Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Los defectos refractivos mal corregidos pueden causar migraña?

¿Quién no ha sufrido alguna vez un dolor de cabeza? Son muy molestos, pero la mayoría de veces inofensivos y pasajeros. Cuando se vuelven recurrentes e intensos, las personas que los padecen y sus médicos, tratan de encontrar el origen del problema: el estrés, la falta de sueño, algunos alimentos… pero a veces la causa de la migraña es un defecto refractivo desconocido o mal corregido.

New Call-to-action

¿Qué es la migraña?

Es una dolor de cabeza normalmente de carácter pulsátil (como un latido) en un lado o parte de la cabeza o en su totalidad. Con frecuencia, el dolor de cabeza no se produce solo, sino que va acompañado de:

  • Malestar general.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Fotofobia.
  • Anomalías visuales, como la visión de auras. En este caso hablamos de migraña oftálmica.

¿Qué provoca la migraña?

Ahora que hemos identificado sus principales características, veamos sus posibles causas:

  • Estrés mental, ansiedad y depresión.
  • Agotamiento físico.
  • Cambios hormonales.
  • Algunas bebidas y comidas: cafeína, picantes, chocolate…

Pero existe una causa menos conocida: los defectos refractivos

Los defectos refractivos como causa de migraña

Todos los defectos refractivos, tanto la miopía, como la hipermetropía o el astigmatismo, pueden ser causa de migraña si no han sido detectados o no están bien corregidos, así como también si la persona, teniendo que utilizar gafas o lentillas, no lo hace o no con la frecuencia que debería.

El dolor de cabeza provocado por un mala visión se produce por el sobre esfuerzo que tiene que hacer el sujeto que padece un defecto refractivo para poder distinguir los objetos desde todas las distancias. Forzar la vista a cada momento, acaba desencadenando dolor de cabeza y/o de ojos.

Hombre frotándose las sienes

El problema de los dolores de cabeza provocados por problemas de visión es que el tratamiento habitual para la migraña (reducción del estrés o uso de fármacos) no es efectivo en estos casos.

Por lo tanto, la única forma de evitar la migraña originada por algún defecto refractivo es detectarlo rápidamente para poder corregirlo con gafas o lentillas o con una tercera alternativa: la cirugía refractiva.

Una intervención sencilla y eficaz

Por lo general, las intervenciones de cirugía refractiva son operaciones muy sencillas, realizadas mediante láser y que ocasionan muy pocas molestias al paciente. En contrapartida, la mayoría de veces permiten ver bien desde todas las distancias sin necesidad de correcciones externas.

La recuperación es muy rápida y la gran mayoría de pacientes experimentan una mejoría muy importante de su calidad visual a las pocas horas de operarse. De cualquier modo, la verdadera mejoría se empieza a notar al día siguiente, consiguiendo una recuperación visual a los pocos días. Recuperación que coincide con la desaparición de las molestias iniciales: sensación de cuerpo extraño en el ojo, escozor o fotofobia.

Aunque depende de la técnica empleada, la reincorporación de los pacientes operados de cirugía refractiva a su quehaceres diarios, trabajos, estudios e incluso prácticas deportivas, suele producirse a la semana de la intervención, y a veces incluso antes.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario