedimiento similar al que se utiliza en la cirugía de cataratas.

En todo caso, es muy importante que el paciente que esté valorando la posibilidad de una intervención acuda a un centro oftalmológico con el fin de realizarse un estudio personalizado, donde un profesional le informe sobre las distintas opciones según sus características, preferencias y necesidades personales.


New Call-to-action