Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Dificultad para ver de cerca: causas y soluciones

A la dificultad para ver de cerca a partir de cierta edad se le denomina presbicia o vista cansada y consiste en una pérdida progresiva y gradual de la capacidad para enfocar correctamente los objetos cercanos.

Es un problema extraordinariamente común, de hecho casi todas las personas llegadas a una cierta edad lo sufren en mayor o menor grado. Suele debutar entre los 40 y 45 años, aunque depende mucho de cada persona, y tiende a acrecentarse durante 15 o 20 años, estabilizándose alrededor de los 60 años.

¿Por qué se produce la presbicia?

Para entender por qué la presbicia es prácticamente inevitable en todas las personas a partir de los 40 o 45 años, debemos entender la textura y composición del cristalino, una estructura transparente situada entre el iris y el humor vítreo que actúa como si se tratase de una lente biconvexa con una función muy importante: enfocar desde todas la distancias mediante un proceso denominado acomodación.

A diferencia de la córnea, que es rígida, el cristalino tienen una cierta flexibilidad y elasticidad, lo que le permite cambiar de forma y tamaño, es decir, acomodarse para poder ver bien desde todas las distancias. Esta acomodación se produce gracias a un músculo  que rodea al cristalino, denominado músculo ciliar. 

Mujer se ajusta las gafas para ver el teléfono móvil

El funcionamiento del cristalino es el siguiente: cuando miramos a lo lejos, el músculo ciliar se relaja, mientras que al enfocar un objeto cercano dicho músculo se contrae. La consecuencia de ello es que el cristalino se curva ligeramente, cambiando el enfoque y permitiendo ver bien de cerca y así poder leer, escribir y realizar correctamente cualquier actividad que requiera una buena visión de detalle.

El problema se produce cuando, normalmente debido al proceso natural de envejecimiento, el cristalino se endurece y pierde flexibilidad y, en consecuencia,  ya no puede acomodarse como antes para enfocar con precisión desde distancias cortas.

New Call-to-action

Factores de riesgo

La edad es, con mucho, el principal factor de riesgo para desarrollar presbicia o vista cansada. Con una influencia mucho menor, existen algunas circunstancias médicas que pueden favorecer su aparición en personas menores de 40 años:

  • Ciertas patologías visuales, como la hipermetropía o generales como: diabetes, esclerosis múltiple y enfermedades cardiovasculares.
  • Tomar determinados medicamentos como: diuréticos, antihistamínicos y antidepresivos.

 

Soluciones para la presbicia

La solución histórica para corregir los problemas para ver de cerca ha sido el uso de gafas , que actúan como un lupa, permitiendo realizar actividades diarias como escribir, leer, coser, etc. En los últimos años, las lentillas para presbicia se han sumado también como posible remedio contra los problemas para ver de cerca.

Pero estos tratamientos no dejan de ser soluciones intermedias que no atajan el problema de raíz, simplemente nos permiten mejorar la visión de cerca con soluciones ópticas. 

Por fortuna, hoy en día la presbicia o vista cansada puede operarse con éxito, ya sea implantando una lente intraocular multifocal para sustituir el cristalino, que ya no es capaz de hacer bien su función, o con la acción de un láser mediante un procedimiento similar al que se usa para corregir defectos refractivos como miopía, hipermetropía y/o astigmatismo. En este último caso, lo que se hace es modificar el espesor de la córnea, normalmente con un láser Excímer, con el fin de moldearla y modificar su graduación. 

En ocasiones, mediante una operación de presbicia se pueden corregir también problemas de visión intermedia o lejana, ya que es posible colocar una lente intraocular multifocal o corregir la córnea, de modo que los objetos situados a varias distancias se enfoquen de la forma correcta sobre la retina.

Para elegir el mejor tratamiento para solucionar la presbicia es indispensable acudir a la consulta de un especialista y estudiar cada caso y circunstancias personales: edad, grado de presbicia, existencia de otros defectos refractivos o patologías visuales o generales, tipo de trabajo y actividades de ocio habituales. Se trata de valorar todo en conjunto y consensuar entre paciente y facultativo la solución que permita ver mejor, sea más cómoda y ofrezca una mayor libertad. 

Hoy en día, la vista cansada tiene soluciones muy efectivas y no debe ser, para nada, incapacitante ni provocar que dejes de practicar con comodidad las tareas y actividades que tienes que hacer o te dan satisfacción.

New Call-to-action

1 Comentario

  1. 4 de agosto de 202017:33
    dijo:

    Excelente.
    muchas gracias por la información.
    saludos.

Escribe un comentario