Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Alergias en otoño: síntomas y tratamientos

Aunque al hablar de alergias lo más común es que se piense de forma automática en la primavera, el resto de estaciones no están exentas de estos problemas. De hecho, las alergias en otoño son una de las principales causas por las que se acude al médico después del verano, lo que denota su marcada presencia en esta época del año. 

New Call-to-action

Por qué hay alergias en otoño

Hay que tener en cuenta que las alergias son enfermedades en las que el cuerpo (en concreto el sistema inmunológico) responde de forma exagerada a la presencia de una sustancia que identifica como peligrosa o dañina para el organismo. Estas sustancias son denominadas alérgenos (sustancias que producen alergias) y, aunque pueden ser muy variadas, la más conocida de todas es el polen, que destaca por su presencia en primavera. 

Mujer con jersey azul sonándose la nariz

Sin embargo, como es lógico, la presencia de alérgenos no se limita únicamente a la estación primaveral. Ciertos alérgenos (como por ejemplo los ácaros del polvo, el pelo de los animales, o las alergias alimenticias entre otros) están presentes durante todo el año. De este modo, hay que asumir que, aunque la primavera sea la estación del año en la que las alergias tienen mayor presencia a causa del polen, las alergias son un problema constante en cualquier época, y por ello hay que estar atento a sus síntomas.

Así mismo, también hay que tener en cuenta que, en concreto, el otoño se caracteriza por presentar ciertas circunstancias que pueden hacer que los ataques alérgicos sean más agudos que durante el verano o el invierno. Algunos de los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de entender por qué se pueden dar episodios agudos de alergias en otoño son los siguientes:

Se baja la guardia después del verano: 

Uno de los aspectos que más influye en las alergias de otoño es que, después de la primavera (cuando sí que se suele usar medicación), llega el verano, una época muy baja en alergias. Esto se debe a que, al acudir a zonas costeras y al aumentar la temperatura, muchos alérgenos desaparecen o pasan a estar en una fase pasiva (la humedad evita la presencia de polen en suspensión y las altas temperaturas evitan la proliferación de los ácaros en entornos más secos). En consecuencia, se disfruta de una época beneficiosa para las alergias que, al retornar a los espacios urbanos y a las temperaturas otoñales, suele conllevar ataques de alergia a partir de los meses de septiembre y octubre. 

Mal diagnóstico:

Otra de las causas que hace que las alergias en otoño sean un problema recurrente es que se suelen confundir con catarros y constipados. Al fin y al cabo, se suele asociar la vuelta del frío a estas enfermedades y, aunque no se debe descartar, también hay que tener en cuenta que lo que se puede estar sufriendo sea un episodio alérgico en lugar de un resfriado. 

Entornos cerrados y con calefacción:

Finalmente, otro de los aspectos que se tienen que tener en cuenta respecto a las alergias en otoño es que, al retornar a la rutina después del verano, también se retorna a espacios cerrados y, además, con calefacciones a partir de los meses fríos. Esto implica ambientes cálidos y húmedos, lo que constituye un entorno perfecto para la proliferación de los ácaros, los causantes de las alergias al polvo. 

Cuándo acudir al médico y tratamientos posibles

Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta al plantearse un posible tratamiento para una alergia en otoño (o cualquier otra estación del año) es que los medicamentos van a ser los mismos que los usados para las alergias primaverales. Sin embargo, sí que es importante tener en cuenta que la forma de administrarlos puede variar, por lo que es importante acudir al médico correspondiente para que en primer lugar diagnostique la alergia en concreto y, en segundo lugar, prescriba el tratamiento más adecuado en cada caso. 

Por otro lado, también hay que tener en cuenta que, aunque existen medicamentos que combaten las alergias de venta libre, este tipo de medicamentos están pensados para episodios puntuales de alergia. Es decir, son una buena solución para casos puntuales, pero nunca sustituyen un tratamiento personalizado prescrito por el médico correspondiente. Por ello, aunque sea habitual acudir al alergólogo en primavera, si se piensa que se puede sufrir una alergia en otoño (o en cualquier otra estación del año) lo mejor será acudir a consulta para que se lleve a cabo un estudio completo del tipo de alergia que se sufre y se pueda optar por el tratamiento más adecuado en cada caso.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario