Ptosis palpebral: ¿qué es y en qué consiste la cirugía?

La ptosis palpebral o blefaroptosis es un término médico que se utiliza para hacer referencia a una caída del párpado superior de uno o ambos ojos producida, generalmente, por el mal funcionamiento del músculo encargado de elevar esta estructura (músculo elevador del párpado).

Aunque en una primera fase la ptosis puede tratarse únicamente de un problema estético y motor, puede llegar a comprometer la visión si el párpado cae de tal forma que reduce el campo visual del paciente.

¿Cuáles pueden ser las causas de la ptosis y qué problemas asociados puede ocasionar?

La ptosis puede venir provocada por varios factores:

1. Puede ser congénita si el paciente nace con este problema.

2. Puede ser adquirida. En estos casos puede deberse a:

  • El envejecimiento de los tejidos.
  • La falta de estímulo nervioso en el músculo.
  • La aparición de un quiste o de un tumor.
  • La mala función del músculo.

La principal causa de la ptosis palpebral es el paso del tiempo.

Entre los problemas asociados que puede ocasionar la ptosis podemos destacar:

  • El párpado caído puede cubrir el ojo sólo un poco o, por el contrario, puede llegar a ocultar completamente la pupila, bloqueando la visión y reduciendo el campo visual.
  • Si esta situación se produce durante la infancia, la ptosis palpebral puede aparecer asociada a la ambliopía u ojo vago, lo que debe ser valorado por el especialista en oftalmología.
  • En otros casos, provoca que el paciente se levante el párpado con el dedo para poder ver o, incluso, que incline la cabeza hacia atrás llegando a sufrir tortícolis y dolores cervicales.

La ptosis debe ser diagnosticada y tratada cuanto antes para reducir los síntomas que sufre el paciente, y especialmente los problemas visuales asociados que puede acarrear, especialmente en el caso de niños con ambliopía.

¿Qué tipos de ptosis existen?

Existen una gran cantidad de factores que pueden ocasionar una ptosis palpebral o blefaroptosis. Existen, por tanto, diferentes tipos de ptosis que suelen ser clasificadas en función de su origen:

  • Miogénica. En este caso, el músculo elevador no realiza bien su función y no consigue que el párpado superior se mantenga en su posición. Puede ser congénita (de nacimiento) o aparecer a lo largo de la vida.
  • Aponeurótica. Es la causa más común de la ptosis del párpado. Se produce por el envejecimiento de los tejidos palpebrales, lo que provoca que el músculo elevador se afloje y la caída del párpado.
  • Neurógena. Esta anomalía se caracteriza por la falta de señal nerviosa en el músculo. Suele aparecer en niños.
  • Mecánica. Se produce asociada a la presencia de un bulto o tumor en el párpado superior, provocando una caída "mecánica".

¿Cuáles son los síntomas de la ptosis?

La ptosis palpebral puede manifestarse a través de diferentes síntomas:

  • Caída del párpado superior, que cubre total o parcialmente el ojo.
  • Reducción del campo de visión si el párpado llega a tapar el iris y la pupila.
  • Posiciones poco naturales de la cabeza y el cuello que pueden conducir a dolores crónicos de cervicales.

¿En qué casos se realiza la operación de párpados caídos?

La ptosis no se trata únicamente de un problema estético, sino que puede derivar en otras dificultades asociadas:

  • Puede llegar a impedir la visión parcial o totalmente.
  • Las personas afectadas se pueden ver obligadas a inclinar la cabeza hacia atrás o levantar los párpados con las manos, lo que, además de ser muy molesto, acaba generando problemas de cervicales y, en definitiva, la calidad de vida de los pacientes se ve mermada.
  • En el caso de los niños, el párpado caído puede llegar a comprometer seriamente su correcto desarrollo visual. Por lo tanto, la operación debe realizarse con la mayor prontitud: antes de comenzar su etapa escolar y de que su sistema visual se desarrolle por completo.

¿En qué consiste la operación de párpados caídos?

El tratamiento de la ptosis palpebral suele ser quirúrgico, tanto si estamos hablando de un niño como si hablamos de un adulto.

Los objetivos de la operación de párpados caídos son:

  • Elevar el párpado superior hasta su posición normal.
  • Conseguir la simetría de los dos párpados.

Para ello, en la intervención se pueden emplear diferentes técnicas en función de las causas que hayan provocado la ptosis.

