Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Presbicia y miopía, ¿siempre van juntas?

Sufrir un cuadro de presbicia y miopía al mismo tiempo no es tan excepcional como lo creen algunas personas. De hecho, estas dos enfermedades tienen bastante más en común de lo que en principio nos puede parecer.

Sin embargo, una de las dudas más extendidas al respecto es si en todos los pacientes se presentan a la vez. La respuesta es negativa: si bien existen muchos casos que certifican la coexistencia de estos dos defectos visuales, eso no significa que sea una regla natural. En el siguiente post te contamos el porqué de ello.

 

New Call-to-action

 

Presbicia y miopía, ¿en qué coinciden?

¿Cómo es posible que una enfermedad como la miopía, que por lo general se desarrolla en los primeros años de vida, tenga algo que ver con la presbicia, la cual, en cambio, guarda una estrecha relación con el proceso de envejecimiento?

Esta es la pregunta que se hacen muchas personas y ante la cual sólo se puede decir una cosa: la relación entre ambos defectos refractivos no tiene que ver tanto con la edad de quien las padece como con la zona afectada.

Recordemos que en la miopía las imágenes de los objetos que percibimos se forman delante de la retina, lo cual impide enfocar correctamente los objetos de lejos. Esto es así porque el cristalino o la córnea son muy potentes o porque el ojo es muy alargado.

En la presbicia, por el contrario, el defecto consiste en no poder enfocar los objetos que están a corta distancia debido al deterioro del cristalino o a su déficit de acomodación. Ambas consecuencias son producto de la edad avanzada del paciente.

Ten en cuenta, además, que la presbicia o vista cansada es un problema que también se puede presentar de forma conjunta con  la hipermetropía, con la que comparte la dificultad para enfocar objetos cercanos. Lo que nunca podrá ocurrir es que un paciente tenga un cuadro de miopía e hipermetropía, pues son dos problemas opuestos.

Hombre alejando un libro para leerlo

¿Qué supone un cuadro de miopía y presbicia a la vez?

La presbicia, al ser un defecto visual asociado al proceso de envejecimiento, es algo de lo que prácticamente nadie puede escapar, y que empieza a dar sus primeros síntomas pasado el umbral de los 45 0 50 años de edad.

Esto nos lleva a concluir que prácticamente todos los pacientes con miopía (o con otro defecto refractivo) tendrán que sobrellevar simultáneamente ambas enfermedades.

Cuando es así, y dadas las características de la presbicia y la miopía, los pacientes están obligados a usar dos tipos de lentes, tanto si optan por el uso de gafas como por el de lentillas: uno para ver objetos de cerca y otro para ver de lejos.

Existe una tercera alternativa a la que cada día se suman más pacientes. Hablamos de las lentillas multifocales o progresivas, que adaptan el ojo a cada circunstancia y son capaces de responder tanto cuando el ojo enfoca un objeto de cerca como de lejos. Es decir, son unas lentillas que hacen una doble función. No obstante, las lentillas multifocales tienen la desventaja de que son más caras que las lentillas tradicionales y, además, no todos los pacientes se adaptan a ellas.

Una solución que permite ganar en comodidad es la cirugía de la presbicia, tanto con el implante de una lente intraocular multifocal como con el uso del láser.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario