Cirugía láser Excímer para defectos refractivos

No obstante, cuando la persona no es candidata a la cirugía con láser Excímer, existen otras alternativas quirúrgicas como el implante de lente fáquica o la lensectomía refractiva. Un pormenorizado análisis permitirá que el especialista decida y emplee la técnica más adecuada para cada caso.

¿QUÉ ES EL LÁSER EXCíMER Y CÓMO FUNCIONA?

El láser Excímer o láser de excímeros es un tipo de láser con diferentes longitudes de onda que genera una luz ultravioleta, invisible y fría que, en vez de cortar o quemar, crea suficiente energía como para separar las moléculas de los tejidos. De esta forma, al aplicarlo sobre la córnea, el oftalmólogo puede moldearla y modificar su graduación sin afectar a los tejidos de los ojos que la rodean. A través de los diferentes procedimientos que emplean en la operación con láser Excímer para que una persona diga adiós a sus gafas, se consigue pulir con suavidad el tejido de la córnea (estroma), tallándolo hasta convertir la córnea en una especie de lentilla. De esta forma, se recupera la visión corrigiendo los defectos de la refracción de una forma rápida, precisa, fiable y segura.

CARACTERíSTICAS DIFERENCIALES DE LA CIRUGíA REFRACTIVA CON LÁSER EXCíMER


La operación con láser Excímer es una "cirugía menor ambulatoria", es decir, que se realiza extra-ocularmente (no afecta a los órganos intraoculares) y permite que el paciente, una vez operado, pueda irse a su casa sin necesidad de ingreso hospitalario.


Es una intervención que sólo dura unos minutos.


Se emplea anestesia tópica mediante un simple colirio oftálmico anestésico que se aplica sobre el área corneal del ojo.

PREOPERATORIO

En Clínica Baviera todo el proceso pre y postquirúrgico se realiza por un equipo dirigido por un cirujano oftalmólogo, que será el que realice la cirugía.

La consulta previa a la intervención es vital, ya que en ella el equipo oftalmológico efectúa diversas pruebas optométricas y oftálmicas con el objetivo de obtener la información necesaria para determinar si el candidato es apto para la cirugía y el tipo de procedimiento que se va a emplear.

OPERACIÓN

Antes de la intervención, el oftalmólogo volverá a repetir las pruebas para evitar cualquier cambio de la graduación de los problemas de la refracción (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo) que pueda haberse producido desde las pruebas que se hicieron en la primera consulta y confirmar la viabilidad del tratamiento.

El procedimiento comienza con la aplicación de un colirio anestésico (gotas) y con la inmovilización de los párpados para evitar el parpadeo.

Los cirujanos oftalmólogos de Clínica Baviera aplican cirugía ocular con láser Excímer, un tipo de láser ultravioleta que genera una luz de alta energía capaz de disgregar las moléculas del tejido de la córnea, de modo que permite moldearla cambiando su graduación y su visión, sin afectar a los tejidos que la rodean.

Los tratamientos durante la operación con láser Excímer se pueden desarrollar a través de diversos procedimientos:

Técnica LASIK

Es la técnica más utilizada en el ámbito de la cirugía refractiva, ya que la recuperación de la visión resulta más simple y más rápida. En la mayoría de los casos, los resultados obtenidos con la técnica LASIK suelen ser muy buenos y pueden observarse en poco tiempo.

Técnicas de superficie o PRK/LASEK

Este tipo de procedimientos de cirugía refractiva son menos habituales, pero permiten intervenir a los pacientes con problemas de visión cuando no pueden ser tratados con la técnica LASIK porque la córnea es muy fina o débil.

Todos los procedimientos que aplican los especialistas de Clínica Baviera son igualmente seguros y eficaces y debe ser el doctor el que, después de revisar los resultados del estudio preoperatorio (dioptrías, estado de la córnea y de la retina y salud visual general), decida qué técnica es la más adecuada para cada persona tomando como referencia criterios clínicos y personales.

POSTOPERATORIO

Tras la intervención, ya sea mediante la técnica Lasik o mediante las técnicas de ablación de superficie corneal, (PRK/Lasek), el paciente permanece en reposo en la clínica durante, aproximadamente, 30 minutos durante los cuales el especialista realiza una segunda revisión ocular.

Transcurrido este tiempo, abandona la clínica con una buena capacidad visual, que le permitirá desplazarse a su domicilio por su propio pie. Todo el proceso de la cirugía con láser Excímer para corregir miopía, hipermetropía y/o astigmatismo suele tener una duración aproximada de una hora.

La recuperación con la técnica Lasik es muy rápida y el paciente habitualmente se puede incorporar a su vida cotidiana al día siguiente de la cirugía.

Si el procedimiento empleado es la ablación de superficie corneal PRK/Lasek puede alargarse un par de días. La visión mejorará poco a poco durante los primeros 5-7 días y el paciente irá recuperando su vida habitual en función de la velocidad de progresión del postoperatorio, que varía de unas personas a otras.

Aún siendo un procedimiento quirúrgico sencillo, el seguimiento personalizado de los pacientes que se someten a cirugía láser ocular es de vital importancia. Nuestro equipo oftalmológico realiza las revisiones oculares postoperatorias necesarias en los siguientes plazos aproximados:

Dentro de las 24 primeras horas.

A la semana.

Al mes.

Controles oculares hasta el alta médica realizados habitualmente entre 3 y 6 meses.

TESTIMONIOS DE PACIENTES DE CIRUGÍA REFRACTIVA

Conoce el testimonio de personas que se han realizado un tratamiento para corregir sus defectos refractivos con láser y que han dicho adiós a las gafas y lentillas. Nuestros pacientes te cuentan su opinión sobre el antes y el después de la intervención.

DE UN
VISTAZO

El láser Excímer es un tipo de láser que permite modificar la estructura anterior de la córnea, modificando su curvatura, mediante la acción de una luz invisible de alta energía. El objetivo de su aplicación es que el paciente deje de depender de gafas y lentes de contacto.

Para la aplicación del láser se emplean diferentes técnicas de cirugía refractiva. Las más comunes son la técnica Lasik y las técnicas de superficie: PRK/Lasek.

El láser Excímer se emplea para corregir los problemas refractivos: miopía, hipermetropía y/o astigmatismo. En todos los casos, el objetivo es conseguir que los rayos de luz se enfoquen lo más cerca posible de la retina o sobre ella, con lo que se reduce o elimina la necesidad de gafas o lentes de contacto en los pacientes.

Cuando se corrige la miopía a través de la cirugía láser, se elimina tejido del centro de la córnea para conseguir que esta se vuelva más plana y tenga menos potencia óptica.

Cuando se corrige la hipermetropía, se elimina una mayor cantidad de tejido en la parte periférica de la córnea. De esta forma, se vuelve más curva y se aumenta su potencia óptica.

Cuando se corrige el astigmatismo, se elimina una mayor cantidad de tejido en un meridiano, para conseguir transformar la superficie corneal en una superficie esférica.

¿SABÍAS
QUÉ?

Durante la intervención de cirugía láser para una operación de cirugía refractiva, el láser Excímer actúa exclusivamente sobre la córnea sin afectar a ninguna otra estructura ocular.

La córnea tiene un espesor variable. Por esta razón, y al aplicarse el láser exclusivamente sobre esta parte del ojo, resulta fundamental que el especialista analice minuciosamente su estructura y morfología antes de aplicar cualquier técnica de cirugía refractiva láser.

PREGUNTAS
FRECUENTES

No todo el mundo es candidato a realizarse una intervención de cirugía refractiva láser para decir adiós a las gafas. Los tres requisitos básicos para realizarse este procedimiento son:

  • Ser mayor de 18 años.
  • Que la graduación se haya mantenido estable al menos durante el último año.
  • Que la salud visual del paciente sea buena, independientemente del problema que le obligue a llevar gafas o lentillas.

Una vez cumplidos estos requisitos, el paciente debe asistir a una primera consulta preoperatoria en la que, tras realizarle unas sencillas pruebas, el oftalmólogo le indicará si es candidato a la cirugía, y qué técnica es más adecuada para su caso.

No existe una edad límite para realizarse una cirugía refractiva con láser, sino que debe ser el cirujano oftalmólogo el que decida qué técnica es más adecuada para cada paciente en función de sus características y de sus necesidades visuales.

El Lasik es el procedimiento de primera elección para los oftalmólogos, ya que es más cómodo para el paciente. Las técnicas de superficie (PRK/Lasek) se emplean retirando una capa de la córnea que se conoce como epitelio para aplicar el láser cuando:

  • El paciente tiene poco grosor corneal para el problema refractivo que padece.
  • En pacientes con tendencia a padecer ojo seco.
  • En el caso de deportistas profesionales o personas que practican deportes de contacto.
  • Y en otros casos por indicación del especialista.

Existen unos límites de dioptrías y de grosor corneal para la aplicación de la técnica Lasik sin complicaciones y si riesgos. Cuando la córnea es muy fina para la graduación que tiene el paciente, el cirujano puede valorar la posibilidad de aplicar una técnica de superficie. En casos en los que tampoco se pueda aplicar este tipo de cirugía por el escaso grosor corneal o cuando la morfología de la córnea no es adecuada para la aplicación del láser, la alternativa podría ser la cirugía refractiva intraocular con lente fáquica o con lente pseudofáquica.

Antes de la cirugía con láser Excímer, el paciente debe seguir pormenorizadamente los consejos del equipo médico de la clínica. En líneas generales, estas son las indicaciones:

  • Dejar de usar las lentillas de 2 a 7 días antes de la operación, en función del tipo de lentes de contacto que se empleen.
  • El día de la intervención no echarse ningún tipo de perfume, colonia, maquillaje facial o de ojos.
  • Si la cirugía es a primera hora de la mañana, evitar acudir en ayunas. Es recomendable tomar un desayuno ligero.
  • Si el paciente está tomando cualquier tipo de medicación, avisar al médico y continuar con la misma.
  • Es habitual que el médico recomiende el uso de productos específicos para la limpieza de párpados y pestañas durante los días anteriores a la intervención.
  • Es aconsejable llevar ropa cómoda y de suficiente abrigo.

Si antes de la intervención, el paciente presentara alguna duda, esta sería resuelta por nuestro equipo de atención al paciente.

El paciente recibirá todas las indicaciones por parte del personal de nuestra clínica, incluida la necesidad de no moverse durante la cirugía. No obstante, si realizara algún tipo de movimiento, el láser detectará cualquier interrupción gracias a un dispositivo que se conoce como eye-tracker que permite corregir los pequeños movimientos oculares.

  • La intervención es rápida. Tiene una duración de 10 minutos.
  • Es un tratamiento habitualmente indoloro en el que se usa anestesia tópica en forma de gotas.
  • Es un procedimiento que no necesita ingreso hospitalario. Habitualmente el paciente podrá volver a casa por su propio pie tras un breve tiempo de reposo.
  • Es un método oftalmológicamente eficaz y seguro, contrastado por la ciencia médica mundial que, además, puede adaptarse a las características de cada ojo y a las necesidades de cada paciente.
  • La normalización de la función visual tras la intervención es progresiva y rápida, en la mayor parte de los casos.
  • La actividad cotidiana se suele recuperar de forma rápida tras la intervención.

El objetivo de la cirugía refractiva láser es eliminar la dependencia de las gafas o lentillas para que el paciente alcance sin corrección la misma agudeza visual que tenía con ella. En casos excepcionales (por ejemplo, en pacientes con altas graduaciones) se pueden llegar a obtener agudezas visuales superiores a las que se lograban con las gafas.

RECIBE INFORMACIÓN SOBRE NUESTRAS PROMOCIONES