Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Qué es la ptosis palpebral?

La ptosis palpebral es una caída de uno o los dos párpados superiores, existiendo diversos grados: desde un leve descenso del párpado que apenas origina molestias al paciente, a una caída total que puede llegar a cubrir la pupila por completo, hasta el punto de limitar y hasta impedir la visión.

Los síntomas asociados a la ptosis son muy claros y evidentes: caída del párpado superior que llega a cubrir parcial o totalmente el ojo y reducción del campo visual.

New Call-to-action

¿Cuáles son las causas de la ptosis palpebral?

Aunque la pérdida de potencia del músculo elevador como consecuencia del envejecimiento (ptosis aponeurótica) es la principal causa de la ptosis, la caída de los párpados superiores puede darse también por otras causas, afectando incluso a niños y recién nacidos (ptosis congénita).

Las causas más comunes de ptosis son, por lo tanto:

  • Problemas funcionales de los músculos que permiten la elevación de los párpados, ya sea por envejecimiento o por un desarrollo lento o insuficiente de los mismos.
  • Causas hereditarias.
  • Ausencia de estímulo nervioso en el músculo (ptosis neurogénica). Esta anomalía suele aparecer en niños afectados del síndrome de Marcus Gunn.
  • Existencia de un quiste o tumor en el párpado superior que provoca una caída mecánica (ptosis mecánica).
  • Cuando el músculo elevador del párpado superior no es capaz de conseguir, por un problema funcional, que el párpado se sitúe en una posición normal (ptosis mecánica).

Tipos de ptosis palpebral

Existen 4 tipos de ptosis:

  1. Ptosis aponeurótica. Se produce a consecuencia del envejecimiento de los tejidos palpebrales, lo que provoca que el músculo elevador se afloje y, en consecuencia, se produzca la caída del párpado. Es el tipo más común de todos. 
  2. Ptosis neurogénica o síndrome de Marcus Gunn. Suele producirse en niños y es una anomalía que se caracteriza por la falta de estímulo nervioso en el músculo.
  3. Ptosis mecánica: La causa del problema es un quiste o tumor en el párpado superior que provoca una caída “mecánica”.
  4. Ptosis miogénica. En este caso el músculo elevador del párpado superior no realiza bien su función, siendo imposible que el párpado se encuentre en su posición normal.

Dedos abriendo un ojo

Tratamiento de la ptosis palpebral

El problema de los párpados superiores caídos no admite ningún tipo de prevención, por lo que el único tratamiento posible es el quirúrgico.

¿En qué consiste la cirugía de ptosis?

Esta intervención quirúrgica tiene el objetivo de reparar el músculo que sirve para levantar el párpado con el propósito de que recupere el tono y fuerza suficientes. De esta forma, se consigue que el párpado superior se eleve a su posición normal.

Para lograr este objetivo se pueden utilizar diversos procedimientos, todos ellos con una característica común: se realizan incisiones invisibles y muy poco invasivas. Normalmente se hace con anestesia local, aunque en niños puede realizarse con anestesia general.

Antes de realizar la intervención se realizan dos exámenes previos:

  • Examen palpebral.
  • Estudio oftalmológico completo.

Se trata de una operación muy sencilla y casi sin riesgos. En el caso de que se produzca algún desajuste en la corrección, se puede realizar alguna cirugía adicional de retoque hasta lograr la simetría perfecta entre ambos párpados.

¿Cuándo es recomendable operarse de ptosis?

La ptosis no es solamente un problema estético, sino que puede llegar a impedir la visión parcial o totalmente. Además, las personas afectadas se pueden ver obligadas a inclinar la cabeza hacia atrás o levantar los párpados con las manos, lo que, además de ser muy molesto, acaba generando problemas de cervicales y, en definitiva, la calidad de vida de los pacientes se ve mermada.

Si el problema afecta a los niños, puede llegar a comprometer seriamente su correcto desarrollo visual, por lo que la operación debe realizarse con la mayor prontitud: antes de comenzar su etapa escolar y de que su sistema visual se desarrolle por completo.

Por todo ello, y teniendo en cuenta que se trata de una operación muy sencilla y sin prácticamente contraindicaciones ni efectos secundarios, es totalmente recomendable que las personas afectadas por  esta disfunción se sometan a una intervención para solucionar el problema lo antes posible cuando así lo valore el oftalmólogo.

Si tienes alguna duda, te la podemos resolver en la sección de comentarios.

Fuente:

ResearchGate – Ptosis palpebral

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario