Oculoplastia

TRATAMIENTOS

La oculoplastia incluye la corrección de multitud de afecciones a través de diferentes tratamientos:

  • Problemas en los párpados: Los párpados desarrollan una importante tarea en el desarrollo de la función visual, ya que protegen a los ojos y ayudan en su lubricación y nutrición junto a las vías lagrimales. Debido a que su anatomía y estructura es bastante compleja, pueden verse afectados por multitud de problemas y patologías que trata de resolver la oculoplastia:
    • Bolsas y exceso de piel en los párpados. La piel que rodea los ojos es la más fina del rostro y es más vulnerable a los efectos del envejecimiento que también afecta a la visión del paciente, por ejemplo, haciendo que aparezca la presbicia o vista cansada. La blefaroplastia consiste en la reparación quirúrgica de estos signos de envejecimiento que afectan a estas estructuras que rodean el ojo. La blefaroplastia se basa en la extirpación de la piel sobrante de los párpados superiores (blefaroplastia superior) y/o la eliminación de las bolsas grasas de los inferiores (blefaroplastia inferior).
    • Entropión. El entropión es la introversión del párpado inferior, con la consiguiente introversión de las pestañas, lo que tiene una acción irritante del globo ocular y provoca la producción excesiva de lágrimas, sensación de cuerpo extraño y hasta pérdida de visión. Quirúrgicamente, su tratamiento se realiza por el especialista en oftalmología con anestesia local en la clínica, tensando el párpado y sus inserciones mediante simples suturas o, en caso necesario, con otro procedimiento de cirugía para su estabilización.
    • Ectropión. El ectropión consiste en la extraversión del párpado inferior, con unas consecuencias similares a la del entropión: lagrimeo constante, irritación de la mucosa, secreción mucosa? Para tratarlo pueden utilizarse terapias medicamentosas, pero la corrección definitiva es la quirúrgica realizada por el especialista en oculoplastia. Normalmente se realiza con anestesia local y no requiere ingreso. Se basa en tensar el párpado y sus inserciones para volver a situarlo en la posición correcta.
    • Párpado caído: ptosis. La cirugía oculoplástica de la ptosis es el procedimiento utilizado para levantar los párpados cuando se encuentran caídos y obstruyen la visión o dan aspecto de cansancio crónico o sueño.
    • Retracción palpebral. La retracción palpebral se produce cuando uno o ambos párpados están más abiertos de lo normal y puede deberse a múltiples factores, como el envejecimiento, inflamaciones, tumores o a la propia estructura facial del paciente. Cuando aparecen las retracciones palpebrales, suele ser posible corregirlas con cirugía a través de diferentes técnicas.
    • Xantelasmas. Los xantelasmas son pequeños tumores benignos o levantamientos grasos que se sitúan alrededor del párpado. Son frecuentes en personas adultas con trastornos metabólicos como la hipercolesterolemia, la diabetes y la cirrosis biliar. Existen diferentes opciones terapéuticas que manejan los oftalmólogos para eliminarlos.
  • Pterigión. El pterigión consiste en un crecimiento anormal de tejido con forma triangular que se extiende desde la conjuntiva hasta la córnea. Suele producir sensación de cuerpo extraño, lagrimeo e, incluso, puede llegar a impedir la visión cuando se extiende mucho por la córnea llegando hasta la zona de la pupila. En estos casos, el especialista en oftalmología suele recomendar la intervención quirúrgica.
  • Evisceración/enucleación. La evisceración es una cirugía mediante la que se elimina el contenido del globo ocular, dejando sus capas externas. A través de la enucleación se elimina el globo ocular por completo. Estas cirugías están indicadas cuando se ha producido un traumatismo muy grave, en tumores intraoculares no susceptibles de otros tratamientos, en ojos que han perdido su visión y producen dolor o cuando existen causas infecciosas o inflamatorias muy graves.
  • Tumores oculares. Los tumores oculares pueden aparecer en los párpados (tumores palpebrales), en el ojo (incluidas las vías lagrimales) y en la órbita. Existen varios tipos de tumores oculares, tanto benignos como malignos, y si son malignos pueden proceder de otra localización en el organismo (metástasis). Deben ser diagnosticados precozmente y tratados.
  • Orbitopatía tiroidea. Es una patología que afecta a la órbita del ojo y está asociada a una enfermedad autoinmune de la glándula tiroidea. Suele provocar un aumento de volumen de los músculos extraoculares y grasa orbitaria, generando proptosis o exoftalmos (ojos saltones). Debe ser tratada de forma conjunta por el endocrino y por el oftalmólogo.
  • Parálisis facial. La parálisis facial puede provocar problemas oftalmológicos como lagoftalmos (cierre incompleto de los ojos) que, a su vez, puede derivar en patologías en la superficie corneal (lagrimeo, sequedad ocular, queratitis, úlceras?) y afectar a la transparencia de la córnea.
  • Ptosis de ceja. Se produce por el descenso de las cejas respecto a su posición natural debido, principalmente, al envejecimiento de los tejidos, que provoca laxitud y pérdida de firmeza y tono. Se puede tratar a través de un procedimiento quirúrgico

RESULTADOS

La oculoplastia incluye multitud de tratamientos para la corrección de problemas de las estructuras faciales perioculares (párpados, órbita y vía lagrimal). En todos los tratamientos se busca la mejora estética del paciente y, lo que es más importante, la recuperación de la función del ojo y de sus estructuras anexas, cuyo funcionamiento se ha visto alterado por alguna de las patologías de las que se ocupa esta subespecialidad de la oftalmología.