Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Dacriocistitis: causas, síntomas y tratamiento

La dacriocistitis es la inflamación del saco lagrimal que sirve para drenar las lágrimas hasta la cavidad nasal. Cuando este conducto, o el mismo saco lagrimal, se inflama, se produce lo que se conoce como dacriocistitis, que puede manifestarse tanto de forma repentina como a lo largo de un período de tiempo prolongado. 

Qué es la dacriocistitis

La dacriocistitis se produce cuando el conducto nasolagrimal (lo que incluye el el saco lagrimal situado entre la parte alta de la nariz y el lado interior del ojo) se inflama. Este conducto es el encargado de drenar el exceso de lágrima desde los ojos hasta el conducto nasal. Sin embargo, cuando se produce una obstrucción del mismo, esto puede desencadenar problemas que se manifiestan con síntomas como inflamación y enrojecimiento en la zona. 

New Call-to-action

Causas y síntomas de más comunes

La causa más habitual de la dacriocistitis es una infección. Cuando virus o bacterias llegan hasta el conducto nasolagrimal y lo infectan, el cuerpo reacciona para defenderse de la infección, lo que provoca la inflamación de la zona y termina por bloquear el conducto. Los principales síntomas son enrojecimiento en el ojo, abundante lagrimeo, así como supuración de pus. 

Además, en algunas ocasiones, la infección puede llegar a producir un absceso que termina por abrirse camino a través de la piel, lo que termina presentando un canal de drenaje por el que el pus sale al exterior. A simple vista, puede confundirse con un grano, pero hay que tener en cuenta que, en realidad, la infección no procede de un poro de la piel infectado, sino del conducto nasolagrimal en cuestión. 

Hay que tener en cuenta que puede manifestarse tanto de forma repentina (dacriocistitis aguda), como en forma de una larga evolución en un período prolongado de tiempo (dacriocistitis crónica). En ambos casos, es importante que el paciente acuda al médico, que será la persona encargada de realizar el diagnóstico y de prescribir el tratamiento más adecuado en cada caso. 

Por otro lado, se debe considerar que las personas con dacriocistitis crónica, a causa de la incapacidad del ojo para evacuar de forma adecuada la lágrima natural, tienen una mayor tendencia a padecer conjuntivitis. Por lo que es importante que estas personas extremen la limpieza y la higiene en la zona. 

Cuándo acudir al médico y posibles tratamientos

Los tratamientos recomendados para la dacriocistitis dependen de cada caso y de cada paciente en particular. No obstante, en la mayoría de situaciones, la dacriocistitis aguda se trata con antibióticos destinados a curar la infección y, posteriormente, mediante cirugía para evitar el bloqueo del conducto nasolagrimal. En el caso de una dacriocistitis crónica, lo más habitual es limpiar la zona mediante una intervención quirúrgica que también asegure que se evita el bloqueo del conducto. 

En cualquier caso, el tratamiento a seguir dependerá del grado de la enfermedad y de las características del paciente en concreto, por lo que es importante acudir al médico ante el menor síntoma para que pueda llevar a cabo una evaluación y prescriba el tratamiento más adecuado en cada caso. 

¿Qué pasa en el caso de los bebés?

Aparte de la dacriocistitis causada por una infección, el conducto nasolagrimal también se puede obstruir de forma natural por sí solo. Esta es una situación bastante habitual en el caso de los bebés, debido, principalmente, al pequeño tamaño de su conducto nasolagrimal. En estos casos, lo más habitual es que los progenitores puedan solucionar el problema mediante un suave masaje en la zona que se realiza con delicadeza con la yema de los dedos. Para realizarlo, los padres deben ser instruidos por el pediatra. 

En cualquier caso, incluido también en el caso de los bebés, esta es una situación que deberá ser evaluada por un médico,  que será quien recomiende el tratamiento más adecuado en cada situación. 

Fuente:

MSD Manuals – Dacriocistitis

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario