Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

DMAE: una enfermedad degenerativa de la retina

La DMAE, siglas de Degeneración Macular Asociada a la Edad, es una enfermedad importante, ya que puede causar pérdida visual irreversible de la visión central y desgraciadamente, es muy frecuente en personas de edad avanzada:

New Call-to-action

¿En qué consiste la DMAE y cuáles son sus síntomas?

Los responsables de esta enfermedad son unos depósitos que, como consecuencia del envejecimiento, se van formando debajo de la retina, afectando a la visión central en mayor o menor grado, pudiendo ir los síntomas desde una disminución parcial de la visión hasta la ceguera total. Es, por lo tanto, una enfermedad potencialmente grave, puesto que sin una buena visión central no es posible realizar con calidad tareas tan habituales como leer o ver la televisión.

Estos depósitos responsables de la DMAE reciben el nombre de drusas maculares y se trata de residuos celulares, deshechos o detritus que se van almacenando en la mácula (zona central de la retina sensible a la luz) o alrededor del nervio óptico.

Las drusas se crean cuando la circulación sanguínea deja de funcionar de una forma óptima y que, aunque no produce síntomas cuando se depositan alrededor del nervio óptico, si lo hacen en la mácula, que es la responsable de que podamos apreciar los detalles en el centro de la visión, sí que produce síntomas considerables como:

  • Visión central borrosa en mayor  o menor grado (aunque sigue conservándose la visión periférica).
  • Alteraciones de la visión de las imágenes en la forma (metamorfopsia) o tamaño (macropsia si los objetos se van más grandes de lo normal o micropsia si se perciben más pequeños).

Hombre canoso con polo blanco en revisión oftalmológica

Tipos de DMAE y sus tratamientos

Existen dos tipos de DMAE, que difieren mucho en frecuencia y virulencia:

1. DMAE seca o atrófica

De progresión lenta (puede tardar décadas en producirse una pérdida de visión total), es de largo la forma más frecuente de la enfermedad (aproximadamente un 90% de los casos). En sus fases iniciales no da síntomas, ya que estos van apareciendo a medida que se produce una pérdida progresiva de las células de la mácula.

Tratamiento de la DMAE seca

No existe un tratamiento específico, aunque en los estadios intermedios-avanzados el especialista suele prescribir aportes vitamínicos (antioxidantes, luteína) para intentar ralentizar la progresión de la enfermedad.

2. DMAE húmeda o exudativa

Muy agresiva y grave (puede llegar a provocar la pérdida total de la visión en pocas semanas). Consiste en la aparición de un tejido nuevo que crece muy rápidamente debajo de las capas más profundas de la retina. Además puede llegar a producir hemorragias y derrames dentro de la mácula, afectando gravemente al campo visual central.

Tratamiento de la DMAE húmeda

Para versión de DMAE más agresiva existen dos tipos de tratamientos: fármacos antiangiogénicos que se administran con una inyección intravítrea y, en ciertos casos, la cirugía láser de fotocoagulación directa. Ambos tratamientos se han mostrado bastante efectivos a la hora de detener la pérdida de visión y hasta mejorarla.

Como en muchas enfermedades visuales, la prevención es fundamental para la detección y posterior tratamiento de la DMAE, así como evitar, siguiendo una dieta correcta y practicando ejercicio, factores de riesgo como: la obesidad, la hipertensión, y las enfermedades cardiovasculares. Otro hábito de riesgo a evitar es el tabaquismo.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario