Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Vista cansada: síntomas y soluciones

La vista cansada es un problema visual casi irremediable a partir de los 40 ó 45 años. Tanto es así, que todas las personas que lleguemos a una cierta edad nos vamos a ver afectadas, en mayor o medida,  por esta anomalía, que afecta a la visión de cerca y a la que también se la conoce como presbicia. Los datos referentes a España señalan que más del 80% de las personas con más de 45 años sufren de presbicia, porcentaje que llega al 98% en los mayores de 65.

New Call-to-action

Un problema de la acomodación del cristalino

La vista cansada se produce porque, como consecuencia del envejecimiento natural del cuerpo, el cristalino se va volviendo más rígido y menos flexible, pierde por lo tanto su capacidad de acomodación y ya no es capaz de enfocar con precisión los objetos cercanos.

Los síntomas de la presbicia

El síntoma principal de la vista cansada o presbicia es muy claro: dificultad para ver los objetos cercanos o para apreciar con nitidez sus detalles. Al principio, los problemas son mínimos y pueden resolverse alejando un poco los objetos. Pero, a medida que pasan los años, el problema se agudiza, impidiendo leer, coser y realizar cualquier actividad que implique tener que enfocar cosas cercanas.

Otros síntomas que también pueden darse están relacionados con estos problemas de visión cercana:

  • Fatiga visual al realizar actividades que supongan ver de cerca.
  • Sensación permanente de agotamiento en los ojos.
  • Dolores de cabeza recurrentes

vista cansada sintomas

Tratamientos para la vista cansada

Las gafas fueron durante muchos años la opción más extendida para corregir los efectos de la presbicia. El especialista recetaba un tipo de anteojos que se usaban sólo en las actividades que supusieran ver objetos de cerca. Se les conocía como gafas de lectura y ayudaban a mitigar progresivamente los efectos de la presbicia.

Poco a poco las lentes de contacto fueron ampliando su capacidad de corrección, existiendo hoy en día lentillas específicas para ver de cerca y también progresivas, las cuales se utilizan para corregir problemas de visión desde todas la distancias, cuando a la presbicia se suman otros problemas refractivos, como la miopía o el astigmatismo.

Sin embargo, en la actualidad los especialistas recomiendan dos opciones mucho más eficaces y rápidas para corregir los efectos de esta enfermedad: la implantación de una lente intraocular o la cirugía láser o visión combinada.

La elección de un tratamiento u otro depende tanto de las preferencias de cada paciente como de las singularidades de cada caso. El oftalmólogo es el profesional verdaderamente capacitado para recomendarnos cuál de los dos métodos es más conveniente de acuerdo a la sintomatología de cada persona, a su edad, a las características de sus ojos y a su nivel de exigencia visual.

Sea cual sea el método seleccionado, lo importante es tener claro que la presbicia es una anomalía que se puede corregir a través de una operación quirúrgica, algo que un buen número de pacientes aún no contemplan tras el diagnóstico.

Además, la intervención suele ser  sencilla y rápida, y el período de recuperación habitualmente es bastante corto. Los pacientes no requieren hospitalización y pueden retomar su actividad bastante rápido . Al nivel de postoperatorio, simplemente hay que utilizar el sentido común y, en los días posteriores a la intervención, no realizar actividades físicas exigentes y seguir las indicaciones y visitas de control pautadas por el cirujano oftalmólogo.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario