Blefaroplastia u operación de párpados

La blefaroplastia consiste en la reparación quirúrgica de algunos problemas que afectan a los párpados, como el descolgamiento de la piel sobrante de los párpados superiores (blefaroplastia superior) y/o la eliminación de la piel y las bolsas grasas de los párpados inferiores (blefaroplastia inferior).

¿Qué queremos conseguir con la blefaroplastia?

La blefaroplastia es una cirugía que tiene como objetivo mejorar la apariencia y la funcionalidad de los párpados, tanto de los superiores como de los inferiores, cuando estos se han visto afectados por el paso del tiempo.

Para ello, se procede a la eliminación del exceso de piel de los párpados superiores e inferiores y a la extirpación de las bolsas de grasa prominentes que se encuentran bajo la piel y el músculo orbicular. Estos factores hacen que el paciente parezca mayor y más cansado y también pueden interferir en la visión.

La blefaroplastia es la operación de párpados más común y, al igual que en otros tratamientos que se clasifican dentro de la cirugía plástica ocular u oculoplastia, el cirujano busca la mejora del paciente y, lo que es más importante, la recuperación de la función del ojo y de sus estructuras faciales anexas.

En qué consiste la blefaroplastia

¿Qué tipos de blefaroplastia existen?

No existe una cirugía estándar para todos los pacientes, sino que el especialista en cirugía plástica ocular deberá aconsejar a cada persona sobre el procedimiento más adecuado para su caso en función de sus características físicas y de sus preocupaciones.

  • Blefaroplastia superior. El objetivo es eliminar el exceso de piel de los párpados superiores, eliminar los depósitos grasos, tensar el musculo subyacente y despejar la mirada. Para ello, el cirujano realiza unas microincisiones que quedan ocultas por el pliegue natural del párpado.
  • Blefaroplastia inferior. El objetivo es eliminar las bolsas de los párpados inferiores. También se tensa la piel cuando es necesario. Se puede realizar empleando dos métodos que se diferencian por la vía de abordaje o lugar donde se realiza la incisión:
    • Técnica transcutánea (vía externa). El cirujano realiza una pequeña incisión debajo de la línea de las pestañas por la que se extraen las bolsas de grasa. Esta incisión luego se cierra con una sutura muy fina que también sirve para tensar la piel.
    • Técnica transconjuntival (vía interna). La incisión se realiza en el fondo del saco conjuntival, en el interior del párpado donde solemos ponerlos los colirios, y se extrae la grasa a través de la mucosa interna sin necesidad de sutura. Se realiza cuando no es necesario eliminar piel sobrante.
  • La blefaroplastia superior y la inferior se pueden realizar a la vez cuando es necesario.

¿Cómo se realiza?

En esta operación es importante evaluar cada caso de forma individual y es un tratamiento altamente personalizado.

El oftalmólogo especialista en cirugía plástica ocular debe valorar qué aspectos puede mejorar con esta operación, ya que el paso del tiempo puede afectar de forma diferente a las estructuras anexas al ojo:

  • En el párpado superior se puede producir un aumento excesivo de piel hasta llegar a formarse un pliegue.
  • En el párpado inferior también se puede producir este estiramiento o laxitud de la piel, lo que lleva a la formación de bolsas de grasa.
    • Mediante la blefaroplastia, que se suele realizar con anestesia local y sedación (en ocasiones contadas se emplea anestesia general), se extirpa la piel excedente del párpado superior y las bolsas grasas superiores, si las hubiera.
    • Posteriormente, se extirpan las bolsas de grasa inferiores.
    • Esta cirugía de párpados suele concluir con el tensado del párpado inferior. Finalmente se extirpa el exceso de piel del párpado inferior.
    • Es un procedimiento quirúrgico que no requiere ingreso, las molestias para el paciente son mínimas y la duración máxima es de una hora, en el caso de que se operen los cuatro párpados.

La blefaroplastia no elimina las arrugas que pueden surgir alrededor de los ojos ni la caída de las cejas. Puede realizarse de manera aislada o junto a otras cirugías, como el lifting.

¿Qué resultados se obtienen?

El antes y el después del paciente que se realiza una blefaroplastia es muy notable en la gran mayoría de los casos.

Los resultados de la blefaroplastia se pueden apreciar relativamente rápido y se mantienen durante años.

Las cicatrices pueden tener un aspecto rosado durante los primeros meses tras los tratamientos y progresivamente irán desapareciendo hasta convertirse en una línea prácticamente invisible.

En algunas personas la caída del párpado superior, provocada por el exceso de piel y el mal funcionamiento del músculo, es especialmente significativa y este llega a tapar parte de la visión. En estos casos, la blefaroplastia, además de promover un aspecto más rejuvenecido y descansado en el paciente, amplia y mejora su campo visual.

¿Cuál es el precio de una blefaroplastia?

El precio de la blefaroplastia dependerá del tipo de operación que el médico considere que es necesaria para el paciente, por lo que el presupuesto para esta operación debe estar totalmente personalizado y debe ser entregado en la clínica en función de las características de cada persona.

¿Sabías qué...?

El globo ocular está rodeado de bolsas grasas, concretamente tres en el párpado inferior y dos en el párpado superior. Estas bolsas están rodeadas de una fina capa de tejido fibroso que se llama septum orbitario.

Con el paso de los años y de forma progresiva, el septum orbitario pierde tensión y las bolsas de los ojos se hacen visibles, provocando cambios en la forma y expresión de la mirada.

La distensión del párpado provocada por el paso del tiempo puede llegar a afectar a la visión, por eso es recomendable ponerse en manos de un cirujano oftalmólogo especializado en oculoplastia.

El objetivo de la blefaroplastia es conseguir unos resultados naturales y evitar el aspecto de “persona operada”.

Preguntas frecuentes

Los resultados de la cirugía dependen, en gran medida, de que el paciente respete con precisión los cuidados postoperatorios que le indicará su cirujano y que pueden ser, entre otros:

  • Dormir boca arriba.
  • Lavar con mucho cuidado el área donde se ha realizado la cirugía para evitar irritaciones y prevenir posibles infecciones.
  • Realizarse las curas todos los días siguiendo las recomendaciones del equipo médico.
  • No maquillarse en las semanas siguientes a la operación.
  • No realizar grandes esfuerzos físicos en las semanas siguientes a la intervención.
  • Emplear los medicamentos indicados por el médico en la forma y pauta establecidas.
  • Evitar la exposición al sol y a otros agentes externos.
  • En ocasiones, el cirujano recomienda utilizar compresas frías o colocar hielo sobre los ojos para reducir la inflamación.

Generalmente, los resultados suelen comenzar a apreciarse pasadas un par de semanas de la intervención. Será más o menos a partir de la sexta semana cuando el oftalmólogo podrá evaluar los resultados definitivos de la blefaroplastia, aunque la evolución dependerá de las particularidades de cada paciente.

Tras la intervención, el equipo médico realizará un seguimiento del paciente, comprobando que la recuperación avanza en la dirección adecuada. Además, el médico acordará con el paciente unos plazos a la hora de retomar su vida cotidiana.

La cirugía no se recomienda en pacientes con problemas de coagulación u otras enfermedades graves.