Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Córnea dañada: causas, síntomas y tratamiento

Los daños en la córnea son bastante habituales, aunque debemos hablar de que el rango de trastornos puede ir de más a menos graves. En este artículo vamos a hablar de los más comunes.

Causas más comunes de una córnea dañada

La córnea es la superficie transparente de la parte frontal del ojo y una de sus funciones es la de enfocar la luz. Por esta razón, una córnea sana es esencial para garantizar el proceso de la visión.

La córnea puede dañarse o lesionarse por muchas razones:

  • Por abrasión: debido a arañazos en la superficie de la córnea provocados por la rama de un árbol, un papel, la uña de un dedo… La abrasión suele venir provocada por una alteración o pérdida de células en la capa externa de la córnea (epitelio corneal). En algunos casos, esta pérdida de células en la superficie del ojo no está provocada por un traumatismo, sino porque el paciente se ha frotado los ojos al entrar en ellos partículas pequeñas (arena, polvo…).
  • Lesión química: causada por líquidos irritantes al entrar en contacto con los ojos y provocar quemaduras en la superficie de la córnea.
  • Lentes de contacto: por un mal uso o uso excesivo.
  • Cuerpo extraño: cuando entra en el ojo polvo o algún otro elemento externo.
  • Por el sol: cuando el ojo se expone en exceso a los rayos ultravioleta se pueden producir quemaduras corneales.
  • Infecciones: muy habituales en verano, pueden estar causadas por virus, hongos o bacterias.
  • Sequedad: causada por un ambiente seco, viento o por las características propias del ojo. El síndrome del ojo seco aumenta el riesgo de lesiones oculares, especialmente cuando el paciente se despierta tras pasar durante mucho tiempo con los ojos cerrados.

Estos problemas no suelen causar daños graves si se tratan bien, sin embargo, de no ser así existe el riesgo de que aparezcan úlceras corneales o queratitis.

New Call-to-action

Síntomas

Cualquiera puede haber notado estos síntomas en algún momento, ya que , como decíamos son comunes:

  • Visión borrosa o disminuida.
  • Dolor leve o picazón. La córnea es una de las partes más sensibles del cuerpo e incluso una pequeña abrasión puede ser extremadamente dolorosa.
  • Sensación de cuerpo extraño.
  • Fotosensibilidad.
  • Enrojecimiento del ojo.
  • Aumento del lagrimeo.
  • Espasmos oculares.

Diagnóstico

El diagnóstico de cualquier daño en la córnea pasa por un examen de la superficie ocular pro parte del especialista con lámpara de hendidura en una clínica oftalmológica. Además, el oftalmólogo puede tomar una muestra para enviar al laboratorio con el objetivo de determinar si se ha producido alguna infección.

Ojo verde mirando hacia arriba

Tratamiento

Normalmente, el paciente se da cuenta de si algún objeto extraño le ha entrado en el ojo o si se ha puesto en contacto con algún producto químico.

  • En el primer caso, no debe intentar extraer el objeto extraño usted mismo. Acuda a urgencias si es necesario, pero asegúrese de que la extracción la realiza un profesional de la medicina.
  • Si su ojo ha entrado en contacto con un producto químico enjuáguese inmediatamente con agua abundante o con una solución salina estéril para evitar una lesión química. Después deberá acudir a urgencias para recibir atención médica y que un especialista evalúe los daños.

El tratamiento suele consistir en el uso de gotas oftálmicas (lágrimas artificiales, colirios antibióticos o antiinflamatorios) y, en ocasiones, en la colocación de un parche o una lente de contacto terapeútica que proteja el ojo. También nos pueden recetar analgésicos para aliviar el dolor. Esto en casos leves. Además de afectar a la visión, una lesión en la superficie ocular puede hacer que el ojo sea más susceptible a padecer infecciones. Por esta razón es necesario consultar con un oftalmólogo.

Si la lesión se complica puede ser necesaria cirugía como, por ejemplo, un trasplante de córnea.

En la mayor parte de las ocasiones las lesiones en la córnea se curan sin generar ningún tipo de consecuencia. No obstante, en algunos casos, y especialmente cuando estas lesiones se producen en el centro de la córnea (directamente sobre la pupila) pueden dejar una cicatriz y provocar una pérdida de la agudeza visual.

Prevención

Aunque muchas de las causas de las lesiones en la córnea son difíciles de prevenir, sí podemos tomar algunas medidas para evitar males mayores:

  • Utilizar gafas de seguridad o gafas protectoras para trabajar con máquinas que generen partículas de madera, metal u otros materiales que puedan proyectarse en el aire y cuando manipulemos elementos químicos abrasivos. También es recomendable usar este tipo de lentes al practicar deportes de contacto.
  • Utilizar gafas diseñadas para filtrar los rayos de luz ultravioleta cuando se produzca una exposición al sol, incluso durante el invierno.
  • Hay que prestar especial cuidado al usar las lentes de contacto.
  • Consultar con el oftalmólogo ante la sospecha de padecer síndrome del ojo seco.

El Queratocono

El queratocono es una enfermedad degenerativa que provoca el adelgazamiento, debilitamiento y deformación de la córnea. Puede desarrollarse en uno o en los dos ojos, aunque normalmente aparece en ambos.

 

Las causas del queratocono son desconocidas, aunque se cree que puede ser congénito y que se desarrolla poco a poco desde el nacimiento. Conforme la enfermedad avanza, la córnea va tomando una forma cónica e irregular debido a una alteración interna del tejido, ya que la estructura corneal se adelgaza en su zona central. A causa de esto, la vista se puede distorsionar, aparecer visión borrosa debido a astigmatismo e irritación ocular.

El tratamiento del queratocono dependerá del grado en el que se encuentre el mismo. Cuando es incipiente, las gafas o lentillas graduadas pueden ser suficientes, pero en casos más avanzados puede ser necesario detener el avance de la enfermedad mediante cirugía (crosslinking o colocación de anillos intraestromales) e, incluso, con un trasplante de córnea en los casos más graves


ojos sanos todo el año




No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario