Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Existe una operación efectiva para corregir el ojo vago?

¿Qué es el ojo vago y por qué se produce?

A la ambliopía se la conoce popularmente como ojo vago u ojo perezoso y normalmente se caracteriza  por una  pérdida de la agudeza visual de uno de los dos ojos sin que exista una alteración de las estructuras de ese ojo, mientras que el otro desarrolla una visión normal. En algunas ocasiones, los dos ojos se vuelven “perezosos”, hablándose entonces de ambliopía bilateral.

Como hemos dicho, para poder considerarse ambliopía, este problema de visión no puede estar producido por una alteración de las estructuras de los ojos, sino por causas distintas como:

  • Cataratas.
  • Estrabismo.
  • Anisometropia, que es una importante diferencia de graduación entre los dos ojos.

El ojo vago, también conocido como ojo ambliópico, puede darse tanto en adultos como en niños. En esto últimos, este problema puede afectar al desarrollo del ojo afectado,  ya que el niño utiliza más el sano, provocando que el vago no llegue a desarrollarse adecuadamente.

Se trata de un problemas frecuente, estimándose que entre un 2 y un 3% de la población total sufre de ambliopía.

New Call-to-action

 

Niña rubia con gafas tapándose un ojo

Sus síntomas

La detección de esta patología, especialmente en niños, es a veces complicada, ya que el ver bien por uno de los ojos permite desenvolverse con normalidad, por lo que el problema puede pasar desapercibido para ellos y sus padres.

Por lo tanto, es importante estar atentos a algunos indicadores como:

  • Desviar un ojo.
  • Mirar de lado la televisión o la pizarra.
  • Parpadear de forma exagerada o insistente.
  • Frotarse los ojos.
  • Quejarse de dolores de cabeza.
  • Acercarse mucho a los libros al leer o a las libretas al escribir.
  • Seguir los renglones con un dedo para no perderse mientras lee.

Tratamientos

El ojo vago no se soluciona con una operación. Al menos no de forma directa, ya que algunas de las causas que lo provocan, como el estrabismo o las cataratas, sí pueden intervenirse quirúrgicamente.

Los tratamientos más habituales, sobre todo en niños, son las actuaciones sobre el ojo dominante con el fin de obligar al vago o perezoso a forzar más la vista y desarrollarse.

El más común y práctico es el uso de parches para tapar el ojo dominante, pero también se utilizan otros métodos como colirios dilatadores o gafas con una graduación no necesaria en el ojo sano.

Cabe decir que estos tratamientos solo son efectivos si se realizan antes de los 8 años aproximadamente, es decir, antes de que finalice el desarrollo visual.

Complicaciones de la ambliopía

Es importante detectar cuanto antes el problema, de ahí la necesidad de efectuar controles periódicos ya que los síntomas no siempre son evidentes, y así poder iniciar el tratamiento los antes posible.

De no solucionarse el problema de manera temprana, el ojo vago puede llegar a derivar en:

  • Desarrollo de daños visuales serios y permanentes en el ojo ambliópico.
  • Afectaciones en la transición de la visión entre la infancia y la edad adulta.
  • Pérdida de la capacidad de ver óptimamente en profundidad (visión en tres dimensiones).
  • En caso de que el ojo sano enferme o se lesione, la persona se ve abocada a una visión deficiente durante toda su vida.
  • Está estadísticamente demostrado que las personas con una ambliopía no corregida tienen más del doble de posibilidades de sufrir un accidente en el ojo sano, la mayoría de veces traumatismo provocados por golpes fortuitos.

Aunque no es operable, el ojo vago  suele tener una satisfactoria evolución con tratamientos como los citados parches, pero para ello se debe detectar y tratar a tiempo.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario