Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Carnosidad en los ojos: síntomas, causas y tratamiento

La aparición de una carnosidad en los ojos puede deberse a diferentes causas y, según sea su naturaleza, requerirá un tipo de tratamiento u otro.

¿Qué es una carnosidad en los ojos?

Se habla de carnosidad en los ojos a un crecimiento anormal de alguno de los tejidos que conforman el ojo. Por lo general, este tipo de crecimiento anormal se sitúa en la conjuntiva del ojo, la membrana transparente que cubre la esclerótica (la parte blanca del ojo). Según su ubicación, podremos hablar de pinguécula o pterigión

Si es una carnosidad pequeña de forma redonda, es decir, una pequeña bolita de grasa del tamaño de un grano de arroz, la llamamos pinguécula. Pero, en ocasiones, dicha carnosidad ocular comienza a crecer hacia la pupila, llegando a invadir la córnea. En este caso hablamos de pterigión.

Dicho crecimiento adopta una forma triangular. Normalmente, se extiende desde la conjuntiva en dirección a la córnea. El pterigión se manifiesta en forma de una especie de tela blanquecina en el borde interno o bien externo de la córnea, y su tamaño es variable según el caso.

New Call-to-action

¿Cuáles pueden ser las causas de la aparición de una carnosidad en los ojos?

Las causas de la aparición de este tipo de carnosidades son desconocidas. Sin embargo, los oftalmólogos han llegado a establecer una serie de relaciones o factores de riesgo que predisponen a su aparición. 

Los siguientes son los más comunes:

  • Exposición excesiva a la luz ultravioleta
  • Exposición a ambientes con mucha contaminación o polvo. 
  • Exposición a productos químicos.

De esta forma, se piensa que algunos de los principales motivos que propician la aparición de este tipo de carnosidades están vinculados a las condiciones ambientales que, especialmente si son muy extremas, pueden llegar a afectar al tejido ocular más externo.

carnosidad en los ojos

¿Cuáles son los síntomas habituales de una carnosidad en los ojos?

Los síntomas de estas carnosidades son directamente proporcionales al tamaño del problema. Es decir, pueden ser completamente asintomáticas (en el caso de que sean pequeñas), hasta llegar a impedir la visión cuando el pterigión alcanza un tamaño tan grande que llega a tapar la pupila.

Además de que este tipo de carnosidades suelen ser visibles a simple vista, otros de los síntomas que suelen estar asociados a su presencia son los siguientes:

  • Sensación de cuerpo extraño.
  • Enrojecimiento ocular.
  • Dificultades de visión en proporción al tamaño de la carnosidad.
  • Favorecer la aparición de astigmatismo por manifestarse irregularidades en la córnea.

Evaluación y diagnóstico según el tipo de carnosidad

La elección del tratamiento más adecuado dependerá de diversos factores que el oftalmólogo valorará de forma personalizada en cada paciente:

  1. Tamaño de la carnosidad.
  2. Velocidad a la que crece.
  3. Fase en la que se encuentra.
  4. Si afecta o no a la normal visión del paciente. 

Como norma general, cuando los síntomas no van más allá de pequeñas molestias en el ojo y el tamaño del tejido no es muy grande, no es necesario adoptar ningún tratamiento específico. 

Por ejemplo, esto es lo que sucede en las situaciones en las que la carnosidad en los ojos se diagnostica como una pinguécula. En este caso, además de soler ser pequeñas, no afectan a la córnea, por lo que suelen ser inofensivas y suelen desaparecer por sí solas pasado algún tiempo. 

¿Qué tratamientos se recomiendan? 

Sin embargo, si el problema persiste (y sobre todo si la carnosidad aumenta de tamaño y afecta a la córnea o llegar a tapar parte de la pupila) sí requerirá tratamiento específico. 

Uso de colirios

Uno de los posibles tratamientos, especialmente en las fases primarias, es el uso de colirios específicos para tratar este tipo de carnosidades en los ojos. Los colirios esteroides permiten reducir la inflamación causada por el pterigión, y los colirios lubricantes o lágrimas artificiales permiten reducir las molestias que causa. 

Este suele ser el tratamiento más común en el caso de que se trate de un pterigión que se encuentra en su fase inicial y que presenta un tamaño pequeño.

Cirugía ocular

En el caso de que el pterigión persista o aumente su tamaño, será necesario recurrir a cirugía para poder extraerlo. La cirugía de pterigión no es complicada, se realiza con anestesia local y ni siquiera es necesario el ingreso del paciente después de la intervención. Esta cirugía permite extraer la carnosidad de forma sencilla y muy efectiva. Según el tamaño, además de extraer la parte dañada, se puede sustituir el tejido extraído por una pequeña porción de la propia conjuntiva del paciente.

¿Cuándo acudir al médico?

Según el tipo de carnosidad en los ojos que presente el paciente, será necesario seguir un tratamiento específico o no. Sin embargo, para saber de qué tipo de carnosidad concreta se trata, es necesario que el oftalmólogo revise al paciente y pueda evaluarlo de forma personalizada. Por ello, lo más recomendable será acudir a consulta lo antes posible, ya que un diagnóstico temprano facilitará cualquier tipo de tratamiento que el paciente pueda necesitar.

New Call-to-action

2 Comentarios

  1. 4 de abril de 201921:14
    dijo:

    Hola
    Buenas tardes
    Tengo una carnosidad en mi ojo derecho y me pregunta es cuanto me costaría la cirugía

    gracias ….

  2. 8 de abril de 201910:38
    Clinica Baviera dijo:

    Hola Andrés, buenos días. Para obtener más información sobre el tratamiento que deseas, nos puedes llamar a nuestro teléfono gratuito de atención al paciente 900 180 100. Un saludo y muchas gracias por tu interés.

Escribe un comentario