Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Precauciones al tratar los ojos secos con remedios caseros

Existen diversos remedios caseros que suelen recomendarse a la hora de tratar problemas relacionados con la sequedad de los ojos. Sin embargo, es muy importante tener cuidado con estas supuestas soluciones, ya que, en la mayoría de los casos, no solo no son efectivas, sino que suponen un verdadero riesgo para la salud de nuestros ojos. De este modo, si se está pensando en tratar los ojos secos con remedios caseros, será mejor que leas el siguiente artículo antes de cometer una imprudencia. 

New Call-to-action

Qué es el síndrome del ojo seco

Se conoce como síndrome del ojo seco al problema visual que hace que la producción natural de lágrima en los ojos no sea la correcta. Este problema de la lágrima del ojo puede deberse tanto a una falta de cantidad de lágrima, como a una calidad incorrecta de la misma (la lágrima no solo contiene agua, sino otras sustancias que ayudan a que lubrique y limpie correctamente el ojo). Cuando la lágrima que producen los ojos tiene uno o ambos problemas, no cumple correctamente su función, y es entonces cuando hablamos de síndrome del ojo seco. 

El síndrome de ojo seco se puede deber a diferentes causas, así como que se manifieste de forma puntual o crónica en los pacientes. Sus principales síntomas son picor en los ojos, así como sensación de sequedad o de que haya arenilla en la superficie de los ojos. Esta sensación se debe a la sequedad producida por la calidad o cantidad insuficiente de lágrima, lo que hace que, aunque el paciente se pueda limpiar el ojo, la sensación persista o incluso se agrave. 

Persona con ojos azules echándose un colirio

Por qué no se deben tratar los ojos secos con remedios caseros

Ante este síndrome, son muchas las personas que optan por remedios caseros o naturales para combatir este problema. Sin embargo, hay que tener en cuenta varios aspectos importantes. Por un lado, hay que considerar que estos remedios no son realmente efectivos, ya que cualquier sustancia que se pueda utilizar (aunque sea natural o casera), no se corresponde realmente con el equilibrio químico de la lágrima natural del ojo humano. En consecuencia, no servirá para solucionar o tratar el problema y, en el mejor de los casos, proporcionará una sensación de alivio momentánea que enseguida volverá a manifestarse como picazón o sequedad. 

Por otro lado, hay que tener en cuenta que, en el peor de los casos, estos supuestos remedios caseros pueden ser realmente peligrosos para la salud de nuestros ojos. Dependiendo del tipo de sustancias que se utilicen, estas pueden implicar reacciones alérgicas o incluso abrasión en la superficie del ojo. Además, debido a que estas sustancias no están aisladas y producidas en laboratorio, en la mayoría de los casos, presentan gérmenes que pueden llegar a provocar infecciones como la conjuntivitis. Por lo que no solo no solucionarán el problema del síndrome del ojo seco, sino que tratar los ojos secos con remedios caseros puede ser un verdadero peligro al constituir una vía de contagio muy efectiva para los gérmenes presentes en el ambiente. 

Tratamiento correcto del síndrome del ojo seco

Sin embargo, el hecho de que tratar los ojos secos con remedios caseros sea una opción completamente desaconsejable, no significa que no existan alternativas adecuadas para tratar este problema. El tratamiento correcto del síndrome del ojo seco se realiza a partir de las denominadas como lágrimas artificiales. Estas lágrimas son una solución líquida fabricada en laboratorio y en una atmósfera controlada (lo que garantiza su seguridad sanitaria) que tienen la misma composición química que las lágrimas naturales del ojo humano, lo que hace que sirvan como sustitutivo de estas. 

Este tipo de lágrimas se comercializan en farmacias y en algunos establecimientos que trabajan con productos de cosmética y droguería, por lo que son fáciles de encontrar. Además, como se comercializan sin receta, es un medicamento que se puede utilizar con seguridad en cualquier situación. Su uso se basa en la aplicación óptica de las gotas, de forma similar a como se haría con un colirio estándar. De esta manera, se recupera la lubricación y equilibrio químico de la lágrima de los ojos, solucionando el problema del síndrome de ojo seco y sin necesidad de recurrir a supuestos remedios que, además de no cumplir correctamente su función, constituyen un peligro para la salud de nuestros ojos. 

Además, más allá del uso de las lágrimas artificiales, hay que tener en cuenta que también existen otras alternativas para el tratamiento del ojo seco, y que el oftalmólogo deberá valorar. Como son el uso de suero autólogo, esteroides, tapones lagrimales, etc. Por eso, la mejor opción si se sospecha que se puede padecer síndrome de ojo seco, será acudir al médico para que lleve una evaluación personal del caso del paciente.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario