El ojo es el primer órgano del cuerpo humano en mostrar signos clínicos de envejecimiento. Los primeros síntomas de su deterioro endógeno aparecen a partir de los 45 años y suelen ser la pérdida de elasticidad del cristalino y la consecuente falta de visión cercana –presbicia-.

Otro problema ocular, ligado a la edad, es la sequedad ocular o el síndrome del ojo seco (SOS), provocado por la disminución de lágrimas y que tiene una incidencia superior en mujeres, ya que éstas están sujetas a mayores cambios hormonales.

Asimismo, existen factores externos que contribuyen a acelerar el envejecimiento del ojo. Es el caso de una sobreexposición al sol, ya que las células del cristalino, dañadas por los rayos UVA, al contrario de lo que sucede con las de la piel,  no se regeneran. Por ello, el daño se va acumulando y puede ser la causa, por ejemplo, de una aparición temprana de cataratas. La retina también se puede ver afectada por la incidencia directa del sol, que contribuye al desarrollo de la DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad). Para evitar que el sol acelere el envejecimiento ocular, los especialistas recomiendan proteger los ojos con gafas de sol homologadas.

558258_10151370649569847_280178697_n

El problema más común asociado al envejecimiento del ojo es la presbicia o vista cansada, que afecta al 95% de la población mayor de 50 años y cuyas molestias se agravan en personas con otras patologías visuales, como la miopía. Esta dolencia cuenta con dos soluciones definitivas.

La primera de ellas es la colocación de una ‘Lente Intraocular Multifocal’ que consiste en sustituir el cristalino por una lente que hará sus funciones, permitiendo que el cerebro elija el enfoque más adecuado en cada caso. Se trata de una solución definitiva que permite eliminar defectos asociados y eliminar el riesgo de aparición de cataratas. Otra posibilidad es tratar vista cansada con láser (visión combinada): se aplica de manera distinta sobre cada ojo, preparando uno de ellos para la visión de cerca y otro para enfocar a una distancia mayor. 

El doctor Fernando Llovet, Director Médico de Clínica Baviera, advierte de “la importancia de estar alerta para detectar problemas como la dificultad para ver de cerca, para adaptar la vista a una luz excesiva o la incapacidad para distinguir algunos colores. Son síntomas evidentes una baja visión provocada por el envejecimiento del ojo y un tratamiento temprano de los mismos evitará que afecten a la calidad de vida” asegura. Además, el doctor Llovet recomienda “someterse a revisiones oftalmológicas periódicas, especialmente a partir de los 40 años, ya que con la edad el riesgo de padecer enfermedades oculares se incrementa de manera considerable“. 

 

Foto | Martin Cathrae

Los ojos: el primer órgano en envejecer
1 vote, 5.00 avg. rating (89% score)