La cirugía más empleada es la reinserción o resección del músculo elevador, en la que, mediante un corte a nivel del pliegue del párpado, se localiza este músculo y se pueden llevar a cabo dos acciones:

  1. Si el músculo cuenta con la suficiente fuerza y ha perdido su anclaje natural, se ancla a su posición original. Este es el caso más habitual entre los adultos.
  2. Si el músculo no dispone de la fuerza suficiente, se corta para tensarlo y se conectan los músculos de la frente con los músculos del párpado. Este es el caso más habitual entre los niños.

Estas intervenciones se suelen realizar con anestesia local aunque, especialmente en el caso de los niños, también puede utilizarse anestesia general.

De esta manera, y gracias a los diferentes tratamientos, se consigue ayudar a mejorar la visión del paciente. Además, estos procedimientos se suelen realizar sin incisiones visibles y con técnicas mínimamente invasivas.

En qué consiste la ciurgía de la ptosis

¿Qué otros procedimientos existen para corregir el párpado caído?

La cirugía para dar una solución a este problema puede asociarse a otros tratamientos complementarios, tanto quirúrgicos como no quirúrgicos:

  • Corrección de la ambliopía u ojo vago en los niños a través de oclusiones con parches o mediante el uso de gafas.
  • Eliminación de parte de la piel del párpado superior a través de una operación llamada blefaroplastia.

¿Qué pruebas se realizan antes de la operación?

Antes de realizar la intervención se realizan dos tipos de exámenes:

  • Examen palpebral.
  • Estudio oftalmológico completo.

Antes de la operación de párpados caídos

La cirugía para dar una solución a este problema puede asociarse a otros tratamientos complementarios, tanto quirúrgicos como no quirúrgicos:

  • Es recomendable que el paciente acuda acompañado a la cirugía.
  • Si el paciente tiene prescrito un tratamiento con anticoagulantes, el médico puede valorar su retirada.

Después de la operación de párpados caídos

Al terminar la cirugía, el paciente puede marcharse a casa tomando algunas precauciones:

  • No frotarse los ojos.
  • Tratar la herida según las recomendaciones del equipo médico.
  • Aplicación de frío local.
  • Aplicar los medicamentos indicados por el médico que suelen tratarse de pomadas antibióticas y antiinflamatorias.

Lo más habitual es que los puntos a nivel del pliegue del párpado se retiren a la semana, dejando una cicatriz prácticamente imperceptible al estar situada en un pliegue natural de la piel.

La recuperación postoperatoria suele ser de entre 2 y 4 semanas, dependiendo de cada caso.

¿Hay riesgos?

Se trata de una operación muy sencilla y casi sin riesgos. El riesgo más frecuente es el de tener algo de hematoma en la zona durante los primeros días, lo que puede resultar incómodo pero rápidamente desaparece.

En el caso de que se produzca algún desajuste en la corrección, se puede realizar alguna cirugía adicional de retoque hasta lograr la simetría perfecta entre ambos párpados.

¿Cuánto cuesta una cirugía de ptosis palpebral?

El precio de la operación para dar solución a los párpados caídos dependerá del tipo de intervención para la corrección de este problema que el médico considere que es necesaria para el paciente por lo que el presupuesto para este tratamiento debe ser totalmente personalizado.

Profesionales que realizan este tratamiento

Este tipo de cirugías son llevadas a cabo por los oftalmólogos especializados en cirugía plástica ocular de nuestra Unidad de Oculoplastia.

¿Sabías qué...?

El área alrededor de los ojos es extremadamente delicada y debe evaluarse completamente antes de la cirugía de la ptosis para conseguir resultados sobresalientes y una satisfacción del paciente excelente.

Preguntas frecuentes

La cirugía del párpado suele durar de 1 a 2 horas.

El lagoftalmos es un problema visual por el que se produce la dificultad del cierre del párpado durante el parpadeo, lo que puede provocar que el ojo esté más expuesto a la irritación, a la sequedad y a otros agentes externos.

Por otro lado, en el paciente con ptosis palpebral el párpado cae más y no se producen problemas para el cierre palpebral.

En las personas que padecen pseudoptosis se produce una falsa apariencia de caída del párpado sin que existan causas físicas que lo provoquen. Este efecto óptico puede estar producido por la variación de la posición de los pliegues del párpado entre un ojo y otro o por un exceso de piel en el párpado superior de uno de los ojos.

En el caso de las personas que padecen ptosis palpebral, sí está alterado el proceso de apertura del párpado.

La blefaroplastia superior es el procedimiento quirúrgico que se emplea para eliminar el exceso de piel redundante del párpado superior sin modificar la apertura palpebral.

La finalidad de la cirugía de ptosis palpebral es la de aumentar la apertura del párpado para poder ver mejor.

Ambas técnicas se pueden realizar a la vez si así lo considera el cirujano oculoplástico.