Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Sabes qué es la oculoplastia?

La oculoplastia o cirugía plástica ocular supone una intervención en las estructuras faciales perioculares (como párpados, órbita y vía lagrimal) y gracias a ella se pueden resolver múltiples problemas como la blefaritis, malposiciones de párpados (entropión y ectropión) tumores palpebrales, además de ayudar a recuperar el aspecto de la piel que rodea los ojos que inevitablemente acaba acusando el paso del tiempo.

Lo cierto es que con esta técnica podemos solventar muchos problemas. Vamos a ver en concreto para qué nos puede servir la oculoplastia.

New Call-to-action

¿Qué afecciones y problemas estéticos se pueden resolver con la oculoplastia?

Vamos a estudiar en primer lugar las malposiciones de párpados:

  • Entropión. En estos casos se aprecia cómo el párpado se pliega en dirección contraria a la superficie del globo ocular. Así, suele aparecer en el párpado inferior y ocasiona que el borde de éste e, incluso, las pestañas ejerzan fricción sobre la córnea y la conjuntiva. Este constante roce puede derivar en irritación, fotofobia, lagrimeo excesivo, dolor y, enrojecimiento. También podemos acabar perdiendo calidad en la vista.
  • Ectropión. Se produce cuando el margen o borde del párpado superior o del párpado inferior se gira y esto ocasiona que la parte interna del párpado quede expuesta hacia el exterior. Estamos ante otra malposición de los párpados susceptible de causar lesiones corneales, como abrasiones y úlceras, debido a que la córnea está más expuesta de lo habitual. También puede comportar infecciones, como la conjuntivitis, que pueden cronificarse.
  • La ptosis palpebral o blefaroptosis. Este problema se presenta cuando el párpado superior de uno o ambos ojos ofrece un aspecto caído, debido al mal funcionamiento del músculo elevador del párpado. Su origen puede ser congénito o  deberse al propio envejecimiento de los tejidos.
  • Otros problemas en los párpados que podemos abordar con una cirugía ocular es el párpado caído o ptosis. Así, por medio de esta técnica logramos levantar los párpados.
  • También cabe mencionar la retracción palpebral, donde uno o ambos párpados están más abiertos de lo normal debido al envejecimiento, inflamaciones, tumores o a la estructura facial del paciente.

Los xantelasmas, que se definen como lesiones benignas o levantamientos grasos que surgen a modo de placas o nódulos amarillentos, también podemos solucionarlo con una oculoplastia.

También el pterigión puede tratarse con una cirugía dentro de la oculoplastia. En concreto, hablamos de un crecimiento anormal de tejido con forma triangular que abarca desde la conjuntiva hasta la córnea. Comúnmente se suele describir como una especie de “tela” blanquecina que se puede apreciar en el borde interno y/o externo de la córnea.

Los tumores oculares pueden ser tanto benignos como malignos y desarrollarse tanto en los párpados, como en el ojo y/o en la órbita. Estos tejidos exigen una evaluación precoz no solo para proteger la visión, sino la misma vida (en los casos más graves).

Ptosis de ceja. Se aprecia un descenso de las cejas respecto a su posición natural. Esto puede explicarse por el propio proceso de envejecimiento con la pérdida de tono muscular.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario