Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Dolor en el lagrimal: ¿por qué puede producirse?

El dolor en el lagrimal es uno de los síntomas que puede producir una infección en el saco lagrimal, lo que se conoce como dacriocistitis. Dicho dolor suele ir acompañado de un  enrojecimiento en la esquina interior del ojo, o bien alrededor del mismo y la nariz.

Además, este dolor en el lagrimal está asociado a la obstrucción del conducto lagrimal, lo cual puede conllevar otros síntomas.

A continuación te contamos qué otros indicios pueden aparecer, así como cuándo es necesario acudir al especialista y cómo se soluciona este problema.

New Call-to-action

¿Qué es el saco lagrimal?

El saco lagrimal es la zona superior del canal o vía lagrimal, que es el punto de unión de las fosas nasales, donde se vierten las lágrimas secretadas a nivel del ojo.

Dicho espacio tiene forma triangular y está ubicado en el ángulo interior del ojo, justo donde se unen los párpados superiores e inferiores.

Cuando se obstruye el conducto que conecta el saco lagrimal con la cavidad nasal puede llegar a producirse una infección en este saco lagrimal, que es lo que se conoce como dacriocistitis. La dacriocistitis suele afectar, especialmente, a los niños recién nacidos y a las mujeres de un tramo de edad entre los 40 y los 50 años.

¿Qué puede causar la obstrucción del conducto lagrimal y la infección del saco?

Las principales causas de la obstrucción del lagrimal son:

  • Obstrucción congénita del conducto lagrimal. Este problema es muy frecuente en los bebés.
  • Cambios relacionados con la edad. El envejecimiento puede provocar estrechamiento de los conductos y obstrucción.
  • Infección o inflamación.
  • Aparición de pólipos o tumores en el conducto lagrimal.
  • Traumatismos nasales.
  • Hipertrofia del cornete inferior de la nariz.

¿Qué síntomas de infección en el lagrimal suelen acompañar al dolor?

Cuando se produce una infección en el saco lagrimal, además del dolor en el lagrimal, aparecen otros síntomas relacionados con la obstrucción del conducto lagrimal, que son:

  • Inflamación y enrojecimiento de la zona del saco lagrimal.
  • Hinchazón (edema) del saco lagrimal con acumulación de líquido.
  • Excesivo lagrimeo en los ojos, lo que se conoce como epífora.
  • Ojos llorosos.
  • Inflamación del párpado .
  • Formación de legañas en las pestañas.
  • Formación de mucosa en el ojo.
  • Visión borrosa.
  • Episodios de fiebre.

Por otra parte, todos estos síntomas pueden empeorar o hacerse más evidentes tras un resfriado o una infección sinusal, o por la exposición a inclemencias meteorológicas, como el frío, el viento o la luz solar.  

Mujer frotándose los ojos

¿Cómo puedo saber si tengo una infección en el lagrimal?

Existen una serie de signos característicos de la infección lagrimal:

  • Aparición de un edema doloroso y eritematoso a nivel de la porción nasal del párpado inferior.
  • Si se hace presión del saco lagrimal es frecuente que se produzca una secreción mucoide o con pus.
  • También puede producirse una fístula a nivel del tendón cantal medial.
  • Si la infección se cronifica se pueden dar otros signos, como un quiste o mucocele en el saco lagrimal y, en un número muy pequeño de casos, derivar en una celulitis orbitaria o facial.

¿Cuándo es necesario acudir al especialista?

En principio, un dolor en el lagrimal leve no es sinónimo de que exista un problema de gravedad y puede desaparecer por sí mismo al cabo de unas horas o de unos días.

Sin embargo, si en algún momento el dolor de ojos es bastante intenso, su duración es superior a 2 días o va acompañado de visión borrosa, ojo rojo o hinchazón, es necesario acudir al especialista.

New Call-to-action

¿Qué medidas preventivas podemos tomar si sufrimos dolor en el lagrimal?

Además de acudir al oftalmólogo si se dan las circunstancias descritas, cuando se tiene un episodio de dolor en el lagrimal, es importante tomar medidas preventivas como:

  • Evitar la fatiga visual y la irritación de los ojos. En este sentido, es conveniente no realizar actividades que requieran exigencia visual en lugares con exceso de luz y disminuir el uso de las pantallas electrónicas (ordenador, tabletas, móviles, etc.).
  • En el caso de ser usuario de lentes de contacto, dejar de utilizarlas momentáneamente para evitar complicaciones.

¿Qué tratamientos se utilizan para aliviar el dolor en el lagrimal?

Para aliviar y, finalmente, eliminar el dolor del sacro lagrimal es necesario resolver la principal causa de la dacriocistitis, que no es otra que la obstrucción de la vía lagrimal, que se suele dar en el conducto lagrimal que conecta el saco lagrimal con la cavidad nasal.

Dicha obstrucción tiene dos consecuencias: la acumulación de lágrimas en el saco lagrimal y la aparición de determinadas bacterias.

La infección causante del dolor en el saco lagrimal puede ser aguda o crónica, requiriendo un tratamiento distinto en cada caso.

Tratamiento de la dacriocistitis aguda

Si la infección es aguda es probable que produzca un fuerte dolor, además de otras complicaciones, como inflamación, secreciones, edema o acumulación de pus.

El tratamiento más habitual de estas infecciones agudas del saco lagrimal es la utilización por vía oral de medicamentos antibióticos, antiinflamatorios o analgésicos, y, si se ha formado un absceso, puede que sea necesario realizar una pequeña intervención, que consiste en hacer una incisión y colocar un drenaje quirúrgico.

Tratamiento de la dacriocistitis crónica

El otro tipo de infección, la crónica, se caracteriza por presentar síntomas más leves pero repetitivos y recurrentes: lagrimeo continuo, secreciones, enrojecimiento…

En estos casos, el tratamiento más común es el farmacológico a través de la prescripción de antibióticos y antiinflamatorios.

El dolor en el lagrimal, por tanto, está relacionado con una infección en el saco lagrimal, lo cual a su vez se produce por una obstrucción de la vía lagrimal. El uso de medicamentos es el tratamiento más habitual, aunque en ocasiones también es necesaria una pequeña intervención para eliminar el absceso formado.  

Fuentes

Academia Americana de Oftalmología – Síntomas del conducto lagrimal obstruido

Clínica Mayo – Lagrimal bloqueado

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario