Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Neuritis óptica: descubre su tratamiento

La neuritis óptica es una de las lesiones más comunes del nervio óptico y consiste en una inflamación del mismo como consecuencia de diversos problemas . Frecuentemente, la neuritis óptica o neuritis retrobulbar está relacionada con un proceso inflamatorio general del sistema nervioso debido a patologías como la esclerosis múltiple.

New Call-to-action

En ocasiones no se encuentra la causa exacta que desencadena la inflamación, hablándose entonces de neuritis óptica idiopática. No es una enfermedad muy frecuente y generalmente aparece en personas jóvenes, de entre 25 y 45 años.

¿En qué consiste la neuritis óptica y cuál es su desarrollo?

Esta patología consiste, como hemos señalado, en una inflamación del nervio óptico que se inicia de forma abrupta, produciendo una serie de alteraciones visuales: pérdida de nitidez, problemas para diferenciar los colores y visión distorsionada en alguna zonas del campo visual. Los síntomas se agudizan durante unos pocos días y, posteriormente, se suele producir una recuperación durante los 6 meses siguientes.

El problema es que la recuperación no siempre es completa, pudiendo quedar secuelas como: alteración de la visión de ciertos colores o problemas para la visión de los detalles en determinadas situaciones de contraste, lo que puede provocar dificultades para leer. En definitiva, la neuritis óptica puede producir una disminución de la calidad de la visión y, en consecuencia, una menor calidad de vida de las personas afectadas.

Pantalla de máquina durante prueba oftalmológica

Diagnóstico y tratamiento

Para el diagnóstico de la neuritis óptica, que en ocasiones se encuentra dentro del contexto de enfermedades generales del sistema nervioso, siendo la más común la esclerosis múltiple, es necesarios realizar pruebas diagnósticas específicas:

  • Tomografía de coherencia óptica (TCO),  para evaluar la inflamación en el nervio óptico y monitorizar la progresión del daño. Es la prueba fundamental y más importante de todas.
  • Pruebas funcionales visuales: campimetría, visión en color y agudeza de alto y bajo contraste, para comprobar que alteraciones visuales concretas que está provocando la enfermedad.
  • Resonancia magnética cerebral, se usa sobre todo para evaluar lesiones cerebrales compatibles con esclerosis múltiple.
  • Analítica de sangre para descartar otras enfermedades reumatológicas o infecciosas.

¿Cómo se trata la neuritis óptica?

El tratamiento de la neuritis óptica dependerá del motivo de la inflamación del nervio óptico, que es el encargado de transmitir la información visual desde la retina hasta el cerebro.

Si la neuritis óptica es una consecuencia de la enfermedad conocida, como la esclerosis

múltiple, los neurólogos utilizan terapias específicas para evitar nuevos brotes. Se administran, sobre todo, fármacos corticosteroides pero, en cualquier caso, estos medicamentos no consiguen la recuperación de las lesiones que ya se hayan producido en el nervio óptico.

Los  corticoides intravenosos u orales se usan para acortar los períodos en que los síntomas son más intensos. En la actualidad hay abiertas nuevas líneas de investigación enfocadas a  favorecer la remielinización y promover la neuroprotección del nervio óptico.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario