Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Qué problemas puede presentar el lagrimal?

El aparato lagrimal se compone de una serie de estructuras ubicadas en la órbita ocular cuya función es segregar lágrimas para la protección, el mantenimiento y la nutrición de la córnea a la que también aportan oxígeno. Por lo tanto, se encarga de mantenerla sana.

Sin embargo, se pueden presentar ciertos problemas en el lagrimal que impidan su correcto funcionamiento. Uno de las más comunes es la dacrioadenitis que supone la inflamación de la glándula. También el ojo seco resulta bastante común. Vamos a verlas con más detalle.

New Call-to-action

Problemas en el lagrimal: ¿Qué es la la dacrioadenitis?

Podemos hablar de dos clases de dacrioadenitis:

  • La dacrioadenitis aguda se puede deber a una infección viral (como, por ejemplo, las paperas, o el virus Epstein-Barr) o bacteriana (como el estafilococo).
  • La dacrioadenitis crónica suele estar causada por trastornos inflamatorios generales no infecciosos.

Los síntomas que nos pueden ayudar a reconocer una dacrioadenitis son los siguientes:

  • Exceso de lágrimas, también llamado epífora
  • Eritema, edema e hipersensibilidad.
  • Fiebre (cuando la dacrioadenitis es aguda).
  • Conjuntivitis.
  • Blefaritis.

Ojo al que le están echando un colirio

El ojo seco

El ojo seco es otra de las afecciones que podemos desarrollar en el ojo y cuya incidencia es bastante común pues afecta al 30% de la población. En concreto, hablamos de un problema que se distingue por un déficit de lágrima (escasa producción o excesiva evaporación) o porque ésta resulta de mala calidad. También es cierto que su desarrollo se ha visto favorecido por el uso de pantallas digitales pues se ha demostrado que cuando usamos esta tecnología nos olvidamos de parpadear y, por lo tanto, segregamos menos lágrimas.

En cualquier caso, esta patología requiere un diagnóstico y tratamiento adecuado. Además, su grado y severidad difieren de un caso a otro.

Lagrimeo excesivo o epífora

Estamos ante otro problema del lagrimal que puede deberse a un exceso de producción de lágrima o anomalías en su drenaje. En definitiva, se distingue por un desequilibrio entre la cantidad de lágrimas segregadas y las eliminadas que, por supuesto, tiene sus consecuencias.

Obstrucción del lagrimal

Quienes padecen obstrucción en el lagrimal se quejan de una dificultad para la eliminación de la lágrima que deriva en un lagrimeo constante y molesto.

Además, suelen presentar los siguientes síntomas:

  • Ojo rojo.
  • Irritación.
  • Mayor riesgo de desarrollar conjuntivitis.
  • Infección en el saco lagrimal.

La obstrucción del lagrimal también se puede observar en bebés, pues 1 de cada 25 bebés nace con el sistema nasolagrimal inmaduro. Sin embargo, hacia el año de vida el problema suele resolverse por sí solo.

Tratamiento

El tratamiento varía dependiendo de cuál haya sido la causa. Pero casi todas las afecciones del lagrimal tienen un pronóstico favorable y suelen resolverse con la administración de fármacos, tratamientos o cirugías exentas de peligro como la dacriocistorrinostomía con la que se busca lograr el drenaje de las lágrimas a través de la nariz.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario