Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Lente ICL: una buena solución para la alta miopía

La cirugía refractiva permite corregir defectos de refracción, como miopía, hipermetropía o astigmatismo, sin la obligación de tener que llevar elementos ópticos externos (gafas o lentillas). Las técnicas quirúrgicas más utilizadas en cirugía refractiva son las técnicas láser (Lasik o PRK), puesto que se encuentran avaladas por su gran eficacia y seguridad, caracterizándose además por ser rápidas y provocar molestias mínimas en el paciente. Cuando por algún motivo no es recomendable usar el láser, existe la alternativa de las lentes intraoculares, entre las que se encuentran las lentes ICL.

New Call-to-action

Situaciones de incompatibilidad con las técnicas láser

Aunque la mayoría de pacientes con defectos refractivos son candidatos a operarse mediante láser, existen algunos casos en que es necesario o más recomendable usar otras alternativas:

  • En personas con graduaciones muy altas.
  • Cuando el espesor o la forma de la córnea no hace posible la acción del láser (normalmente cuando la córnea es demasiado delgada).
  • Casos severos de ojo seco.
  • Existencia de alguna otra patología de la vista además del problema refractivo.

Una posible alternativa: las lentes ICL

Pero el hecho de que un paciente no sea un candidato idóneo al láser no significa que no tenga la posibilidad de solucionar sus problemas de refracción con una intervención quirúrgica, y de esta forma poder despedirse de las gafas y lentillas.

La alternativa es la implantación de una lente intraocular , habitualmente de tipo fáquico (ICL). En el caso del implante de estas lentes, se trata de una intervención también muy segura, en la que el cirujano realiza una pequeña incisión en la córnea para poder introducir la lente, la cual quedará ubicada detrás del iris y delante del cristalino.

Diagrama blanco y láser sobre ilustración de ojo

Una lente ICL es blanda y de reducido tamaño, lo que le permite ser plegada e inyectada fácilmente a través de una incisión muy pequeña y, posteriormente, la propia lente se despliega y acomoda, quedando ubicada en su posición correcta

Principales características de las lentes ICL

Las lentes ICL están especialmente indicadas para corregir las miopías altas, siendo estas sus principales características:

  • Son lentes fabricadas con un material biocompatible cuya base es de colágeno, por lo que el resultado es una lente muy suave y de gran flexibilidad.
  • Cada lente se fabrica de manera personalizada.
  • Además de para corregir miopías altas, también están especialmente indicadas para otros defectos refractivos medios y altos.
  • La recuperación visual con este método es muy rápida.
  • La operación para implantarlas es poco invasiva  y se realiza con anestesia local.

¿Cuando es conveniente implantarse una lente ICL?

Las lentes ICL, como hemos visto, permiten compensar errores refractivos medios y altos sin necesidad de alterar la córnea ni el cristalino.Este método lo convierte en un buena alternativa a las técnicas láser para aquellos pacientes que tienen la necesidad o el deseo de prescindir de gafas y lentillas para poder ver con calidad, pero que, por los motivos anteriormente expuestos, pueden no ser candidatos a una cirugía láser.

Otra de las ventajas de las lentes ICL es que permiten corregir dos defectos visuales, por ejemplo miopía y astigmatismo, en un solo procedimiento y con la implantación de una lente fabricada ex profeso para corregir estos problemas.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario