Esta semana la estamos dedicando a la cirugía refractiva con lente intraocular. Esta alternativa a la cirugía láser, en ocasiones, permite corregir el defecto refractivo implantando una lente a la vez que respetamos el cristalino natural en aquellos pacientes que todavía son bastante jóvenes y no padecen vista cansada (presbicia). De esta forma, el ojo siendo fáquico, es decir que se conserva el cristalino. Estos pacientes, además, no pueden ser intervenidos con láser por las características de su ojo. Estas lentes se denominan lentes fáquicas y las más comunes son las denoinadas ICL® (lentes de colámero implantables). 


Descarga la guía:


Aquí os enumeramos algunas de sus características:

  • Las lentes fáquicas están fabricadas con un material altamente biocompatible llamado colámero, que es muy flexible y suave.
  • Se fabrican especialmente para cada ojo y para cada persona.
  • Permiten corregir  varios defectos visuales a través de un solo procedimiento.
  • Se colocan detrás del iris y delante del cristalino sin alterar ninguna estructura del ojo por lo que, si fuera necesario, se pueden cambiar o retirar. El procedimiento es totalmente reversible.
  • Contienen un filtro UV que protege el cristalino y la retina de los rayos dañinos del sol.
  • Su posicionamiento en el interior del ojo (detrás del iris y delante del cristalino en la cámara posterior) hacen que las lentes fáquicas sean invisibles, tanto para el paciente como para su entorno.

 

¿Quién puede ser candidato a esta intervención?

El perfil del paciente candidato a esta intervención con lentes fáquicas es un paciente que todavía no tiene presbicia (vista cansada), pero padece otros problemas refractivos (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo). Además, debido a las características de su ojo o a las dioptrías que padece, el oftalmólogo no suele recomendar una técnica de cirugía refractiva corneal, como los procedimientos de cirugía láser (Lasik o Técnicas de Superficie PRK/Lasek).

 

¿Cómo es la intervención?

La cirugía para la implantación de una ICL consiste en colocar en la parte anterior del ojo una lente. La intervención se realiza con anestesia tópica (gotas) a través de una microincisión, inyectándose la lente, especial y única para cada ojo, tras el iris y por delante del cristalino, en un espacio llamado cámara posterior, donde realizará unas funciones refractivas similares a una lente de contacto, con la ventaja de no producir molestias y ser invisible a cualquier observador. El procedimiento dura pocos minutos y no requiere puntos. Además, como el cirujano no retina ningún tejido, este procedimiento es totalmente reversible, ya que el ojo sigue siendo fáquico.

Habitualmente la cirugía de ambos ojos se realiza en días separados, y el equipo médico de Clínica Baviera realizará un seguimiento personalizado para controlar la evolución del paciente.

 

¿Qué ventajas ofrece este procedimiento?

La cirugía que consiste en el implante de lentes intraoculares fáquicas tiene algunos puntos positivos que la hacen recomendable en aquellos casos en los que el cirujano oftalmólogo lo estime oportuno:

  • Es una cirugía ambulatoria (no requiere ingreso hospitalario en la clínica).
  • El médico emplea una anestesia tópica en forma de gotas.
  • La operación tiene una duración muy corta, de, aproximadamente, menos de 20 minutos.
  • Permite una rápida recuperación visual y no se necesitan puntos de sutura.
  • Los pacientes obtienen una lata calidad de visión y suelen quedar muy satisfechos.
  • Se preserva la córnea en su estado natural.

 

¿Qué problemas visuales se corrigen?

Las lentes fáquicas se utilizan para corregir los llamados problemas refractivos (los más comunes dentro de la oftalmología) y para que el paciente deje de tener la necesidad de usar gafas y/o lentillas. Los principales defectos de la refracción son:

  • Miopía.  Los rayos de luz se enfocan delante de la retina, bien porque la córnea converge en exceso, bien porque el ojo es demasiado largo. El resultado es una visión borrosa de lejos.
  • Hipermetropía. Las imágenes se enfocan detrás de la retina, bien porque la córnea posee un escaso poder de convergencia, bien porque el ojo es corto. El resultado es una visión borrosa de cerca.
  • Astigmatismo. Se produce cuando la córnea no presenta la misma curvatura en todos sus meridianos por lo que la luz se enfoca en más de un punto de la retina, provocando una visión distorsionada y borrosa a todas las distancias. Puede aparecer junto a la miopía o junto a la hipermetropía.

¿Qué otras lentes intraoculares existen?

Además de las lentes fáquicas, los oftalmólogos, en ciertos casos, emplean las lentes intraoculares pseudofáquicas. Estas lentes sustituyen al cristalino natural del ojo cuando este se ha vuelto opaco (cataratas) o cuando existe un problema refractivo (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo), habitualmente asociado a la presbicia o vista cansada. Existen lentes intraoculares pseudofáquicas monofocales o multifocales, además delas lentes intraoculares tóricas que se emplean para la corrección del astigmatismo.

Clínica Baviera tiene una amplia trayectoria en este tipo de implantes de lentes fáquicas, con más de dieciocho años de experiencia en ellas, y un gran volumen de pacientes intervenidos, el más elevado de todas las clínicas europeas. Al año, en Clínica Baviera se realizan unas 1.400 intervenciones de este tipo

En este vídeo el Dr. Félix González, oftalmólogo de Clínica Baviera Madrid, nos explica los distintos tipos de lentes fáquicas que existen así como sus aspectos más característicos.



¿Qué técnicas se aplican en la cirugía refractiva láser?




3.67 avg. rating (73% score) - 3 votes