Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Obstrucción del lagrimal: ¿por qué sucede?

La obstrucción del lagrimal impide que la lágrima fluya correctamente por el conducto lagrimal que se extiende desde el ojo hacia la nariz. Ante esta dificultad para drenar la lágrima, la persona experimenta dificultades y es común presentar un lagrimeo constante que genera bastantes molestias.

Este bloqueo, asimismo, puede ser completo o parcial (estenosis).

Uno de los principales problemas de un lagrimal bloqueado es que las lágrimas se quedan estancadas, dado que no se evacúan convenientemente. Por lo tanto, se favorece la proliferación de bacterias, virus y hongos. Todos estos patógenos acaban derivando en inflamaciones e infecciones oculares recurrentes.

New Call-to-action

Otros síntomas que pueden evidenciar un caso de obstrucción del lagrimal son los siguientes:

  • Lagrimeo excesivo que suele ir acompañado de secreción (legañas).
  • Ojo rojo
  • Infección en el saco lagrimal.

También puede ocasionar un quiste en el saco lagrimal (mucocele).

Primer plano ojo de anciano con lágrima

Existen diversas razones que pueden explicar esta obstrucción. Todas ellas, además, son muy diversas. Las vemos a continuación:

Causas de la obstrucción del lagrimal

  • Un tumor. Este crecimiento anormal puede presentarse en cualquier punto del conducto y bloquear la salida de la lágrima.
  • El uso reiterado de gotas, como las que se emplean para el tratamiento del glaucoma, pueden causar (aunque no es lo habitual) el bloqueo del conducto lagrimal.
  • Una lesión o traumatismo.
  • También los medicamentos empleados para tratamientos oncológicos pueden derivar en un bloqueo del conducto lagrimal.
  • Factores como la edad y el sexo del paciente pueden propiciar la obstrucción del canal. Así, las mujeres son más propensas a desarrollarlo.
  • Acumulación de detritus.
  • Blefaritis.
  • También puede deberse al propio envejecimiento.

Por supuesto, a veces es imposible determinar cuál es la causa de la obstrucción del lagrimal.

También es posible observar casos de obstrucción del lagrimal en bebés. De hecho, afecta a unos 6 de cada 100 recién nacidos. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con los adultos, la mayoría de los veces estos canales obstruidos en bebés sanan de manera espontánea durante su primer año de vida sin mayor repercusión.

¿Cuál es el tratamiento para una obstrucción del lagrimal?

El oftalmólogo suele decantarse por alguno de los siguientes métodos:

  • Masajes
  • Limpieza de las secreciones de forma diaria.
  • Antibióticos en gotas o ungüentos que ayudarán a combatir la infección.

Cuando todo esto falla y no obtenemos resultados, otra manera de abordar el tratamiento de la obstrucción del lagrimal o lagrimales es a través de una intervención quirúrgica llamada dacriocistorrinostomía.

En concreto, con esta operación se realiza un conducto alternativo al que está obstruido. Así, el paciente eliminará las lágrimas a través de este nuevo canal.

En el caso de tratarse de una obstrucción parcial puede optarse por ampliar el conducto existente.

Tras la cirugía, el paciente deberá aplicarte un aerosol descongestionante nasal, además de gotas para los ojos con el objetivo de prevenir infecciones y reducir la posible inflamación.

Unos 3 ó 6 meses más tarde, el paciente deberá volver al consultorio a fin de retirar los stents que se instalaron para evitar que el nuevo conducto se cerrase.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario