Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Consejos para combatir el ojo seco en el trabajo

El síndrome del ojo seco suele estar asociado a causas como el polen, la exposición a productos químicos, el polvo ambiental, las radiaciones ionizantes, los ambientes con bajos niveles de humedad y hasta la fatiga ocular.

Sin embargo, recientemente se ha registrado un repunte de los casos de personas que sufren esta anomalía, la gran mayoría derivados de una misma causa: el uso excesivo de los dispositivos electrónicos, pantallas y tecnologías de última generación.

Por ello, los especialistas en salud visual han establecido una estrecha relación entre el síndrome del ojo seco y los entornos laborales, pues en ellos se usan con frecuencia este tipo de artefactos tecnológicos.

New Call-to-action

El síndrome del ojo seco en las consultas actuales

Para que te hagas una idea más completa de lo que estamos hablando, ten en cuenta que aproximadamente el 40% de las consultas oftalmológicas actuales se deben al síndrome del ojo seco, que en el caso de España afecta a casi 5 millones de personas.

De ellas, un alto porcentaje comparte la misma fuente del problema: la exposición excesiva a las pantallas de ordenador o el uso de dispositivos móviles durante su jornada laboral, es decir, entre 6 y 8 horas diarias.

Aunque en nuestro día a día es una situación que puede pasar desapercibida, se trata de un condicionante que más vale abordar en el momento oportuno si no queremos que influya en nuestra productividad y que provoque otros inconvenientes.

Por ejemplo, se han dado casos de personas que han desarrollado el síndrome del ojo seco y que, ante la ausencia de un tratamiento eficaz y rápido, han desarrollado el denominado síndrome de Sjörgren, que es mucho más completo pues se relaciona con patologías como la sequedad en las mucosas.

Chico con camiseta morada se frota los ojos frente al ordenador

Factores que generan el síndrome del ojo seco en el trabajo

Aunque para combatir el ojo seco existen medicamentos eficaces que podemos aplicar bajo las órdenes de nuestro oftalmólogo, lo esencial en este caso sigue siendo mantener a raya los principales factores de riesgo, que pueden ser:

  • Edad avanzada:

El síndrome del ojo seco se produce básicamente por la poca hidratación de la zona ocular o hidratación inadecuada, porque la lágrima puede perder calidad, algo que es más común en personas que han superado los 45-50 años. Sin embargo, no por ello debe descartar en los trabajadores más jóvenes.

  • Exposición excesiva al sol:

Los trabajos que exigen una exposición diaria al sol o a las condiciones climáticas del lugar donde se realizan son una causa directa de esta anomalía. En estos casos, la clave está en proporcionar a los trabajadores unas buenas herramientas para la protección de sus ojos y de la zona ocular en general.

  • Contaminación:

También influyen aquellos ambientes que se caracterizan por tener los altos índices de contaminación. No es lo mismo trabajar en una oficina que una mina donde se extraen minerales y materiales. Aun así, dentro de esta categoría se puede incluir también los espacios donde se produce un uso excesivo del aire acondicionado o de la calefacción.

  • Lectura delante de pantallas:

Finalmente llagamos a una de las principales causas del síndrome del ojo seco en el ámbito laboral: la lectura en pantallas de ordenadores o dispositivos electrónicos en general. Para evitar que sea así, se deben tener en cuenta factores como la luz que emiten dichas pantallas, la iluminación (natural o artificial) del espacio donde nos desenvolvemos y el tiempo que nos lleva realizar las tareas.

Recuerda, la sobreexposición a las pantallas y ordenadores es, en la actualidad, una de las principales causas del síndrome del ojo seco. Sin embargo, no es la única; existen otros factores que pueden alterar los niveles normales de hidratación de los ojos. ¡Toma nota de ellos!

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario