Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Cómo es un ojo hipermétrope?

En la mayoría de casos, la hipermetropía se debe a un defecto de la forma del ojo. El ojo hipermétrope es más corto de lo normal y este menor tamaño provoca ese enfoque deficiente de la luz procedente de los objetos en la retina. En un porcentaje menor de hipermétropes el problema no es la forma del ojo, sino que el cristalino no tiene la suficiente potencia.

Tratamiento de la hipermetropía

Como el resto de defectos refractivos, la hipermetropía no se puede prevenir. Por lo tanto, lo único que podemos hacer es estar atentos a sus síntomas (mala visión de cerca y a veces también de lejos y, en ocasiones, fatiga visual, picor en los ojos o cefaleas por el esfuerzo continuado de acomodación del cristalino).

Una vez detectado o diagnosticado el problema, este se corrige con gafas o lentes de contacto con la graduación adecuada, existiendo la opción de la cirugía refractiva para corregir el defecto sin necesidad de usar ningún elemento correctivo externo.

Mujer con camisa blanca mirando la pantalla de un ordenador

Algunas consideraciones sobre la hipermetropía

  • La hipermetropía puede aparecer sola o bien en combinación con otro error refractivo: el astigmatismo.
  • La mayoría de recién nacidos (un 70% aproximadamente) nacen con hipermetropía, ya que su sistema visual aún no se encuentra totalmente desarrollado: es lo que se conoce como  hipermetropía fisiológica. Aunque a medida que el niño va creciendo este tipo de hipermetropía suele corregirse, de no ser así puede provocar diferentes alteraciones visuales, entre ellas el ojo vago o el estrabismo.
  • Es un problema muy frecuente. Se calcula que en España, un 30% de la población está afectada por esta anomalía visual.
  • En ocasiones, el problema desaparece en la adolescencia. Entonces la persona afectada solo deberá usar gafas o lentillas de manera temporal.
  • En personas mayores de 40 años, la hipermetropía puede confundirse, erróneamente, con otro defecto refractivo: la presbicia o vista cansada. Se trata, en cualquier caso, de dos problemas diferentes que pueden manifestarse de la misma forma: una mala visión a corta distancia. La hipermetropía, como hemos dicho, se suele deber a un defecto de la forma del ojo, mientras que la presbicia tiene lugar como consecuencia de la pérdida de eficacia del cristalino por el paso del tiempo.

Siempre es el especialista el que debe diagnosticar y confirmar un problema de hipermetropía y valorar el tratamiento más adecuado para cada paciente.

 
New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario