Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Por qué tengo este color de ojos y no otro?

El color de nuestros ojos es un tema que nos sigue fascinando. Los hay de todos los tonos: verdes, azules, miel, marrón, negros… Sin embargo, ¿sabemos realmente qué lo determina? ¿Por qué tenemos un color de ojos y no otro?

¿Qué determina nuestro color de ojos?

El color de ojos depende básicamente de la cantidad de pigmento que tengamos en la estructura que se conoce como el iris, que es, recordemos, la parte que rodea al punto negro (la pupila) que está en el centro del globo ocular.  Dicho pigmento, cuyo nombre científico es  melanina, es el responsable de la tonalidad de los ojos.

Hasta el momento, los estudios realizados por la ciencia han constatado la presencia de genes asociados a la producción, el transporte y el almacenamiento de dicha sustancia, la cual se sitúa en las capas frontales del iris.

Por ejemplo, las personas con los ojos marrones tienen mayor cantidad de melanina en las capas frontales del iris, mientras que las personas con ojos de tonalidades claras (azules, verdes, miel) tienen menor cantidad de esta sustancia.

¿Es posible que una persona tenga los ojos de colores distintos?

Aunque es una situación poco frecuente, es posible que una persona tenga un ojo de un color distinto al otro. En términos médicos, este fenómeno se denomina heterocromía del iris.

Se trata de una circunstancia que puede ser congénita o gradual. Cuando obedece a la primera causa, no supone ningún riesgo por tratarse de una cuestión exclusiva de los genes que intervienen en la producción y el almacenamiento de la melanina. Pero si el cambio de color se realiza de forma gradual, lo más recomendable es consultar a un especialista para descartar cualquier anomalía.

 Mujer pelirroja de ojos verdes

¿Qué color de ojos tendrán nuestros hijos?

Durante mucho tiempo se pensó que la definición del color de los ojos se reducía al carácter dominante de los ojos marrones o negros y al carácter recesivo de los tonos más claros, por ejemplo el azul, el verde o similares.

Sin embargo, las investigaciones recientes han demostrado que se trata de un tema más complejo. Si bien el número de personas en el mundo con los ojos oscuros es mayor que el de las que tienen los ojos claros, existen otros factores que debemos tener en cuenta.

Como decíamos antes, el color de nuestros ojos depende de la acción de los genes que intervienen en dicho proceso. Aunque no se sabe cuál es el nivel de incidencia de cada uno, los científicos sí que han logrado identificar al menos dos de los más influyentes en este sentido: el gen OCA2, que produce una proteína llamada P, y el gen HER2, que se localiza en el cromosoma número 15.

Según se sabe, el gen HER2 regula la acción del gen OCA2, lo cual incide de manera directa en el nivel de producción de la melanina o pigmento.

Otro mito que debemos desmontar al respecto es el que señala que el color de ojos de nuestros hijos se debe a la mezcla literal de los colores de los ojos de los padres; es decir, si la madre tiene ojos verdes y el padre ojos marrón, según esto los ojos de los hijos serán algo así como marrón claro o miel.

Por tanto, no es posible establecer con absoluta certeza el color de ojos de una persona.

Se puede intuir o si acaso prever, pero nunca vaticinar de forma rotunda. Recuerda, parte del secreto lo tienen los genes y su interacción.

 

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario