Ptosis palpebral

¿QUÉ ES LA PTOSIS?

La ptosis puede ser congénita, es decir que el paciente puede haber nacido con este problema, o bien puede ser adquirida y deberse al envejecimiento de los tejidos, a la falta de estímulo nervioso en el músculo, a la aparición de un quiste o de un tumor o a la mala función del músculo. La principal causa de la ptosis palpebral es el envejecimiento.

Además, el párpado caído puede cubrir el ojo sólo un poco o, por el contrario, puede llegar a ocultar completamente la pupila, bloqueando la visión y reduciendo el campo visual. Si esta situación se produce durante la infancia, la ptsosis palpebral puede aparecer asociada a la ambliopía u ojo vago, lo que debe ser valorado por el especialista en oftalmología. En otros casos, provoca que el paciente se levante el párpado con el dedo para poder ver o, incluso, que incline la cabeza hacia atrás llegando a sufrir tortícolis y dolores cervicales.

La ptosis debe ser diagnosticada y tratada cuanto antes para reducir, no sólo los síntomas estéticos que sufre el paciente, sino también los problemas visuales asociados que puede acarrear, especialmente en el caso de niños con ambliopía.

Causas de la caída del párpado y tipos de ptosis

Existen una gran cantidad de factores que pueden ocasionar una ptosis palpebral o blefaroptosis. Existen, por tanto, diferentes tipos de ptosis que suelen ser clasificadas en función de su origen:

  • Miogénica. En este caso, el músculo elevador no realiza bien su función y no consigue que el párpado superior se mantenga en su posición. Puede ser congénita (de nacimiento) o aparecer a lo largo de la vida.
  • Aponeurótica. Es la causa más común de la ptosis del párpado. Se produce por el envejecimiento de los tejidos palpebrales, lo que provoca que el músculo elevador se afloje y la caída del párpado.
  • Neurógena. Esta anomalía se caracteriza por la falta de señal nerviosa en el músculo. Suele aparecer en niños.
  • Mecánica. Se produce asociada a la presencia de un bulto o tumor en el párpado superior, provocando una caída "mecánica".

Síntomas de la Ptosis

Por lo tanto, en resumen, la ptosis palpebral puede manifestarse a través de diferentes síntomas:

  • Caída del párpado superior, que cubre total o parcialmente el ojo.
  • Reducción del campo de visión si el párpado llega a tapar el iris y la pupila.
  • Posiciones poco naturales de la cabeza y el cuello que pueden conducir a dolores crónicos de cervicales.

Operación de párpados caídos: la solución

El tratamiento de la ptosis palpebral suele ser quirúrgico, tanto si estamos hablando de un niño como si hablamos de un adulto. El objetivo de la operación de párpados caídos que realiza el oftalmólogo especializado en cirugía plástica ocular (oculoplastia) en la clínica es elevar el párpado superior hasta su posición normal y conseguir la simetría de los dos párpados. Para ello, en la intervención se pueden emplear diferentes técnicas en función de las causas que hayan provocado la ptosis. De esta manera, y gracias a los diferentes tratamientos, se consigue ayudar a mejorar la visión y la apariencia estética del paciente. Además, estos procedimientos se suelen realizar sin incisiones visibles y con técnicas mínimamente invasivas.

La cirugía para dar una solución a este problema puede asociarse a otros tratamientos complementarios, tanto quirúrgicos como no quirúrgicos, como la corrección de la ambliopía u ojo vago en los niños a través de oclusiones con parches o el uso de gafas o, incluso, a la eliminación de parte de la piel del párpado superior a través de una operación llamada blefaroplastia.

Precio de la operación

El precio de la operación para dar solución a los párpados caídos dependerá del tipo de intervención para la corrección de este problema que el médico considere que es necesaria para el paciente por lo que el presupuesto para este tratamiento debe ser totalmente personalizado.