Cejas caídas o ptosis

La principal función de las cejas es, junto a las pestañas, proteger a los ojos de agentes externos como el sudor, la lluvia… De hecho, y por la forma que tienen, desvían los líquidos a ambos lados de la cara. Además, son un elemento fundamental para maximizar y regular la expresión de las emociones.

¿POR QUÉ SE PRODUCE?

La principal causa de las cejas caídas es el paso del tiempo. Con la edad, los músculos, la piel y la grasa se ven afectados por el proceso de envejecimiento y se produce una pérdida de laxitud, de firmeza y de tono.

La ptosis de ceja también puede estar provocada por una parálisis facial, que genera un funcionamiento anormal de los músculos de la cara y la frente y la caída de las cejas, los párpados, la boca…

SÍNTOMAS

Los principales síntomas de la ptosis de ceja se suelen producir a nivel estético: el paciente adquiere un aspecto cansado y menos juvenil.

En algunas ocasiones, estas consecuencias estéticas pasan a reflejarse también en problemas funcionales: además de la ceja se produce la caída del párpado, llegándose a reducir el campo visual.

Tratamiento

El objetivo de cualquier tratamiento para corregir la ptosis de ceja es devolver esta estructura periocular a su estado y su ubicación normal. Existen diferentes procedimientos:

  • Toxina botulínica (bótox). Esta toxina es un inhibidor neuromuscular que”bloque” o disminuye la acción de los músculos. Al inyectarla, el oftalmólogo consigue cambiar temporalmente la posición de la ceja. Es un tratamiento que se debe repetir periódicamente para lograr el objetivo deseado.
  • Cirugía. Existen diferentes procedimientos quirúrgicos (que se denominan cejaplastias o lifting de cejas) y todos ellos son muy poco invasivos. Se consiguen excelentes resultados realizando una mínima incisión. En algunos casos, estas intervenciones suelen ir acompañadas de una blefaroplastia superior, con la que se intentará corregir el párpado caído si es que el paciente también sufre este problema.